sábado, 21 de febrero de 2009

Una historia mediterránea, primer balance de los autorretratos y noticias de nuestro Quijote


Una de las cuestiones que siempre me ha llamado la atención en la historia del cautivo es su condición Mediterránea. Ya hemos aludido, al hablar de los componentes autobiográficos del relato, al sentimiento que debía inundar a cualquier joven español que se enrolara en los Tercios o en otro cualquiera de los cuerpos militares españoles y saliera, desde su localidad, a recorrer el mundo: aquel territorio extenso en el que España tenía tantos intereses. Es difícil de comprender para nosotros, que vivimos en un mundo tan globalizado que nos podemos comunicar en décimas de segundo con alguien que esté en nuestras antípodas.

Pero en el relato del cautivo hay algo más, algo que hace de esta novelita un texto de literatura mediterránea, como lo fue la inaugural Odisea. El Mediterráneo como ámbito y tema ha llegado hasta nosotros con la misma fuerza que entonces, aunque con otro significado. De los últimos escritores españoles que lo han tratado, ha de resaltarse, siempre, a Manuel Vicent, inundado de su luz en cada página que escribe.

Nuestro cautivo ha salido de León para recorrer todo el Mediterráneo y llevarnos a nosotros con él: desde las costas españolas a las italianas, Lepanto, Constantinopla, La Goleta, Orán, Argel, Mallorca... para terminar de regreso en Vélez Málaga, casi igual que los inmigrantes ilegales que hoy llegan a nuestra costa con la esperanza de una vida mejor.

Pero no hay sólo geografía en este relato, sino vida: barcos de las armadas españolas y turcas, pequeños pesqueros, corsarios turcos y franceses. Hay batallas y paz, emociones, ideales y esperanzas. Aunque el argumento se irá derivando hacia lo políticamente correcto, percibimos en las alusiones a la vida cotidiana de Argel la presencia de cristianos de diferentes procedencias y condición (esclavos, libres, negociantes, frailes), moros, turcos, renegados, etc. En aquel tiempo, en el que el máximo empeño colonizador se daba en América, aun el Mediterráneo era el latido del mundo y eso se percibe en este relato.

Hasta en el mito. Hay un guiño que deja caer Cervantes en el capítulo 41. Se menciona que encuentran refugio en un lugar conocido por la Cava Rumía:


que en nuestra lengua quiere decir La mala mujer cristiana; y es tradición entre los moros que en aquel lugar está enterrada la Cava, por quien se perdió España, porque cava en su lengua quiere decir mujer mala, y rumía, cristiana; y aun tienen por mal agüero llegar allí a dar fondo cuando la necesidad les fuerza a ello, porque nunca le dan sin ella; puesto que para nosotros no fue abrigo de mala mujer, sino puerto seguro de nuestro remedio, según andaba alterada la mar.


con tan pocas líneas, Cervantes introduce la narración del cautivo en la tradición legendaria de la pérdida de España a causa de los amores del último rey godo, don Rodrigo, con esta mujer. ¿Hay algo más en esta alusión de Cervantes? Me gusta imaginarlo con una sonrisa inteligente en los labios al redactar este párrafo, puesto que es allí en donde hace que este grupo de personajes tan heterogéneo encuentren refugio: justo a la sombra de la mujer culpable, según la leyenda, de la pérdida de España.


En fin, relato Mediterráneo, en el que se percibe el rumor de las olas de este mar que volveremos a encontrar, aun más simbólico, en la Segunda parte.


Primer balance de los autorretratos quijotescos.


Con la publicación del de Pancho la semana pasada, doy fin a la primera serie de autorretratos quijotescos. Desde la publicación del correspondiente a Fernando Portillo el día 8 de noviembre, habéis sido varios los que os habéis querido sumar a esta iniciativa y que aquí os enlazo por si queréis hacer un repaso de esta feliz contribución a nuestra locura: Euphorbia (de la que nos gustaría su pronto regreso al mundo virtual), El Ente (que no se ha ido pero está a ratos, por ahora), Javier, Dianna (a la que deseamos que el problema de salud de su hija se resuelva lo antes posible), Carmensabes, de nuevo Fernando Portillo, Manuel Tuccitano, Kety, Abejita de la Vega, DeGamonal, Selma, Jan Puerta y Pancho.

No he terminado con los autorretratos, aunque haremos una pausa para publicar otro tipo de material fotográfico que me habéis remitido, muy ilustrativo de la extensión de la iconografía del Quijote.

Podéis seguir mandándome vuestros autorretratos, puesto que en pocas semanas volveré a iniciar otra serie con ellos. Incluso podéis repetir los que ya habéis participado. Recordad que podéis haceros un autorretrato en el que se os reconozca o no. La única condición es que aparezca un volumen de la obra o estéis en actitud quijotesca. Mandádmelo por correo electrónico para publicarlo. Será un buen testimonio de esta locura colectiva.

También podéis hacerme llegar cualquier tipo de material fotográfico alusivo al Quijote.

Noticias de nuestro Quijote

Abejita de la Vega publicó su comentario sobre el capítulo XL centrándose en la figura de la joven mora, desde el título -Nuestra Señora de la Caña- hasta el genio que se le va despertando a la joven, que no es tan tímida como parecía en un principio. También publica la opinión del Sanchico, vía Ele Bergón, sobre esta historia: está claro que el muchacho no está para las historias enrevesadas.

Manuel, al comentar el capítulo de esta semana, con la fuga de Argel del cautivo y Zoraida, documenta cómo fue la estancia y rescate del propio Cervantes en Argel. Imprescindible para conocer lo autobiográfico del relato.

Javier García Riobó sigue con su comentario en imágenes del Quijote. En el del capítulo XLI nos da, de nuevo, una lección. No es sólo que sea difícil captar las imágenes requeridas en la calle, jugando con la publicidad y los escaparates, es también otra cosa que no quiero que se nos escape: la propuesta narrativa que esconde y la selección, tan acertada, de las citas. Por eso, el final de su comentario semanal es tan certero.

Antonio Aguilera, en feliz compadreo con el recuperado Ojito, ha hecho un excelente comentario del capítulo XXXIX, que nos debían. No os perdáis la forma de explicar el argumento del relato del cautivo y el homenaje a nuestro Manuel Tuccitano. ¡Divertida y genial esta entrada!


Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré.
Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

22 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Cualquier dia organizamos una exposición sobre fotos, ilustraciones, objetos...sobe el Quijote... veamos si se añaden más.
Saludos...

Mamen dijo...

Cómo te lo curras Pedroo, jejeje¡¡¡;)

UN BESOOOOTEEEEEE¡¡¡¡

Merche Pallarés dijo...

Ya que veo que has vuelto, estoy más tranquila... He leido todos los enlaces--FANTÁSTICOS--y he visto las fotos geniales, como siempre, de Riobó.
Sí que en esta historia del cautivo hacemos un recorrido por todo el Mediterráneo muy interesante y tambien es simpático las descripciones de los diferentes tipos de barcos. Gracias por explicarme lo del cofre, claro, muy lógico. No había pensado en eso porque pensé que el renegado, que era bastante pesetero, querría el cofre para él.
Muchos besotes, M.

pablo miguel simón dijo...

Ya me comen, ya me comen
por do más pecado había...

El mito de la derrota del rey Rodrigo explicada por sus amoríos con La Cava es en la época una sugerente leyenda popular que sedimenta en el romance y adquiere rango de epopeya, con rapto homérico incluido. Cervantes hace varias referencias en el libro a esta cuestión, lo que certifica el interés existente entre los coetáneos. Como siempre: magnífico, Pedro.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MANUEL: deberíamos ir pensándolo, en efecto. Saludos.

MAMEN: gracias. Un beso.

MERCHE: he vuelto. Apenas me había ido... Besos.

MIGUEL: la explicación ideológica de una falsedad, pero que construye un proyecto nacional, en efecto.

Gracias por vuestros comentarios. Un abrazo.

Selma dijo...

"En fin, relato Mediterráneo, en el que se percibe el rumor de las olas de este mar que volveremos a encontrar, aun más simbólico, en la Segunda parte".

A la espera... y apetece, vaya si apetece...

Un beso soleado, Pedro... y descansa lo que queda de día...

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Seguid así, yo aprendo al leeros. Un abrazo.

impersonem dijo...

Gracias por tu trabajo.

Cierto, la entrada de Antonio Aguilera, genial.

Saludos.

Cornelivs dijo...

Muy buena pregunta Pedro. ¿Hay algo mas, en esa referenca de Cervantes a la Cava,a la mala mujer?

Para pensar, ya lo creo...

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

¡Hola Pedro!
He tenido todo el día la línea caída y , hasta ahora, no he podido "meter" el comentario al capítulo.
Me gusta el carácter mediterráneo que das al capítulo de esta semana, pelín largo...menos mal que el próximo es más corto, se sitúa en la Venta e ¡interviene don Quijote!

Me llamó la atención la alusión al romance de la Cava, la mala mujer.

Un abrazo, voy a leer más despacio esta entrada, merece la pena reflexionar sobre ella.
Lo confieso, al final de tan largo comentario y tan largo capítulo, exclamé:¡lo hise, lo hise!

cuentosbrujos dijo...

No puedes imaginar la cuerda que le dieron a Béjar por quello de laparición de su nombre en la dedicatoria,

Tu que te has currado el quijote
crees que los duques de Béjar llegaron a ayudar a Cervantes o que al final todo fue una ilusión o "vana esperanza" del autor??


que pregunta las "friki" verdad?
bueno, lo dicho dicho esta

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SELMA: besos mediterráneos, pues.

FERNANDO: cuando quieras, puedes apuntarte también. Un abrazo.

IMPERSONEM: gracias a ti por seguirnos. Saludos.

CORNELIVS: yo pienso que sí. Un abrazo.

ABEJITA: me alegro de que se hayan arreglado tus problemas informátivos. En efecto, en el próximo cambia el paso. Un abrazo.

CUENTOSBRUJOS: pues te voy a dar un giro. ¿Y si el texto de la dedicatoria no fuera de Cervantes? Dado el azar de ese primer pliego de la edición princeps, es posible que el texto, mal cosido con frases de otros autores, no lo escribiera Cervantes por falta de tiempo, aunque su intención sí fuera dedicárselo.
Te aconsejo una lectura al respecto:
http://www.h-net.org/~cervantes/csa/artics05/rico.pdf
Asi que no has hecho una pregunta friki, ni mucho menos.
En cuanto a si llegaron a ayudarlo o no, yo considero que no. O al menos no lo suficiente. Lo veremos en la Segunda parte.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

El mar Mediterráneo, cuna de tantas culturas, no podía faltar en el Quijote. Igual que era fuente de riqueza, su dominio suponía disponer de la más rápida vía de comunicación y comercio, también era una fuente constante de riesgos y peligros: los amigos de lo ajeno suelen proliferar donde hay posibilidades de botín. En la narración del Cautivo, esta Bañera de Ulises es un medio manifiestamente hostil, difícil de domar, algo que no ocurre en la actualidad, hace tiempo que es un mar manso, que cedió las riendas, viéndose sometido y vencido, en toda su circunferencia, por el humano depredador. Alguien tendrá que rendir cuentas a las generaciones posteriores de tanta destrucción. pancho

Serendipity dijo...

Pedro, veo que tus autorretratos son cada vez mas inspirados. El ultimo me parece divertidisimo!!!! He visto que has vuelto a tus fantasticas disoluciones, que bien!!! me encantan!!!!

Gracias por tus visitas a mi blog. Me encanta leer tus comentarios. Me anima tu fidelidad!!!! GRACIAS!!!!

Los proximos tres dias estare fuera (como si hubiera sido yo muy regular estos ultimos dias, ja, ja, ja!!!) y lo antes que podre darme otro paseo por aqui sera el jueves.

Que tengas una semana fantastica!!!

Alimontero dijo...

Entro aquí y me siento en medio de tantos eruditos, que creo que aprenderé...;-)
Me hago la misma pregunta de Cornelivs, en relación a la mala mujer....
Te deseo una linda semana!!

Ali

Goathemala dijo...

Inquietante. También me imaginé a Cervantes a la hora de escribir su obra.

Argel y toda la costa de Berbería era un hervidero de gentes de los más distintos pelajes: desde mocitas raptadas en Nápoles o Denia a mercenarios otomanos.

Abrazos.

Aldabra dijo...

pues por fin tengo mi autoretrato, si tengo tiempo ya te lo envío esta tarde.

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PANCHO: qué bien lo has descrito. Veremos cómo, en la Segunda Parte, el viaje al Mediterráno encierra todas las claves y todas las decepciones. Ya no hay Mediterráneos, en efecto.

SERENDIPITY: aquí seguiremos, para cuando vuelvas. Un abrazo.

ALIMONTERO: me alegro de que La Acequia te sea útil. Linda semana también para ti.

GOATHEMALA: una costa llena de vida y mezclas. Abrazos.

ALDABRA: lo espero con muchas ganas. Besos.

Kety dijo...

Pedro, lo mismo que he dicho en el blog de Abejita de la Vega, es un placer leeros.

Un abrazo

Juan Luis G. dijo...

Es cierto que a veces perdemos la perspectiva de a qué se aventuraban realmente esos que dejaban su vida en el interior de la península para embarcarse mar adentro. La noción de viaje a cambiado tanto desde entonces.

Un saludo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

KETY: es un placer que nos leas. Un abrazo.

JUAN LUIS: ha cambiado tanto que no podemos reconocer esas sensaciones y nos perdemos parte del disfrute de la obra. Un saludo.

Euphorbia dijo...

Pedro, ya ves que aquí estoy de regreso, esperando seguir a flote y no volver a desaparecer.
Un beso, Pedro.