martes, 21 de noviembre de 2017

Dos uniones rotas


Dos uniones rotas. La primera, consistente como el hierro. La segunda, el cuidadoso atado que nace ya cuando se sabe que nada es para siempre pero se guarda la esperanza. Quizá por eso abandonaron la casa.

10 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Muy sugestivo y simbólico.
=)

María Perlada dijo...

Es verdad, nada es para siempre, como los hijos cuando se hacen mayores y se nos van de casa, así lo siento yo, así me llega este mensaje, ay y que duro es ver que ya vuelan solos, pero es ley de vida.

Me gusta la imagen.

Besos.

Myriam dijo...

Suscribo al comentario de Mónica.

Besos

Andandos dijo...

Uniones cada vez más débiles, una metáfora de tantas cosas.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

¿Qué aguanta más una unión de paja o una de hierro?

Doctor Krapp dijo...

Eso se llama sacarle punta a la realidad aunque a veces sea un simple problema de oxidación el que la justifique.

mojadopapel dijo...

Una unión verdadera.

Ele Bergón dijo...

Las uniones pueden ser de diferentes ataduras y la puerta de la casa siempre quedará, por si alguien quiere o puede abrirla.

Interesante foto
Besos

Fackel dijo...

Esto me hace pensar que a veces se confía más en el material débil para asegurar desuniones. Como si costara efectuar un encargo de un material más duradero.

Mavi dijo...

Espera-nza y no desistir en el intento.
besicos
Mavi