viernes, 23 de marzo de 2018

Egos de medio pelo

Con las estatuas nevadas de don Quijote y Sancho en Béjar.


¿Y quién somos nosotros en realidad, qué nos creemos? ¿Qué nos decimos galleando? ¿Por qué ir con cara de ofendidos, ceñudos y conspiradores? Egos de medio pelo, sopistas de convento y voceadores roncos al viento comparados con un puñado que merecen sobrevivir a la nieve.

11 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

En la soledad de la habitación soy dios, otra cosa es cuando salgo de ella.

Fackel dijo...

Rubrico esa parrafada de buen lenguaje. Anda que no se ven por la calle, por los cenáculos y por las cadenas de tv muchos personajes de esa guisa.

mojadopapel dijo...

Superviviente

XuanRata dijo...

Me encanta eso de sopistas de convento. Un poco de buen humor no vendría mal en todas esas sopas que nos quieren hacer tragar.

Abejita de la Vega dijo...

Los egos se desinflan presto

São dijo...

Quem somos, amigo mio? Alguém sabe?


Besos

Myriam dijo...

¡Excelente!

Besos

Myriam dijo...

¡Cuántos egos hay flotando y estorbando por el mundo!

Andandos dijo...

Nevadas como la de la foto no caen por aquí casi nunca, aunque no me importaría.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

¿Humildes seguidores quizá?

Ele Bergón dijo...

Ante las grandes figuras, los egos empequeñecen mucho.

Besos