sábado, 21 de octubre de 2017

Y el corazón caliente


Ha amanecido la sierra con las nubes pegadas a las peñas. La lluvia, fina e inconstante, ha limpiado la sequedad de los caminos y aliviado algo su tristeza. En la calle mayor levantaban las persianas a primera hora -no es zona esta en la que se madrugue para abrir las tiendas- los pocos comerciantes que han resistido la crisis económica y los nuevos que en las últimas semanas se han aventurado a abrir. Ahora ha dejado de llover, la gente pasea de un lado a otro la ciudad larga. En los tramos estrechos de la calle se escuchan las conversaciones y los saludos. Desde la Corredera hasta la Puerta del Pico hay un largo trecho en sube y baja constante. Esta agua vendrá bien en la sierra. Brotarán las hierbas agostadas, habrá caracoles y setas. Pienso que dentro de unos días se celebran las fiestas de los calbotes y vendrá noviembre, se cerrarán las noches. Habrá que sacar los guantes y las bufandas. Con las castañas asadas se pueden calentar las manos. Tu nariz se quedará fría. Lo notaré al besarte y te lo diré, mirándote a los ojos: Tienes la nariz fría. Y el corazón caliente, responderás. Las tardes se harán lentas y vendrá bien tomarse juntos un café en mesa de la cocina mientras hablamos. Dicen que allá andan pegándose por banderas.

9 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Me haces sonreir
recuerdo eso de la nariz fr=a y el corazón caliente
bello tu escrito

Emilio Manuel dijo...

¿Solo banderas?

Saludos

La seña Carmen dijo...

He estado apenas un par de veces en Béjar, pero según iba leyendo me iba diciendo: esta calle mayor es la de Béjar. Muy bien recreada y transmitida la atmósfera.

mojadopapel dijo...

Y ése café......

José A. García dijo...

Hay que saber cuidar de las cosas importantes.

Saludos,

J.

Andandos dijo...

La distancia relativiza la importancia de las banderas, lo comprobé cuando estuvimos no muy lejos de allí. Pero ahora estoy cerca. Solo han pasado dos meses desde el atentado de Barcelona.

Un abrazo

Mavi dijo...

Una nariz fría, tiene mucho que decir...abrigala¡
saludos
Mavi

Myriam dijo...

¡Ah, "la noche de las narices frías!

LA ZARZAMORA dijo...

Recuerdo aquellos tiempos con las botas, tiempos de ir a coger caracoles y setas, tiempos de lluvias e inocencia.

Besos, Pedro.