jueves, 13 de enero de 2022

El contexto necesario para comprender Insolación (Historia amorosa) de Emilia Pardo Bazán y noticias de nuestras lecturas

 


A la altura de 1888, Emilia Pardo Bazán ya era una de las grandes personalidades culturales de la España de su tiempo. Activa partidaria de la europeización del país, difusora de las nuevas corrientes artísticas europeas -especialmente, francesas, pero ya conocedora de la novela rusa de su tiempo-, desde la publicación de su primera novela en 1879 (Pascual López, autobiografía de un estudiante de medicina) su fama creció con cada título que daba a la imprenta o cada colaboración en la prensa. En los años inmediatamente anteriores a la publicación de Insolación (Historia amorosa), la vida personal de doña Emilia sufrió un cambio profundo tras la separación de su marido, José Quiroga, y la relación que estableció con Benito Pérez Galdós. Doña Emilia, católica y conservadora en muchas cosas, afrontó la hipocresía social y la cerrada moral española de su tiempo desde su condición de mujer y escritora. Este hecho tuvo consecuencias en su actuación personal y pública y en su escritura. En la década de los ochenta conmociona la literatura española con la polémica publicación de La cuestión palpitante, su personal visión del realismo y el naturalismo (1882), a la que siguieron La tribuna (1883), Los Pazos de Ulloa (1886-1887) o La madre naturaleza (1887), que la situaron en la primera línea de la narrativa española.

A partir de ese momento, su obra evoluciona. Abandona alguno de los rasgos más característicos de su peculiar naturalismo y, como ocurre con otros autores del momento, busca una mayor exploración de la psicología de sus personajes (la divulgación de los novelistas rusos tiene mucha importancia en esta deriva), el uso de elementos simbolistas y espirituales y un compromiso feminista que le hace enfrentarse con instituciones culturales como la Real Academia. En contra de la visión reduccionista de algunos historiadores de la literatura, incorpora ya conceptos propios del simbolismo modernista en una transición de estilos que comenzaba a manifestarse en toda Europa. Por esos mismos años, se incorporó a los proyectos del joven emprendedor José Lázaro Galdiano, al que conociera en Barcelona en la Exposición Internacional de 1888 y con el que tuvo una fugaz historia amorosa, que terminaría confesando a Galdós, luego trasformada en una constante amistad. Recién llegado a Madrid, Emilia Pardo Bazán lo ayudó eficazmente en la fundación de la revista La España Moderna (1889) -el título de la revista es muy significativo en la definición de su línea editorial.

Este es el contexto en el que debemos entender Insolación (Historia amorosa), una  obra que no tuvo demasiado éxito en su tiempo y fue rechazada por la crítica, pero que, en los últimos años, se ha puesto de relieve por explicar el cambio que se produjo en la escritura de Emilia Pardo Bazán, anticipando mucho de lo que vendría después, y por su perspectiva feminista. La posición de la autora es clara en la defensa de la libertad de la mujer en las cuestiones sexuales, especialmente en el final, cuando prescinde de toda condena moral.

En este mes de enero leeremos Insolación (Historia amorosa) de Emilia Pardo Bazán. Con motivo del centenario de su fallecimiento, regresamos a esta autora, de la que ya leímos Los pazos de Ulloa en mayo de 2016. La obra, dedicada al que fuera escritor, bibliófilo y coleccionista José Lázaro Galdiano, se publicó en 1889 y siempre se ha puesto como ejemplo del feminismo tal y como lo entendía la autora. De la novela hay suficientes ediciones en el mercado y también una correcta edición digital en la Biblioteca Virtual Cervantes.

Noticias de nuestras lecturas

Recojo en estas noticias las entradas que hayan publicado los blogs amigos (si me he olvidado de alguien, agradezco que se me avise). Entrada del Club de lectura cada jueves (salvo casos excepcionales), en este blog.

Para conocer la forma de seguir las lecturas de este club y sus características y la lista del presente curso, pinchar sobre este enlace.

ADVERTENCIA: Las entradas de La Acequia tienen licencia Creative Commons 4.0 y están registradas como propiedad intelectual de Pedro Ojeda Escudero. Pueden ser usadas y reproducidas sin alterar, sin copias derivadas, citando la referencia y sin ánimo de lucro.

6 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Curioso, este lunes comentamos en nuestro club de lectura este libro de Doña Emilia Pardo Bazán, un libro delicioso, corto y de lectura sencilla que transcurre en un par de semanas entre que la Sra. de Asís encuentra a su enamorado Pacheco y ...

Por cierto, he podido leer, preparando el trabajo para el club, que este libro está dedicado a su amigo José Lázaro Galdiano.

Seguro que en tu club les encantará este libro.

Sor Austringiliana dijo...

Buceamos en su vida y en su obra y no deja de sorprendernos, desde que era una niña al asalto de la biblioteca de su padre. Una mujer que tuvo que ser autodidacta porque a las mujeres se les educaba 'menos y peor", como remarca el personaje de Pardo de la Lage, en "Insolación". Una escritora que se osa denunciar la doble moral para juzgar al hombre o a la mujer, Una autora católica que de

Sor Austringiliana dijo...

Cuando salga sigo, he pulsado el "publicar" involuntariamente.

Sor Austringiliana dijo...

Buceamos en su vida y en su obra y no deja de sorprendernos, desde que era una niña al asalto de la biblioteca de su padre. Una mujer que tuvo que ser autodidacta porque a las mujeres se les educaba 'menos y peor", como remarca el personaje liiberal de Pardo de la Lage; aunque la amiga Asís no debería fiarse mucho de la liberalidad de éste. Una escritora que osa denunciar la doble moral para juzgar al hombre o a la mujer, Una autora católica y conservadora que defiende el derecho de la mujer al deseo sexual.
Y se las tiene que apañar en Insolación" para dejarlo caer. Y se sirve, tal vez , de un narrador que se muestra severo y desconfiado con la protagonista, un truco muy cervantino para echar balones fuera. Seguiremos comentando.Cuidado al leer "Insolación" que podemos caer en alguna trampilla de doña Emilia.

Fackel dijo...

Me anoto tu opinión porque no tenía referencia independiente -de las editoriales- sobre Insolación.

La seña Carmen dijo...

Hubiera sido el colmo de la desfachatez que doña Emilia censurara los tontos deslices de la protagonista. Mirado desde otro ángulo, la novela parece una venganza contra la insulsez y tontería de alguna marquesona conocida.

Nuestra querida Paquita Asís llevará en el pecado la penitencia de aguantar al calavera el resto de sus días, porque no veo yo al gaditano tan liberal como al marido de doña Emilia permitiéndole hacer su vida.

¿Feminismo? ¡Miau!