martes, 19 de septiembre de 2017

Inicio de curso



El lunes de la semana pasada comencé mis clases del presente curso. Soy profesor desde hace muchos años -más de treinta- y todos los inicios de curso tienen algo especial. En mi profesión no hay nada mejor que la relación con los alumnos. Aquellos que no opinen lo mismo, a mi juicio, se han equivocado en el trabajo elegido. Por muchos cambios que haya sufrido, la docencia sigue teniendo un alto grado de vocación, aunque no esté nada de moda la palabra e incluso esté mal vista. De hecho, esta vocación me lleva a realizar muchos trabajos no remunerados más allá de mi horario de clase.

La Universidad española sigue abandonada por los políticos y tampoco encuentra su forma de reivindicación desde dentro ni hay un verdadero debate académico sobre el asunto. El ministro Wert dejó su reforma apenas esbozada y desde hace años nos encontramos con un sistema parcheado en el que la legislación antigua se cumple por inercia pero todos sabemos que urge una remodelación y un impulso que saque al sistema universitario español de la deriva en donde se encuentra. En los dos campos que debe cumplir la Universidad: la docencia y la investigación. Lo peor es que ahora ni siquiera está en el horizonte de los próximos meses y es como si hubiera desaparecido la cuestión universitaria para los partidos políticos españoles. Y para la sociedad, lo que es aún más triste.

Por ahora, celebremos este inicio de curso, el inicio de las clases, los pasillos concurridos, las aulas ocupadas, el encuentro con los alumnos, también en las plataformas digitales. En este curso sucederán muchas cosas. Por ejemplo, que Machado volverá a publicar Campos de Castilla o que Juan Ramón Jiménez renovará la poesía española con Diario de un poeta reciencasado. Que no es poco. Yo pienso disfrutarlo, desde luego.

9 comentarios:

Miguel A. Lama dijo...

Y yo contigo, Pedro; yo también celebro el inicio de un nuevo curso. Felicidades por compartir este trabajo gustoso.

Emilio Manuel dijo...

Después de 30 años de docente, educador o maestro, esta última palabra me encanta, sabes perfectamente cuales son los problemas de nuestras escuelas, institutos y universidades; para mi el origen está en que pensar es peligroso, de ahí que un país, en teoría, desarrollado tenga una educación que no sirve para nada, basta ver ese famoso ranking de Shangai que nos sitúa por debajo de las 200 mejores Universidades, yo me puedo dar con un canto en los dientes la Universidad de Granada, en la que estudié, pasa a ser la tercera de España y la 200 y pico en el mundo, vamos que estamos para tocar palmas.

Saludos

María Perlada dijo...

Es cierto que los partidos tienen olvidadas a las Universidades, es una verdadera pena que así sea, espero que pronto las cosas cambien, Pedro, por los que sois Profesores y por los que son alumnos.

La vocación es cierto que ha de llevarse desde dentro, y tú, se ve eres un magnífico Profesor.

Feliz comienzo de curso escolar, Pedro.

Besos.

Abejita de la Vega dijo...

A disfrutar a tope.

Paco Cuesta dijo...

Cada curso, es uno nuevo, no "otro". Totalmente de acuerdo.
Un abrazo

SAU dijo...

hola pedro parece que mi comentario no se publico ayer ...

Andandos dijo...

Y nosotros pensamos disfrutarlo contigo, no lo dudes.

Un abrazo

Myriam dijo...

A pesar de todo y de todos, Muy buen inicio
y continuación de curso.

Besos, Pedro

Campurriana Campu dijo...

Sigue enseñando, Pedro. Tienen suerte de tenerte.