miércoles, 21 de noviembre de 2007

Nocturno (I)

Estimado amigo:

Seducido por la noche y su ámbito, el paseante de La Acequia decidió visitar su locus amoenus a horas no habituales. Descubrió algunas razones ya anunciadas pero también otras que le depararon sorpresas y quiere contar aquí, retazo a retazo, como si se cosiera una nueva piel hallada.

Te pido paciencia y comprensión, la lectura será lenta, como lo fue la noche, pero promete aclarar -o quizá oscurecerlas más- algunas de las claves de este cuaderno.

El fraile constructor, que surgió en mayo como efigie de misterios urbanos junto al símbolo del derrumbadero, lo recibió con su enigma. El rostro del fraile aparecía en la noche más severo que de costumbre. El paseante rozó el bronce, húmedo por la lluvia otoñal, con sus dedos, temeroso de la mirada. Sin respuestas, se adentró en el espacio, abierto, como una herida, a la noche, junto al Puente de Malatos.

6 comentarios:

jg riobò dijo...

Un paso más allá.
"rozó ... con sus dedos ..."
entran otros sentidos al fin.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

Parece que es Dios el que le está enseñando los planos.
Un abrazo.

Pilar dijo...

Estimado amigo:
Tu protagonista anterior se replegaba y éste mira hacia arriba, es casualidad?
Cuando miramos hacia arriba, nuestra mirada es de ruego, de implorar, de esperanza, de auxilio eterno....no sé, es mirar fuera, yo creo, mientras que si nos replegamos, tal vez nos miramos al ombligo o simplemente interiorizamos.
Mirar para arriba que caen morcillas, mirar para abajo que caen garbanzos...
Pedro, perdona, es que me ha venido a la cabeza esta melodía infantil.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

JAVIER: y quedará anulada la visión.

PABLO: pero es tan de noche que pudo haberlos interpretado mal. Un abrazo.

PILAR: a veces, para adentrarse en lo más profundo hay que recurrir al canto infantil.

Gracias por vuestros comentarios.

Merche Pallarés dijo...

Pedro, espero que todos tus bloggers descubran esta sección. Es preciosa. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: aquí está, esperándoles a todos. Besos.