lunes, 6 de mayo de 2013

Las maestras de la República



Mañana, martes 7 de mayo, a las seis y media de la tarde, se estrena en el Aula Mergelina de la Facultad de Derecho de la Unviersidad de Valladolid el documental Las maestras de la República, dirigido por Pilar Pérez Solano, autora también del guion (podéis encontrar toda la información en este enlace). Después de la proyección habrá un coloquio sobre Educación y República. El acto, organizado por el sindicato de enseñanza FETE-UGT no es solo un merecido homenaje a las maestras que ejercieron su cargo durante la II República española (1931-1939), sino también una reflexión sobre lo que supuso, durante la II República, el fomento de la educación pública y el papel que en ella desempeñó la mujer.

La República española impulsó, como pocas etapas en la historia de España, la generalización de un sistema educativo basado en los principios constitucionales y en el laicismo, en la igualdad de oportunidades -de los alumnos y de los profesores- y en la radical mejora de las condiciones en las que se ejercía una profesión que debería ser siempre considerada como la base de una nación moderna. Durante aquellos tiempos convulsos, se construyeron colegios e institituos -muchos de los cuales aún funcionan como tales- pero también se formó a un número amplio de profesionales que se distribuyeron por toda la geografía española. Especialmente interesante fue la formación del profesorado en el ámbito rural. Aunque esto ya se ha puesto en valor desde hace tiempo(incluido el hecho de que muchos de estos maestros rurales fueron represaliados por los sublevados contra la República y el regimen dictatorial de Franco), faltaba añadir un matiz que aporta este documental: la participación de la mujer en estas tareas, y las dificultades que tuvieron en el desempeño de su profesión. En tiempos en los que el maestro rural comenzó a dignificarse -antes era provervial la expresión de pasar más hambre que un maestro de pueblo-, las maestras tuvieron que hacer un esfuerzo aún más notable para ser aceptadas en su condición de profesionales en un mundo tan cerrado para ellas. En tiempos como los actuales, en los que las mujeres predominan en los niveles docentes iniciales quizá sea difícil comprender lo que supuso en aquellos tiempos la llegada a los pueblos españoles de cientos de maestras.

Es hora de recuperar la memoria de estas mujeres y este documental contribuye a hacerlo. Lamentablemente, mis ocupaciones docentes me impedirán estar presente en el acto, pero animo a acudir a todos los que podáis hacerlo.

12 comentarios:

Bertha dijo...

Un merecido homenaje a estas maestras que tanto aportaron.De esta época muchos alumnos aprendieron a leer y escribir entre ellos mí abuela.Mí, abuelo y su hermana fuéron maestros rurales.

Bonitos recuerdos no esentos de muchísimos contratiempos.

Un saludo.

Spaghetti dijo...

La hermana de mi abuela era la maestra del pueblo y se casó en segundas nupcias con otro maestro.- al primer marido le fusilaron en Estepar, y al segundo le despojaron del título. Milagrosamente ella siguió ejerciendo durante la dictadura, cargando con el peso de toda la familia con su exiguo sueldo y soportando los periódicos registros en su domicilio por la guardia civil, cada vez que "el caudillo" venía a Burgos.
No he visto la película, pero en los años de mi infancia conocí a la tía Victoria que me contaba "Cuentos de la república" y en voz baja me hablaba de democracia.

Abejita de la Vega dijo...

Un homenaje a aquellas maestras de la República. Y otro para las que sufrieron la penuria de las escuelas de la Dictadura, como mi madre, maestra rural en los años cincuenta. Además, eran mujeres, lo tenían peor.

Besos

Merche Pallarés dijo...

Tiene que ser muy interesante ese documental. Besotes republicanos, M.

Cornelivs dijo...

Si, recuerdo perfectamente ese refrán, por aquí por Andalucia era asi: "pasa mas hambre que un maestro de escuela".

Conforme con tu apreciación, estimado Pedro. Aquellas de qsuienes hablas fueron una especie de punta de lanza en una sociedad demasiado atrasada para ellas.

Un fuerte abrazo.

Lamenté no poder estar en burgos, pero me acordé de todos vosotros. Un fuerte abrazo para ti y para todos, repito.

elisa lichazul dijo...

tal como en el viejo mundo
en el nuevo ocurrió lo mismo
las mujeres , siempre las mujeres!!!
somos innovadoras y porfiadamente pacientes y finamente persuasivas


abrazos Pedro

pancho dijo...

Las imágenes de aquellos maestros y maestras con un grupo de cincuenta alumnos o alumnas son legendarias. ¿Cómo podrían con tantos a la vez?
Los maestros eran de las personas más cultas en aquellos momentos y eso da autonomía de pensamiento, era peligroso para los del pensamiento único. Por eso fue uno de los colectivos que más sufrió la represión. A no ser que cambiaran la chaqueta (muchos aparentemente) de la noche a la mañana para salvar el pellejo.
Estaremos atentos al documental.

virgi dijo...

¡Ah, qué interesante, no sabes cómo me gustaría asistir!
Besitos

Myriam dijo...

Unas verdaderas heroínas. Recuerdo haber leído hace mucho tiempo entradas tuyas sobre estas maestras... Que bueno que se recoja su epopeya en un documental.

Besos

Anónimo dijo...

Estas fueron mujeres valientes como pocas!!!. Hi ha dones que en el seu neciesa pretenen comparar-se amb elles, però no els arriben ni al genoll ...

Petons, Profe!!!

/Codecola

Kety dijo...

Me gustaría ver el documental, tiene que ser interesante.
Respecto a lo que se pregunta Pancho, "¿Cómo podrían con tantos a la vez?" yo creo, que había más disciplina en las casas de la que hay ahora en muchas de ellas.

Un abrazo

dafd dijo...

Están muy bien los homenajes. Es bueno que se valore lo que supusieron para luchar contra la ignorancia.