domingo, 11 de febrero de 2024

Hoy he salido a ver los almendros en flor

 




¿Sirve de algo decir hoy he salido a ver los almendros en flor? Estos, digo, al borde del camino. Han florecido los almendros y esa es la noticia.

¿Florecen los almendros en las tierras en guerra? ¿Se queda el soldado contemplando la belleza de la flor al menos unos segundos, antes de seguir su avance? ¿Cuando un misil cae junto a un almendro en flor, nieva con ternura sobre las víctimas? ¿Alguien fotografía un camino por el que circula una larga fila de carros de combate flanqueados por almendros en flor?

Levanto mi mano hacia la rama. Con la yema de los dedos acaricio los pétalos de la flor. Qué frágil es, qué eterna.

(Desde el 2008 persigo la floración de los almendros -en realidad desde que me besaron debajo de uno en medio de una espiral de hormigas aladas-, puedes verlo pinchando en este enlace. Recuerda que las entradas se recuperan en orden inverso a su publicación.)

7 comentarios:

Fackel dijo...

Sirve de algo decir y sobre todo contemplar.

¿Florecen los almendros en las tierras en guerra? Si el suelo no ha sido completamente horadado seguro que sí. ¿Se queda el soldado contemplando la belleza de la flor al menos unos segundos, antes de seguir su avance? Si el avance o disparo recibido no es más rápido que su sorpresa mirará al almendro en flor siquiera de refilón. ¿Cuando un misil cae junto a un almendro en flor, nieva con ternura sobre las víctimas? En absoluto; el misil no entiende de ternura.¿Alguien fotografía un camino por el que circula una larga fila de carros de combate flanqueados por almendros en flor? Si le dejan los ejércitos al fotógrafo sacar la imagen...pero lo dudo. Sacar una fotografía de almendros en situación de combate sería atentar contra el Estado que destruye, es decir un acto de terrorismo, según la doctrina de las bestias humanas.

Gracias por permitirme las respuestas.

(No te pases acariciando la flor, que acaso no distingue y lo que quiere es ser de sí misma)

Emilio Manuel dijo...

Es una mala noticia, no es la época, lo mismo que no debería de florecer en zonas de conflicto, aaunque habría excepciones para los que las padecen y son inocentes.

Sor Austringiliana dijo...

Y se abrieron las flores blancas, tan frágiles como bellas. Merece la pena salir solo por verlas. Las hormigas aladas duermen su sueño.

São dijo...

AS flores da amendoeira bem podem simbolizar a fragilidade da Vida, tão agravada em tempos de guerra e loucura onde tudo se afoga num mar de sangue e sofrimento.


Belas fotos, amigo mio.

Besos e serena semana.

Francesc Cornadó dijo...

El hecho de que los almendros en flor anuncien la llegada de la primavera no es noticia, aquí lo hermoso es la flor.
Pintan malos tiempos, tiempos de misiles, pero si esta belleza puede detener el disparo, aunque sea por un instante ya es algo positivo. Acariciemos la belleza y sus posibilidades.
Saludos

impersonem dijo...

Sirve, y más ilustrándolo con fotografías...

Seguramente que también florecerán los almendros en las tierras en guerra; y tal vez haya soldados que admiren la belleza de los almendros en flor; y puede que tras la explosión de un misil nieven los pétalos sobre las víctimas inocentes; y tal vez algún reportero de guerra haga una fotografía con el propósito de documentar el tránsito de los efectivos de guerra y en ella se mezclen los carros de combate con los almendros en un contraste difícil de explicar... Pero por encima y sobre todos los colores de la madre naturaleza, destacará el rojo de la sangre de inocentes que ya no volverán a ver florecer a los almendros... ¡Que contraste entre el blanco paz de los almendros y el rojo sangre producto de las guerras! He ahí la labor de los árboles, he ahí la labor de los hombres...

También espero que no vengan los hielos tardíos que abrasen el fruto de los almendros en ciernes...

Abrazo

Campurriana dijo...

La fragilidad va de la mano con la eternidad. Como la belleza. La belleza de verdad. La que permanece para siempre en nuestros sueños.