viernes, 14 de diciembre de 2018

Parecidos razonables


Algunas veces me han confundido con otras personas. Pensamos, pienso, que somos todos diferentes y únicos, pero ¿cuántas posibilidades hay de que seamos iguales, que nuestro rostro sea idéntico al de otra persona que ni siquiera es familiar? Podríamos llenar el salón de nuestra casa con aquellos que se parezcan a nosotros, ese puñado de personas con quienes nos han confundido a lo largo de la vida, que viven en nuestra propia ciudad. Y tomar un café para charlar y comprobar si nos parecemos también en otras cosas.

8 comentarios:

Sor Austringiliana dijo...

No creo que haya otro...

Emilio Manuel dijo...

Puede que esos que nos confunden, vengan de mundos paralelos.

Francesc Cornadó dijo...

Me horrorizo al pensar que pueda encontrarme con un individuo que fuera igual que yo. Creo que una existencia de dos "pajarracos" así, sería una desgracia para todos.
Abrazos
Francesc Cornadó

Fackel dijo...

También me pregunto si los parecidos son algo objetivo o simplemente percepciones de unos respecto a otros. Por cierto, ¿siempre que uno se mira al espejo se reconoce?

Myriam dijo...

jajajajajaja tú, porque yo soy única, especial e irrepetible jajajajaja

Besos


Ele Bergón dijo...

Todos somos únicos e irrepetibles, al menos eso es lo que yo he leído y estudiado, pero... es verdad que a veces, al menos físicamente, nos han confundido con otras personas¿ Y si, como piensan algunos, tenemos un doble? Todo en esta vida es incertidumbre y no se puede decir de este agua no beberé.

Besos

impersonem dijo...

Creo que hay unos cuantos, pero no sé si se han determinado los porqués... sería interesante contrastar si esa similitud física nos hace similares en idiosincrasia...

Abrazo

Campurriana Campu dijo...

Es difícil que haya otro como tú, Pedro.

Aún así, hablando en un sentido general, nos creemos únicos y quizá tenga algo de vanidad esta sensación tan egocéntrica.