domingo, 13 de enero de 2019

¿Dónde vamos?




¿Dónde vamos? ¿Dónde caminamos, de un lado a otro, entreteniéndonos? Si las cosas importantes exigen que nos paremos. Que nos agachemos a la altura de los niños para hablar con ellos, que escuchemos, que miremos las pequeñas cosas -una brizna de hierba agarrada a un muro, la garza detenida en la marisma-, que tengamos cuidado y mimo.

11 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

¿A donde vamos?, la verdad es que no lo se, pero el inicio del camino no me gusta.

Francesc Cornadó dijo...

Vamos de aquí para allá, vamos deprisa sin fijarnos en el camino. A los que mandan les interesa que vayamos acelerados. Esto es el mundo zapping, solo el mensaje rápido y panfletario,interesa, las músicas adocenas y ruidosas, el mundo de los titulares, de las lecturas cortas y pensamiento más corto.
Salud
Francesc Cornadó

XuanRata dijo...

Vamos precisamente hacia el encuentro con esa brizna, con esa garza. Vamos a tener que poner un aviso en el móvil para que no se nos olvide.

Ele Bergón dijo...

¡Qué importante es detenerse y mirarse así mismo, a poder ser, con toda sinceridad!

Besos

Doctor Krapp dijo...

Cierto, pero la mente encuentras más refugio en el pasado, un pasado siempre falseado, o en un futuro inexistente que en un presenta exigente.

LA ZARZAMORA dijo...

Y ¿quién sabe, mi querido amigo?
Si nos enseñan hasta a andar...
;)
Eso sí, eh... que nuestros pasos nos lleven hacia donde soñamos algún día llegar.
Y levantemos cada día esos muros que nos impidan labrar Poesía ;)
Besos, Pedro.

Abejita de la Vega dijo...

Andamos que no es poco.

Campurriana Campu dijo...

Pedro, eso me pregunto yo tantas veces.

María Dorada dijo...

Me gusta la reflexión que haces sobre el caminar, a veces andamos y no sabemos muy bien hacia dónde nos acercamos, la vida es un mundo de sorpresas.

Me gustan también las imágenes.

Un beso.

Andandos dijo...

Vamos a donde nos dejan, nuestros miedos y nuestro pasado. Bueno, me ha quedado muy serio esto.

Un abrazo

Fackel dijo...

Vamos a ninguna parte, cada día lo compruebo más. Porque dar vueltas en círculo no es ir.