viernes, 21 de abril de 2017

Batalla de escritores. Nueva aventura de Los insolentes.




Con el novelista Miguel Ángel Santamarina ando metido en la aventura de Los insolentes, una nueva forma de acercar la literatura a un público amplio interesado por los libros y la escritura. Hace unos meses organizamos el primer evento, Burgos Negro, en el que reunimos a los escritores de novela negra y de misterio de la ciudad de Burgos. Hoy nos lanzamos a una Batalla de escritores que tendrá lugar a las 21:00 hs. en la Casa de las Musas de Burgos. Junto a los escritores Leandro Pérez y Jesús Toledano (Alberto Pérez Ruiz se ha caído del cartel a última hora porque no llegará a tiempo de un viaje), Miguel Ángel y yo formaremos grupos con el público asistente para escribir un relato de 1000 palabras. Los ganadores de la batalla de letras recibirán un pack de cerveza Dolina y un lote de libros cedidos por la Asociación Provincial de Libreros de Burgos que colaboran generosamente en el proyecto junto a Dr. Music.

La entrada es libre y están especialmente invitados al evento aquellos a los que les guste escribir y quieran medirse en un reto de escritura rápida junto a escritores ya publicados. También a todos aquellos curiosos a los que les guste compartir literatura, amistad, creatividad, cerveza y buena música.

Por esta razón, publico esta entrada en el blog antes de la hora habitual, dado que estaré ocupado pasándomelo bien con quienes quieran acompañarnos esta noche.

...y para octubre una gran acción de Los insolentes en Burgos. Avisamos con tiempo...
Los insolentes. Fotografía del magnífico fotógrafo burgalés Rodrigo Mena.

jueves, 20 de abril de 2017

El balance de la vida de cinco mujeres en Media vida de Care Santos, noticias de nuestras lecturas y anuncio del encuentro con la autora de los clus de lectura de Burgos


La parte central de Media vida de Care Santos la ocupan los capítulos titulados con los nombres de las cinco amigas. En cada uno, desde el presente de 1981, se informa al lector de cómo les ha ido desde aquel lejano 1950 en el que arranca la narración. Sus biografías han trascurrido entre el final de la dictadura y la transición a la democracia, unos meses después del intento de golpe de estado de Tejero. La historia no tiene parte central en el argumento aunque una de ellas sea diputada pero sí explica la posibilidad de cambios que sufren: la nueva posición de la mujer, por ejemplo, y la reciente aprobación de la primera Ley de Divorcio de esa nueva etapa de España.

Sus vidas son muy diferentes y también sus resultados pero todas, en el fondo, encuentran que, por unas razones o por otras, su vida no les satisface y, ante esa realidad, cada una adopta una posición diferente. Han llegado a los cuarenta y cinco años -la media vida del título- y la reunión de las antiguas compañeras de internado concertada por Olga desencadena el momento de hacer balance. Todos sus triunfos familiares o profesionales esconden la realidad interior, fragilidades emocionales que estallarán en la noche de la cena como esa tormenta que cae en Barcelona, la ciudad en la que se sitúa la acción, y que es todo un símbolo. Pero algo ha cambiado en esa noche a pesar de todo. La reunión consigue que pasen de la soledad a la conversación, del aislamiento provocado por las circunstancias de la vida, a la comunicación de sus sentimentos. En la cena lo que prevalece es la confesión íntima no exenta de algún encontronazo -que será siempre superado por cierta empatía que mantienen unas con otras gracias a la madurez-, la conversación sobre sus emociones y sobre sus vidas. Care Santos sienta a la mesa a cinco personalidades diferentes bien diseñadas para que se establezca precisamente esa confrontación de situaciones. El lector se da cuenta del fracaso sentimental que arrastra cada una de ellas pero también de las diferentes formas de afrontarlo. La violenta tormenta de verano que estalla sobre Barcelona en el momento de la reunión es también una tormenta de sentimientos y confidencias.

Care Santos ha escrito estos capítulos, como el resto de la novela, de una forma que no supone ninguna dificultad al lector, que puede seguir sin problemas los saltos en el tiempo producidos por los recuerdos de cinco personas y en los que los misterios y sorpresas que esconde la trama no son tan importantes como la misma narración de las vidas. De hecho, algunos son fáciles de averiguar mucho antes de que la narración los desvele, pero eso no resta interés. La autora no ha escrito una novela de misterios dramáticos ni grandes giros que desconcierten al lector sino una narración de cinco vidas de mujeres con nexos comunes que se sientan a hablar. Esos misterios que esconden la vida de cada una de ellas podría haber hecho caer la novela en el melodrama o en la fácil novela sentimental trufada de trucos argumentales, riesgo que se evita precisamente por eso, porque se los trata como unas circunstancias más de esas cinco vidas de amigas que se sientan a la mesa y de las que se nos va dando cuenta a través de la voz narradora pegada a cada una de ellas y a través del diálogo realista, que fluye de una forma verosímil. Por eso y porque la novela está bien escrita, claro.


Noticias de nuestras lecturas

Mª Ángeles Merino llena de personajes su entrada con el comentario de Mediva vida: ¿Qué sucedería si en el Espolón aparecieran hoy, de repente, las amigas que protagonizan la novela de Care Santos. ¿Cómo habrían cambiado y qué sería de ellas hoy? Pues la respuesta la tiene Mª Ángeles en su blog, junto a su amiga Austri. Más que recomendable su ejercicio literario.

Luz del Olmo escribió un emotivo relato que se me pasó incluir en mi entrada de la semana pasada, Las internitas, tras la lectura de la novela de Care Santos. Una magnífica forma de recrear parte de la trama esencial de esta obra. Os recomiendo su lectura.



Es tal la fuerza de recuperación minuciosa de nuestra lectura de La saga / fgua de J.B. que lleva a cabo Pancho, que hasta Mª Ángeles Merino está dispuesta a volver a ella... casi nada. En esta entrega hay obispos, científicos, migración de almas y un montón de J.B. que hacen honor a la cita con la que arranca...

Reunión de clubs de lectura de Burgos
 con la autora Care Santos

Care Santos. Fotografía de nuestro amigo y admirado Asís G. Ayerbe, uno de los mejores retratistas de escritores que tenemos en España hoy, tomada de la página oficial de la autora.
Como vengo anunciando, nos encontraremos con Care Santos para comentar su novela. Esta reunión se ha organizado entre el Club de lectura de la Acequia y de la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de Burgos, los clubs de lectura de la Biblioteca pública de Burgos y el de la Biblioteca pública de Belorado -sus integrantes se trasladan a Burgos para este acto-. Contamos con el apoyo inestimable de la Librería Luz y Vida.

El acto se celebrará en el Museo de la Evolución Humana de Burgos el próximo martes 25 de abril. Los miembros de los clubs de lectura participantes, que hemos leído en conjunto Media vida, nos reuniremos a las 19:00 hs. para hacer balance de nuestras actividades. El público en general tendrá acceso, a las plazas que queden libres, a partir de las 20:15 hs., hora a la que comienza la presentación de la novela. Entrada libre hasta completar el aforo.

Este acto supone el segundo encuentro de clubs de lectura celebrado en Burgos, supone un esfuerzo de coordinación entre los responsables y los lectores y no será la última actividad conjunta que celebremos.

martes, 18 de abril de 2017

¿Recuerdas cuando fuimos inmortales?


¿Recuerdas cuando fuimos inmortales
y trazamos las grandes avenidas
con mármol y granito entre los templos,
columnas y palacios?
Cuánta desolación
ahora
que comprendo la vida derrochada,
con la certeza
humana
de la muerte.
© Pedro Ojeda Escudero, 2017

lunes, 17 de abril de 2017

El árbol del amor


¿Te acuerdas de aquel árbol del amor
detrás de la capilla, en el jardín
del hospital?
Parecía morirse
y no.
En este mes de abril ha florecido.
© Pedro Ojeda Escudero, 2017

domingo, 16 de abril de 2017

Rascacielos


Uno pasa ante los grandes edificios con sensación de asombro y temor. Algunos bloques de estos albergan más personas que los pequeños pueblos de Tierra de Campos que conozco. Siento cierta perplejidad ante los que quieren vivir en rascacielos e incredulidad ante los urbanistas y arquitectos que los consideran la mejor opción de vida para los seres humanos como forma eficaz de proteger el medio ambiente o gastar menos recursos naturales. Los rascacielos nos son para mí, tampoco las edificaciones que nos dejan sensación de hormigas. Quizá sea consecuencia del mal de altura pero no me siento a gusto en ellos ni los entiendo, pero qué bellos algunos. Qué juncos de cielo.

sábado, 15 de abril de 2017

El planteamiento inicial de Media Vida de Care Santos y noticias de nuestras lecturas.


(Esta entrada debería haberse publicado el pasado jueves pero problemas con el ordenador me lo impidieron. Os pido disculpas a los seguidores habituales del Club de lectura)

El primer capítulo de Media vida nos  introduce en un internado de monjas para niñas el 29 de julio de 1950. Es verano y en él solo quedan aquellas cuyas familias, por unos u otros motivos, no pueden hacerse cargo de ellas: las gemelas Olga y Marta Viñó, que cumplen 14 años ese día y dejarán el colegio al siguiente para regresar junto a su madre, Lolita Puncel, Nina Borrás y Julia Salas. La autora utiliza gran parte de estas primeras páginas para que el lector conozca la personalidad de cada una, sobre todo de Olga, la mandona del grupo un tanto amargada por ser gorda, y de Julia, la única que es pobre y debe pagar sus estudios con servicios en el colegio. Entre ambas existe una rivalidad evidente. Para informar al lector de esta diferencia de carácter y crear la atmósfera adecuada, el argumento se abre con un juego de prendas entre la inocencia infantil y el peligro que supone romper la normas en un ambiente tan disciplinado como un internado. El juego tendrá un resultado dramático que crea la expectativa en el lector ante lo que ocurrirá después y le anima a seguir en la lectura. En sí mismo podría constituir un cuento.

Tras el primer capítulo, la novela da un salto de treinta y un años, hasta 1981, para informarnos de la vida que han llevado cada una de las niñas de 1950. Estos capítulos se corresponden al centro de la narración. Las cinco mujeres han llegado a esa media vida a la que hace referencia el título de la novela y pueden hacer balance de sus esperanzas y frustraciones pero también de sus recuerdos de lo vivido. Deciden volver a encontrarse y el resto de la historia se estructura con las posiciones que se pueden mantener ante las preguntas que se encuentran en cada uno de los títulos de los capítulos siguientes: ¿Le robaríais el marido a una amiga?, ¿Qué nota le pondríais a vuestra vida sexual?, ¿Cuál es la decisión más importante que habéis tomado en la vida?, ¿Podríais enamoraros de un hombre más joven que vosotras? Entre las preguntas, un capítulo las interrumpe y hace de planteamiento incómodo de la situación del presente de las mujeres. Los dos últimos capítulos nos llevan al desenlace final, que enfrenta a las mujeres, de nuevo, ante los hechos ocurridos en 1950 y les abre sus vidas hacia el futuro.

Estos capítulos con título interrogatorio nos sitúan no solo ante la trama de la novela y las posiciones que puedan establecer sus protagonistas. Como gran parte de esta novela, es una estrategia narrativa que interroga directamente a quien lo lee, que puede resolver por sí mismo estas preguntas antes o después de leer lo que se trata en cada uno de ellos. Esta novela está pensada para ser debatida, para provocar conversaciones y apelar al lector ante determinados dilemas: el éxito de su lectura dependerá, en gran medida, de que el lector se sienta apelado por esas preguntas y las situaciones que plantean. También ante la materia del recuerdo de hechos que se pueden haber vivido en la infancia y marcado el desarrollo posterior de las personas. Care Santos ha escrito, con oficio e inteligente perspectiva, una novela para comentar en grupo. En la nota final de la novela, la autora confiesa -sin que hubiera necesidad de hacerlo- el punto de partida: una reunión que mantuvo en 2015 con un grupo de amigas con las que había terminado los estudios de la E.G.B. 31 años antes en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Mataró. Sin duda, en aquella reunión hubo muchos momentos similares a los que plantea el argumento de la novela, como sucede en todas las citas de este tipo.

La autora traslada la acción de Media vida y la lleva a la generación de sus madres. El cambio es trascendente y da un interesante juego narrativo puesto que el cambio que se dio en España entre 1950 y 1981 fue mucho más profundo que el que se produjo entre 1984 y 2015. Unas niñas de 1984 poco tienen que ver con otras de 1950. España sufrió una trasformación política y, sobre todo, social, moral y de libertades personales mucho más radical entre 1950 y 1981 que entre 1984 y 2015.

El juego de la memoria y la interrogación a las posturas personales de cada lector ante los dilemas planteados constituyen la estructura sobre la que se sostiene Media vida. En las próximas semanas veremos cómo lo resuelve la autora.

La lectura de esta novela nos ocupará durante el mes de abril. El martes 25 los miembros del Club de lectura de la Acequia y los de los clubs de lectura de la Biblioteca pública de Burgos mantendremos un encuentro con la autora, abierto al público interesado hasta completar el aforo disponible, en el Museo de la Evolución Humana.

Noticias de nuestras lecturas

Hace unas semanas arrancó su comentario de esta novela Luz del Olmo, en una entrada que fue también homenaje a su padre y que nos lleva a 1959. Relata cómo un padre deja a su hija interna en un colegio de monjas y el dolor de la separación.

Mª del Carmen Ugarte también se adelantó unos días para publicar su comentario de la novela de Care Santos. En él señala las razones por las que no le ha gustado la novela, que considera un desperdicio porque la autora ha perdido la ocasión de hacer una novela femenina de verdad y se ha quedado en la superficie de las cosas tras indicar cómo lo mejor de ella es el ambiente creado en el capítulo introductorio

Mª de los Ángeles Merino recupera el diálogo con su amiga Austri el Domingo de Ramos para iniciar el comentario de la novela de Care Santos. Acierta plenamente con la perspectiva: la extraña necesidad del reencuentro pasados los años...



Como sabéis los seguidores asiduos del Club de lectura, hace tiempo leímos La saga fuga de J /B y Pancho, de vez en cuando, sigue comentando esta novela de Torrente Ballester en la que tantas cosas nuevas se descubre si releemos o leemos por fragmentos. Para mí es un gusto volver a esta provincia gallega oculta de su mano. En su entrega 26 nos lleva a las peluquerías y a la extraño compromiso de don Acisclo... recomendable.

Recojo en estas noticias las entradas que hasta el miércoles han publicado los blogs amigos. 

Durante el resto del curso leeremos:
-Brillante, de Luis Ángel Lobato (mayo). El autor publicará en breve un nuevo poemario.
-Pasos en la piedra, de José Manuel de la Huerga (junio). Como es ya conocido, esta novela ha obtenido el XV Premio de la Crítica de Castilla y León, fallado el pasado día 8 en Ávila, lo que da mayor interés, si cabe, a su lectura.

Entrada del Club de lectura cada jueves, en este blog.

miércoles, 12 de abril de 2017

Te interrogan los ojos de los muros


Te interrogan los ojos de los muros:
¿Has sido tú? ¿Serás tú?¿Me has mirado?
Y después de mirarme
¿qué has hecho?
  © Pedro Ojeda Escudero, 2017


(Guaté Mao es un artista urbano en alza. Los rostros de sus personajes nos miran y nos interrogan desde las paredes sin que podamos ser indiferentes.)

martes, 11 de abril de 2017

Los días de playa



Hay siempre sensación de fin de mundo
en los días de playa.
Sentado, el horizonte es siempre curvo,
un bañista jamás lo alcanza a nado.

Te quedas en la orilla
con tu horizonte dentro,
también inalcanzable,
en un final del mundo
pequeño y cotidiano
que se repite
con la insistencia
monótona
de cada ola.
 © Pedro Ojeda Escudero, 2017

lunes, 10 de abril de 2017

Volver con ganas


Volver, volver con ganas,
asomar por los huecos de las cosas,
por las ventanas, por los ojos de las agujas,
por las bocas de las alcantarillas,
gritar por los ecos palabras, lirios morados,
rosas como la sangre de los peces desechados en los muelles,
besos de atardeceres.
Volver porque te has ido
durante un largo tiempo
tan fuera de ti que no te reconoces,
no reconoces las calles ni tus pies ni el asfalto
y gritas como el que sube a la montaña más alta solo para arrojarse a las nubes.
© Pedro Ojeda Escudero, 2017

jueves, 6 de abril de 2017

Un inglés perplejo en mitad de la guerra civil española y noticias de nuestras lecturas con celebración del Premio de la Crítica obtenido por Óscar Esquivias y anuncio de la próxima: Media vida, de Care Santos.


El inglés que aparece en el relato La columna de hierro define a la perfección una de las propuestas ideológicas que sostienen los cuentos de A sangre y fuego. Junto a la situación del puñado de personajes españoles -de uno y otro lado- que son conscientes de la barbarie desencadenada por la guerra y que no desean participar en ella, este inglés tiene la clave con la que debemos leer estos relatos.

Se trata de un aviador perteneciente a las Brigadas internacionales, un voluntario que ha venido a combatir contra los fascistas y cuya posición ideológica es, por lo tanto, absolutamente incuestionable. Jorge aprovecha un permiso para emborracharse y disfrutar y, de hecho, se pasa buena parte del relato borracho e inconsciente. Su compañera de juerga, una artista de un ínfimo local de music hall especializado en variedades picantes resultará ser una fascista encubierta. En el medio de la borrachera, Jorge, el inglés, no deja de dar vivas a Azaña.

Jorge cae en la Columna de hierro, un grupo constituido por gente indeseable que se encarga de las represalias en la retaguardia contra fascistas encubiertos enfrentándose a los grupos de milicianos locales y alterando el orden y las normas dictadas por el gobierno republicano. De hecho, Chaves Nogales sitúa la acción en el momento en el que el gobierno ha dictado normativas para que los grupos locales resistan estas columnas incontroladas que desestabilizaban la situación y que no propiciaban la necesaria unidad de acción frente a las tropas fascistas que avanzaban por todo el territorio.

El inglés está perplejo ante la desunión que observa y la violencia con la que se expresa y así lo indica continuamente el narrador: El aviador, que contemplaba la escena tan estupefacto como si hubiese caído de la Luna... En el momento en el que se desata el conflicto entre los miembros de la Columna de Hierro y los milicianos locales, Jorge queda completamente desorientado ante lo que observa: Jorge, escarmentado, no quiso seguir jugándose la vida mientras no se supiese a ciencia cierta por qué causa se la jugaba... Comprendiendo la verdadera causa de la desunión y cómo perjudicaba en la guerra, no dudará en ofrecerse voluntario para terminar con las columnas de combatientes que la fomentaban.

Chaves Nogales no duda en lo que pretende con este libro que, no lo olvidemos, se escribe cuando aún dura la guerra. Pide unión en el bando republicano, acabar con la desorganización y la barbarie para combatir a los militares sublevados. Enemigo declarado tanto del fascismo como del comunismo y el anarquismo, liberal y republicano, tuvo que dolerle ver la derrota de 1939 y sus consecuencias, que sumergieron a España en una larga dictadura.


Noticias de nuestras lecturas

Pancho comenta con todo acierto El tesoro de Briesca, el cuento en el que se narra el intento de salvar el patrimonio artístico del expolio o la destrucción. Después publica una entrada comentando Los guerreros marroquíes, uno de los relatos más sorprendentes de la colección, sobre todo por la inversión en la mirada a estas tropas que acompañaban al ejército fascista. Termina, en ese juego hábil de Pancho, con Vetusta Morla.

El pasado martes se celebró la reunión ordinaria del Club de lectura en su formato presencial para comentar  A sangre y fuego de Chaves Nogales. De aquella reunión da cuenta puntual, como siempre, Mª Ángeles Merino, os invito a leer su entrada.


Óscar Esquivias, Premio de las letras de Castilla y León 2016



Los lectores de este club estamos de enhorabuena. Recientemente, Juan Manual de la Huerga obtuvo el Premio de la Crítica de Castilla y León 2016 por su novela Pasos en la piedra, con la que teníamos previsto cerrar el presente curso. A esta noticia se suma otra, Óscar Esquivias ha sido galardonado con el Premio de las letras de Castilla y León 2016. Óscar Esquivias es el autor más joven en obtener el premio y el jurado ha valorado la madurez de su escritura desde sus primeros trabajos publicados. Como saben los seguidores habituales de este espacio, Esquivias fue, después de Cervantes, el primer autor que leímos en el club y ha estado presente en varios actos que hemos organizado, incluidos sus encuentros con nuestros lectores. Recientemente leímos la última colección de cuentos que ha publicado, Andarás perdido por el mundo.

El jurado estaba formado por Fermín Herrero y que también es un autor querido por este club (de él leímos La gratitud y celebramos su correspondiente encuentro), Ernesto Escapa, Nicolás Miñambres, Enrique Berzal, Ignacio Fernández, Eduardo Álvarez y Carlos Travesi.


Próxima lectura: Media vida, de Care Santos
`


Care Santos (Mataró, 1970) es una narradora con sólida trayectoria. Colaboradora habitual en la prensa, su primer título publicado fue un libro de relatos, Cuentos cítricos (1995). Desde entonce ha publicado con regularidad y ha obtenido varios premios nacionales. El último con Media vida, Premio Nadal 1997. Nos ocupará las próximas semanas y en la tarde del próximo 25 de abril los lectores tendremos un encuentro con ella en el Museo de la Evolución Humana de Burgos.

Algunos compañeros de lectura ya han comenzado con esta de Care Santos. Daré cuenta de las contribuciones publicadas en sus blogs en mi primera entrada sobre esta novela, la próxima semana.


Recojo en estas noticias las entradas que hasta el miércoles han publicado los blogs amigos. 

Durante el resto del curso leeremos:

-Brillante, de Luis Ángel Lobato (mayo). El autor publicará en breve un nuevo poemario.
-Pasos en la piedra, de José Manuel de la Huerga (junio). Como es ya conocido, esta novela ha obtenido el XV Premio de la Crítica de Castilla y León, fallado el pasado día 8 en Ávila, lo que da mayor interés, si cabe, a su lectura.

Entrada del Club de lectura cada jueves, en este blog.

martes, 4 de abril de 2017

La condición humana


Se nos suele olvidar que somos solo
débiles exiliados en un páramo,
que en el momento breve de la vida
la condición humana
-la más humana siempre-
es contarnos historias junto al fuego
y compartir el fruto
de la labor del día.
© Pedro Ojeda Escudero, 2017