miércoles, 7 de enero de 2015

Educación, justicia social y progreso económico de las naciones

Imagen de la portada digital de Charlie Hebdo tras el atentado de hoy.

En las últimas horas se han producido varios atentados terroristas con víctimas: en Yemen, en Estambul y en París. Este último, por su repercusión al afectar a la libertad de expresión de un medio de comunicación francés, ha tapado a los dos anteriores. Hay que insistir incluso en medio del dolor: la única forma de terminar con el terrorismo es procurar la extensión de la educación, la justicia social (libertad, igualdad, fraternidad) y el progreso económico de las naciones dentro de una cohesión social. Más que nunca hay que perseverar en el camino iniciado en el siglo XVIII, cuando esos conceptos nacieron para extenderse por el mundo. Solo esos tres principios unidos nos salvan de los dictadores, los fanáticos, la sinrazón y los terroristas. Aunque no nos lo parezca en un día tan doloroso como hoy, la humanidad está ganando esta lucha.

14 comentarios:

poemas lichazul dijo...

el Fanatismo Religioso es el peor cáncer de la humanidad
sea la religión que sea

bss

ibso dijo...

Tienes mucha razón: la educación y la reeducación nos salvará, nos igualará sin miedos, nos liberará de la creenciás que descriminan, de las ideas que nos ciegan y nos devolverá la riqueza de sentirnos hermanos.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

También lo creo, pero, lo confieso, muchas veces siento que pierdo la fe.

B LA N Q U I T O dijo...

No olvidemos que los fanáticos también educan, en sus religiones, en sus convinciones morales. Y también progresan y avanzan en las instituciones democráticas. Y se arman no ya con pistolitas, sino con verdaderas bombas atómicas. Luego el discurso del multiculturalismo, la pruralidad y demás, necesita de un buen repaso.

Emilio Manuel dijo...

Cuando se olvidan esos conceptos básicos que has reflejado en tu título, surgen estos grupos terroristas, que no saldrían si el mundo estuviera mejor repartido.

Hemos olvidado las guerras de religión en Europa, o las Cruzadas, o la expulsión de los judíos y musulmanes españoles, son muchos siglos dándoles en el mismo lado.

Saludos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

BLANQUITO: esos valores que mencionas no son de los que yo hablo al remontarme al XVIII. De todas las formas, un retroceso en nuestras convicciones supone un triunfo de los fanáticos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Pocos se acordarán hoy, pero el 20 de septiembre de 1977, el grupo fascista Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista) atentó contra la revista satírica española El Papus. Falleció el conserje y hubo 16 heridos. El Papus era una revista en la línea de la francesa Charlie Hebdo que ha sufrido el atentado de ayer. A pesar del tiempo y de los matices que puedan hacer diferentes ambos atentados, coinciden en lo básico: la intolerancia, el fascismo, el fanatismo religioso (la Tripe A, además de fascista también era ultracatólico) siempre están contra la libertad de expresión.

http://www.rtve.es/television/documentales/el-papus-anatomia-de-un-atentado/

Amapola Azzul dijo...

Yo estoy poco optimista y me gustaría estarlo más. Un beso.

São dijo...

Concordo de todo contigo!

Os fanatismos sejam de que tipo forem e venham de onde vierem são sempre péssimos e devemos combatê-los - sendo a melhor arma a Educação !

Je suis française, poprque não foram só os jornalistas a serem as vítimas .

Besos, amigo mio

Silvia dijo...

amigo es muy cierto esos principios son fundamentales...
y educar para defenderlos..
gracias por tu aporte
besotes

Isabel Barceló Chico dijo...

Comparto tus opiniones, Pedro, pero no estoy tan segura de que la humanidad esté ganando esa lucha. Ojalá tengas razón tú. Un abrazo muy fuerte.

Ele Bergón dijo...

Creo que si queremos vencer a los fanatismos, debemos empezar por creer que así ha de ser. La no confianza en la victoria, nos puede llevar a la derrota. Creo que sí podemos ganar en la lucha.

Besos

LA ZARZAMORA dijo...

La recuerdo muy bien Pedro.

Y sí, no saben hasta qué punto, nos unen, y nos hacen más fuertes...

Besos, Pedro.

Paco Cuesta dijo...

No es lícito matar ni en nombre de dios.