domingo, 22 de mayo de 2022

Aracnea, una excelente relectura del mito clásico

 


El sábado 21 de mayo asistí al preestreno del espectáculo de danza Aracnea de Blueberry Dance Project en el Espacio Andén 47 de Valladolid, producido por el Colectivo Fresas con Nata. Aracnea parte del mito de Aracne, fijado por Ovidio en Las metamorfosis, con una larga trayectoria textual y artística. En su versión clásica, narra el conflicto entre la joven Aracne, envanecida por los halagos que recibe como tejedora, y la diosa Atenea, a la que reta con la elaboración de un tapiz en el que se escenifican episodios de infidelidades de los dioses. La soberbia de Aracne y el motivo elegido para su obra indignan a Atenea, que destruye el tapiz y golpea a la joven, que acabará huyendo y ahorcándose. Atenea se apiada y trasforma la soga en telaraña y a Aracne en araña. El mito clásico castiga la soberbia humana y advierte de sus consecuencias cuando se atreve contra los dioses. En la propuesta de Blueberry Dance Project se modifican inteligentemente algunas de las claves del mito para proponer un crecimiento de las figuras protagonistas, ajustándolas a una lectura moderna de las mismas. No solo es Aracne quien se trasforma a lo largo del espectáculo, sino también Atenea, a partir de un relato que indaga en la psicología de ambas.

Comienza el espectáculo planteando la primera parte del conflicto mítico en un taller de costura. Aracne y Atenea combaten, oscilando el resultado entre la soberbia humana de la primera y el poder y la distancia de la segunda. Las dos siguientes escenas son monólogos de cada una de ellas, que muestran la complejidad de su carácter y su evolución, que permite llegar al diálogo final entre ambas, una vez trasformadas por la experiencia y su relación. Finalmente, Aracne consigue humanizar a Atenea, invirtiendo expresamente el cuadro con el que se iniciaba la obra, con la victoria de la condición y las pasiones humanas sobre el destino trágico.

Aracnea es un excelente espectáculo de danza en el que Silvia Reguera (Atenea) interpreta magníficamente la condición etérea y distante de su papel y su marcada evolución final y Serena Manserra (Aracnea) parte del carácter terrenal de su personaje profundizando en toda su complejidad. Son dos bailarinas que se complementan eficazmente y dialogan sobre la escena con una gran calidad técnica. Parte esencial de Aracnea es la música interpretada en directo por sus compositores Galen Fraser y María San Miguel. La música no solo subraya los movimientos escénicos, sino que se convierte en un personaje más de la acción -en algunos momentos se eleva a la condición de coro trágico-, consiguiendo una adecuada fusión de estilos que también trascurre por lo mediterráneo (así la pieza en italiano que recuerda la tarantella, bien enraizada con el mito y la lectura feminista del mismo) y se crece con los ecos galaicos para crear un ambiente atemporal muy apropiado, que contribuye a que el mito tenga condición también legendaria entreverado con el folklore. Es muy eficaz también el diseño del vestuario por José Ramón Aparicio Iglesias, que permite que los tejidos construyan los personajes y la acción. No puede decirse lo mismo de la iluminación, irregular y en algunos casos desacertada, y que necesita repensarse para la trayectoria escénica del espectáculo.

Aracnea es un magnífico ejemplo de creatividad y trabajo a partir de una brillante idea de actualización del mito clásico, que merece tener buen éxito y que avala la trayectoria del Colectivo Fresas con Nata y el interesante espacio Andén 47.

4 comentarios:

Abejita de la Vega dijo...

Algo lleva el mito cuando llega hasta aquí y se puede expresar mediante la danza. Clásicos que inspiraron a los clásicos. Aracne pagó cara su insolencia. En casa de deidad mostró habilidad.

Seguro que fue un brillante espectáculo.

Myriam dijo...

Hola, Pedro. ¿Qué tal? Me hubiera encantado ver la obra, lo sabes ¿verdad?. Mil gracias por la reseña. Besos x2

El Deme dijo...

Gracias por compartir tu experiencia viendo este espectáculo que tiene toda la pinta de hacer pensar y sentir.

Ele Bergón dijo...

Lo sustancial de la vida, ya lo captaron los clásicos y por eso, a pesar de las transformaciones ocasionales y temporales, nos sigue gustando.

Por lo que cuentas, debió ser un espectáculo muy interesante. Lástima no estar por Valladolid. Me encanta la danza. De pequeña quería ser bailarina de ballet.

Besos