viernes, 12 de abril de 2019

Una flor de cardo mientras regreso.


No me he ido. Alguna complicación, un bajón físico, un cierto cansancio, acumulación de trabajo..., pero no me ido. Mientras regreso a este espacio, en unos días, os dejo lo más hermoso que he visto en el campo últimamente en estas tierras en las que se avecinan consignas, panfletos y mucho electoralismo estos días. Una flor de cardo. Qué certeza la de esta flor que busca el aire.

16 comentarios:

Sor Austringiliana dijo...

Sabemos que estás ahí y lo leemos sin letras ni imágenes. Cuando hay que parar se para y no se fuerza el motor.
La flor de cardo es hermosa y se defiende.
Besos

andandos dijo...

La naturatleza es imbatible.
Recuerdo tabién aquella novela ambientada en Semana Santa, y a su autor.
Me he hecho socio de las bibliotecas municipales.

Todo a la vez, como tú.

María Dorada dijo...

Te echaba de menos Pedro, cuánto me alegra que sigas en La Acequia, con tus reflexiones y compartiendo tanta sabiduría y belleza, te necesitábamos aqui, gracias por volver y me alegra estés mejor.

Un Beso Enorme.

mojadopapel dijo...

Como tú, y lo vas a tener a raudales.

Myriam dijo...

Por lo menos estás vivo. Ya estaba empezando a preocuparme.
Buen regreso y mejor salud.

Besos,

Emilio Manuel dijo...

¡¡Hombre!!, me alegro saber que estás.

Ele Bergón dijo...

Ir haciendo paradas en lo alto del camino y contemplar para coger el aire puro, es lo mejor de la andadura. Descansa, reposa y dedica mucho tiempo a disfrutar de ti mismo. Es lo mejor para después volver y encontrar hermosas flores como las de este cardo.

La campaña, por suerte, también pasará.

Besos y cuídate mucho.

Luis Antonio dijo...

Todos tenemos derecho a hacer vacaciones.
Bienvenido a tu casa, Pedro, y un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Gracias por el detalle, te esperamos!

Edurne dijo...

¡Menos mal! ¡Es un alivio saber que estás ahí, profe!
Feliz regreso
Besos y aire, mucho.
;)

XuanRata dijo...

Obligadas o voluntarias, qué necesarias son las pausas. El cardo lo sabe bien.

Un abrazo

Doctor Krapp dijo...

Mucha salud y un rápido restablecimiento.
Cuídate para volver con fuerzas renovadas.

Mavi dijo...

Precioso encuentro con la naturaleza más descriptiva. una flor de cardo.
besos

dafd dijo...

Buf, qué preciosa. ¿Estará sorda, como yo, a tanta verborrea?

Myriam dijo...

Te cuento que estoy toda pinchada de tanto sostenerla en mis manos, que si hubiera sido vela, chamuscada me verías y aún más, cenicienta-carboPenelopenizada esperando a Gogol. (Cardos ni espigas cultivo, quizás una rosa polar que estornude primaveras para que vuelvas cuando vuelvas si es que no te has ido)

Besos

impersonem dijo...

Se te espera y se te echa de menos... Espero que ese bajón físico que dices desaparezca y regreses pronto pleno de salud...

Las flores de cardo tienen buenas defensas para proteger su encanto natural... la madre naturaleza tiene el potencial creador de la belleza...

Abrazo