lunes, 29 de diciembre de 2014

Imagina para que el futuro cambie el presente


El cristianismo se extendió por el Imperio Romano porque ofrecía un mundo mejor y con esa esperanza y ese sueño cambió el mundo y lo hizo un poco más justo. Cuando la Inquisición atenazaba la conciencia y sometía con el miedo y la intolerancia los países en los que se alió con el poder político, el librepensamiento ofreció un mundo mejor y con esa esperanza cambió el mundo y lo hizo un poco más justo. Cuando el despotismo y la esclavitud eran razón de estado en Occidente un puñado de ilustrados fabricaron la noción de ciudadanía y de igualdad ante la ley y con esa esperanza cambiaron el mundo y lo hicieron un poco más justo. Cuando la opresión era costumbre política y social, los pensadores románticos imaginaron la idea de libertad personal para vivir y amar y cambiaron el mundo y lo hicieron un poco más justo. Cuando los ideales totalitarios amenazaban con destruir el mundo hubo quienes imaginaron la esperanza de otros ideales fragmentarios y humanos que subvertían las razones establecidas y cambiaron el mundo y lo hicieron un poco más justo. Cuando se segregaba por el color de la piel o el sexo hubo quienes tuvieron un hermoso sueño sin alambradas ni asientos separados y con esa esperanza cambiaron el mundo. Ahora que las finanzas especuladoras dictaminan el precio de las cosas y quién pasa hambre o es expulsado de su casa y el precio de la próxima cosecha de cereales hay quienes imaginan un mundo a la medida del ser humano y lo cambiarán y lo harán un poco más justo.

Nada fue fácil pero cuando tienes un sueño ya has dado el primer paso para conseguirlo. La historia nos demuestra cuánto sufrimiento, cuánto dolor ha costado hacer realidad ideas de este tipo pero también que era mayor el dolor y el sufrimiento cuando ni se habían soñado. Y esto sirve también para cada uno de nosotros en nuestras vidas. Aunque te digan que sueñas tú sabrás mejor que nadie que es un proyecto de vida.

La historia nos demuestra que no hay que dejar de imaginar nunca el futuro porque de allí saldrán en el presente la pasión y la lucha necesarias para seguir adelante en tu vida y no quedarte en el rincón en el que te han dicho que debes quedarte. Pero hay que tener sueños que te hagan mejor y ponerse a la acción al despertar cada mañana para que pasen de sueños a proyectos. No te dejes vencer nunca por aquellos que te quieran extirpar el futuro para que te acomodes en tu presente. No te dejes vencer nunca por aquellos que veas ascender al usar lo peor del ser humano aprovechándose de las vilezas del sistema. No renuncies nunca a cambiar el mundo ni a imaginar que es posible hacerlo.

16 comentarios:

Edurne dijo...

Yo sueño mucho, dormida y despierta...
Seguiré soñando. Siempre.
Besos ;)

Pamisola dijo...

Muy buenos consejos, Pedro. Soñar con una vida justa, siempre.

Feliz Año 2015

Besos.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Poner una zancadilla a los opresores y especuladores sin corazón, ya tiene su mérito.
Sin sueños y sin esperanza de un mundo mejor para todos, quizás se treparía en lo egoísta particular, pero es segura la caída en la nada personal y colectiva.

Abrazos.

Campurriana Campu dijo...

Mientras sigan decidiendo el futuro de El Sistema los mismos que lo pudren, estamos apañados.

São dijo...

Se me permites, querido Pedro, acrescento ao teu belissimo texto um dos meu lemas de referência: o ditado chinês "A caminhada de mil quilómetros começa com o primeiro passo."

Amigo mio, bom final de 2014 e forte abraço!

Neogéminis Mónica Frau dijo...

... que así sea!
=)

Antonio Aguilera dijo...

Que la fuerza del optimismo nos acompañe en esa necesaria transformación social.
Chapeau Pedro.

Rita Turza dijo...

Seguire soñando siempre, Pedro.
Este año ha sido un año de sueños cumplidos y creo que si lo sueñas es posible.

Besos.

LA ZARZAMORA dijo...

Imagino, y lo veo, lo veo.
;)

Y manos a la obra!!
Besos, Pedro.

mojadopapel dijo...

Guardo todos tus ánimos!!!!!

pancho dijo...

Yo me considero un privilegiado del sistema porque he podido vivir de mi trabajo y más o menos bien o regular encauzar a la prole, también puedo afirmar que las condiciones ahora son peores que en los ochenta cuando empecé. Los que ahora comienzan lo llevan crudo, mucho peor que nosotros. Ese es el asunto peliagudo, la mayoría trabaja para malvivir. Y esa situación es una bomba de relojería que puede dejar tierra quemada. Eso sin contar con los desheredados del todo que ni tienen la posibilidad de trabajar.
Quién pudiera mirar por el ojo de esa cerradura azul celeste para husmear el futuro de nuestros descendientes. Algunos ya vamos de retirada y les toca a otros inventarse su futuro. Yo no soy nadie para ponerle paredes ni trincheras.

gonzalo franco dijo...

Contra el pesimismo de la razón, el optimismo de la voluntad, escribió Gramsci. Un saludo y buenos días futuros.

DORCA´S LIBRARY dijo...

La mayor prueba de que el soñar sí sirve para algo, es que tengan tanto empeño algunos en quitarte esos sueños.
Cuando se empeñen en que vea sólo alambradas y barrotes, yo seguiré viendo, en mi imaginación, tu puerta azul mediterráneo, que parece dar al ancho mar.
Me ha gustado mucho tu texto. Pone las pilas hasta al más gris de los humanos.
Te deseo un muy Feliz Año Nuevo, Pedro.

Cuspedepita dijo...

Soñemos, pues, para que el mundo encuentre ahora el camino más justo para todos.

Ele Bergón dijo...

Cuando a los ciudadanos nos tensan tanto la cuerda que sentimos que de seguir así, nos van a asfixiar, decidimos perder el miedo y luchar porque ya nada tenemos que perder. ¡Ojalá nos diésemos cuenta antes de que la cuerda empiece a rozar nuestro cuello.

Besos



Luz

dafd dijo...

Muy buena entrada.
Los sueños, un proyecto de vida. Es una idea interesante.