jueves, 17 de noviembre de 2022

El mundo viene sin montar

 


Lo compró por catálogo y, al abrir el paquete, el mundo venía sin montar. Tardó una vida en contar las piezas.

Si es verdad que una sociedad se define por sus residuos, la próxima no tendrá donde dejarlos.

Se quejaba siempre de las ausencias de aquellos a los que había traicionado.

Cubrió los espejos de laca cuando comenzó a quedarse calvo.

Cuando dos personas se encuentran deben pararse en el momento justo.

El amor es siempre una promesa.

Si hay un mes que merece la pena es noviembre, el resto del año es un examen preparatorio.

¿Qué debo ser para ti si tú lo eres para mí?

Hay un momento de inquietud en los prolegómenos contra el que hay que luchar para encontrarse.

10 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

¡¡Que dificil lo pones!!

Fackel dijo...

No sé si será bueno o malo, pero el mundo no lleva implícitamente instrucciones para armar como si fuera un artefacto a construir. O se construye precisamente con modelo Universo: caóticamente.

Me gustan estos aforismos.

Francesc Cornadó dijo...

Nos ponen las cosas difíciles, tenemos que montarlo todo, perdemos el tiempo buscando las piezas de la concordia, del amor y de la belleza.
Y luego, van y nos juzgan por los residuos. Y está mal visto el pensamiento crítico. Y así pasa el tiempo, perdiendo pelo y tersura.
Noviembre forma parte del otoño de nuestras vidas, hemos acumulado experiencias y ahora el ocre de las hojas se confunde con nuestro anhelo de tranquilidad. Precisamente, llegado el otoño vamos conociendo más o menos, los prolegómenos de las primaveras.
Saludos
Francesc Cornadó Estradé

Sor Austringiliana dijo...

No lo hemos montado bien, el mundo digo, sobran y faltan piezas.

São dijo...

Vivemos sem instruções e nem por tentativa e erro temos a certeza de acertar!

Besos, querido amigo.

José A. García dijo...

¿Por qué luchar para encontrarse cuando lo más interesante es perderse en uno mismo?

Saludos,
J.

Doctor Krapp dijo...

Estos de IKEA cada día nos lo ponen más crudo. Estupendo poema.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me quedo con eso de que el amor es una promesa. Ojalá fuese esa promesa la que moviera el mundo!
Un abrazo
P.d
Espero tu foto (de niño esta vez) para la tarjeta navideña?

Myriam dijo...

Todos tus aforismos muy buenos pero el primero se lleva la palma.
Tendríamos que venir a este mundo con el papel de instrucciones de como montarlo y montarnos en él :-). Cuando aprendemos, ya poco tiempo nos queda para disfrutar de las delicias de la equitación.

Besos

Campurriana dijo...

El amor es siempre una promesa.

Hay un momento de inquietud en los prolegómenos contra el que hay que luchar para encontrarse.

Cuando dos personas se encuentran deben pararse en el momento justo.

Elegiría todos. Pero, si tuviese que elegir, me quedo con estos tres. ¡Cuánta experiencia de vida, Pedro!
El amor es eterno mientras dura. Algo así decía Serrat en su último concierto.