sábado, 30 de junio de 2018

Nuevos Ministerios


Nuestra forma de esperar al tren en la estación de metro dice mucho de nosotros. Yo soy de los que se ponen unos centímetros detrás de la línea de seguridad, pero solo unos centímetros. A veces, la piso.

9 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Como no estoy en ninguna red social, me encuentro en la linea de seguridad, es decir, por detrás de la linea blanca.

Ele Bergón dijo...

Yo me suelo quedar un poco en la retaguardia.
Por cierto, esa estación de Nuevos Ministerios, no me gusta nada. Es tan grande y complicada que a veces me despisto y me pierdo en ella.

Besos

El Deme dijo...

En el metro ya nadie te mira, todo el mundo está concentrado en la poderosa fuerza hipnótica del móvil.

Fackel dijo...

Y pensar que las primeras veces que usé el Metro me parecía que tenía encanto; claro, hablo de décadas lejanas, y mi visión no era la de un nativo sino de un chico de provincias. Todo cambió; veloz carrera.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Buena actitud =)

Abejita de la Vega dijo...

Una vez me perdí en los laberintos de esa estación, en mis primeros años en Madrid. Ahora será más laberíntica todavía.
Cuídate. Mejor un poco más atrás.

José A. García dijo...

Unos centímetros más atrás, pero listo para saltar...

Saludos,

J.

Doctor Krapp dijo...

Y yo de los que en los viejos vagones del metro, hablamos de Madrid, tenía miedo al pasarlos de que se me quedase el pie entre el tren y el andén en ese huequecito perverso.

María Dorada dijo...

Cada uno un mundo, unos se impacientan esperando, otros intentan llenar el tiempo.

Un placer volver a leerte.

Besos.