martes, 1 de febrero de 2011

Egipto y el miedo de los apocalípticos.


Los acontecimientos del Norte de África de las últimas semanas y, especialmente, la situación de Egipto, ha desatado el miedo de los apocalípticos: aquellos que prefieren el mantenimiento del statu quo como si este no se hubiera visto ya desbordado por la realidad.

Durante décadas, Occidente -y antes también el bloque comunista hasta la caída del Muro de Berlín- pensaba que los habitantes de la región eran menores de edad y no podían controlar sus propios destinos: es decir, no se les consideraba sujetos de la historia.

Desde Oriente Próximo hasta Marruecos se impusieron regímenes autoritarios o con una apariencia democrática, amparados por las grandes potencias y habitualmente regidos por una clase política cuya acción era esencialmente corrupta. O se permitía que amplias zonas vivieran en una Edad Media permanente. Estados Unidos y sus aliados y la Unión Soviética y los suyos jugaban partidas de geoestrategia con pequeñas guerras locales para fomentar y, a la vez, liberar la tensión mundial. La caída de la Unión Soviética abrió un nuevo horizonte pero dejó sin contrapeso la presencia norteamericana, que se rigió desde entonces con un afán neocolonial y exclusivamente económico, aunque se cubriera todo con una demagogia que quedó al descubierto plenamente en la última guerra del Golfo. El hueco lo ocupó el integrismo islámico violento, que declaró la Yihad, pronto seguida por organizaciones terroristas que internacionalizaron el conflicto. Se generó así un círculo vicioso por el cual lo que unos hacían justificaba a los otros y viceversa.

Curiosamente, el círculo lo han roto los habitantes a los que considerábamos menores de edad, que han decidido vivir su propia revolución, que tiene muchas semejanzas a algunas que se vivieron por toda Europa en el siglo XIX o, más recientemente, a las que provocaron la caída de los regímenes comunistas de Europa del Este.

En esta coyuntura, que parece no haber sido prevista por ningún analista político, los apocalípticos claman por las consecuencias y temen que estos países sean territorio de fácil conquista para el integrismo islámico de carácter violento. Por ahora, lo que se ve es una marea humana que pide democracia. Tienen derecho a no ser tutelados por Occidente, tienen derecho a su propia revolución, tienen derecho incluso a equivocarse. Si no respetamos ese derecho, jamás se solucionarán los focos de conflicto permanentes. Quizá sea lo que quieren los apocalípticos: vivir controlando las pequeñas guerras, con la condición de que estas se desarrollen lejos de su propia casa.

Nadie sabe cuál será el futuro de las zonas revolucionarias, ni si se extenderán -hay una pendiente, la revolución ciudadana en China, que no tardará en llegar-, pero lo que es cierto es que estos países buscan su propio lugar en la historia cuando parecía que nadie contaba con ellos más que como foco de terrorismo o como extensión del paraíso vacacional mediterráneo.

33 comentarios:

Martine dijo...

Para seguir con términos bíblicos donde algunos ven apocalipsi sólo veo genesi..
Han perdido el miedo al miedo, poco que perder y mucho por ganar..
Comparto en todo tu Entrada, excelente análisi de la situación.

Un beso, Pedro,para ti, para tod@s

pancho dijo...

La situación de explotación que viven las clases populares en los países árabes del Magreb no hay quien la aguante. Nunca he entendido cómo pueden vivir con sueldos de 200 Euros cuando hay muchas cosas que valen lo mismo que aquí. Lo de China es lo mismo. Todo tiene un límite. Hay mucho por hacer en muchos sentidos en todos esos países. Ojo, Egipto tiene ochenta millones de habitantes, que no es Túnez.
Acertado análisis.

elisa...lichazul dijo...

excelente analisis Profe!!

veamos como se da ahora que renunció Hosni Mubarak (es lo que se dice en las noticias)

besitos Pedro

Lola dijo...

Desgraciadamente no ha renunciado, se límita a decir que no se presentará de nuevo.. mal va a terminar todo como siga este derrotero. Buenas noches

Asun dijo...

Es algo que tarde o temprano tenía que llegar. Llevan demasiado tiempo bajo el yugo de la dictaduras, con la corrupción instalada en todos los estamentos, mientras el pueblo llano sufre penurias y vive en la miseria. Es perfectamente legítimo que sus voces sean escuchadas.

Turmoil in Egypt dijo...

A second chance for democracy in Egypt
Allying Ourselves With the Next Egypt
Will Egypt mobilize or radicalize Arab youth?

mojadopapel dijo...

Tristemente, lo único que envidio de esta situación ...es el movimiento juvenil en pos de una transformación necesaria.

MariluzGH dijo...

Secundo palabra a palabra tu análisis.

Creo que estamos ante una nueva partida de "Risk" pero con los roles invertidos...

abrazo, Maese Pedro :)

São dijo...

Assino por baixo a análise lúcida, correcta e clarissima que aqui nos ofereces.

Neste momento, tenho muito receio de que se repita o equívoco grosseiro que, na Argélia, descambou numa terrivel tragédia.

Porque aos EUA e à Europa, a Democracia só convém quando ganham as eleições quem lhes agrada.

Besos, amigo meu.

SAUVIGNONA dijo...

tanta violecia ....y si...siempre los cambios estan apadrinados por sucesos violentos...creo o lo veo asi..
:)sau

Merche Pallarés dijo...

A ver qué pasa ahora que Mubarak ha dicho que se queda hasta las próximas elecciones, a las cuales, eso sí, no se va a presentar... Veremos. Creo que es una estrategia para ganar tiempo y tranquilizar a Israel que en la zona es su más fiel aliado. ¿Cual será la reacción ciudadana? Veremos. Besotes pro egipcios, M.

Txema dijo...

Pedro, no estoy entre los apocalípticos, pero sigo con atención los hechos y no me agradaría que los islamicos teocráticos tuvieran el poder. No sería nada bueno para nadie.

saludos

virgi dijo...

Me impresiona y emociona este movimiento, espero consigan lo que quieren, con equivocaciones incluídas.
Como siempre, un placer aprender contigo.
Besos

Francisco O. Campillo dijo...

Por muchísimas razones debemos apoyar los movimientos democráticos en el Magreb. La alternativa es el fundamentalismo, no lo olvidemos. Porque las dictaduras que sirven los intereses de Occidente han agotado su escasa credibilidad y se les ha visto el plumero por su propio pueblo que ya no aguanta más.

Myriam dijo...

TOtalmente de acuerdo contigo. El pueblo Egipcio merece vivir bien, por lo tanto merece hacer su revolución ciudana, tanto como el pueblo chino. Hasta ahora sólo unos pocos viven muy bien.

MI padre visió Egipto en la década de los ochenta, lo que me contó del Cairo y que hasta las pirámides estaban deterioradas y olían a orín, me dejó sin ganas de visitarla. ¡COn la belleza arqueológica que tiene de su antigua gran Civilización!.

Se calcula que hoy un 70 % aprox. de mujeres están mutiladas genitalmente. Hasta hace muy poco, estaba permitido que hombres maduros se casaran niñas de 13 años,ni hablar del índice de analfabetismo, en fin, asì todo.

También es cierto que existe todo un movimiento intelectual de hombres y mujeres - no sólo de jóvenes - que ha estado luchando en las sombras y en silencio - hasta ahora - por cambiar las cosas.

Por eso, espero y deseo que Egipto encuentre su propio camino de superación social, manteniendo la paz con sus vecinos. Im sallah.

Hernando dijo...

Si con estas revoluciones jazmineras, con pocas muertes y mucho diálogo, permiten que el pueblo sea el soberano y caminen juntos a una sociedad igualitaria, bienvenidas todas las posibles revoluciones de la zona, pero mucho me temo que sirvan, para un aumento del integrismo islámico con pseudodemocracias. Entre occidente y la religión, hacen que éstos pueblos no decidan por sí mismos. Soy bastante pesimista hay mucho malvado vestido de corderito.
Un ejemplo, el asalto al Museo Nacional de Egipto. Quienes han sido?

ebge dijo...

También, estas revueltas en las calles, son un capón a los políticos ansiosos que confunden el poder con su bolsillo. Y en eso son modelo que seguir por nosotros también. Pues aquí igualmente tenemos esa casta de políticos corrompidos y caducos.

Juan Navarro dijo...

El problema de cualquier análisis que hagamos, sobre los acontecimientos de estos días o sobre la situación de la zona, es las palabras. Que no significan lo mismo. Tenemos una concepción de la democracia y pretendemos trasladarla a esos pueblos cuya raíz cultural es bien distinta. ¿Acaso no intervenía la voluntad colectiva en una tribu arapahoe y no había democracia representativa? Yo creo que la situación actual tiene mucho que ver con los residuos de la guerra fría (Al Qaeda es un invento americano financiado en su momento por la CIA) y con el papel que a estos pueblos se les otorga como gendarmes de los intereses occidentales y frontera de las migraciones. Hemos aprendido poco del 11S y, desde luego, no estamos aprendiendo nada de la crisis económica actual. La caída del muro de Berlín, como la guerra de Yugoslavia, tiene mucho que ver con le interés occidental de derribar un sistema que podría resultar alternativo: hace todo lo posible por desmembrarlo y derribarlo. En este sentido, sería de interés analizar cómo se produce le desmembramiento y acabamiento de la URSS, desestabilizando y arrumbando el experimento Gorbachov, precisamente por su proceso democratizador. A Occidente siempre le ha producido repelús el binomio socialismo y democracia y por eso siempre se ha preocupado de contribuir a su fracaso: aparte de la URSS de Gorbachov, recordemos Cuba y Chile. Y a Occidente le aterra perder el control de las materias primas y la energía, porque significa poner en cuestión el sistema. Prefiere mantener en estos países personajes títere y dictadores, para no poner en cuestión su hegemonía, con el riesgo de soluciones como la que un día se dió en Irán o Afganistán. Y esto es lo que teme en la revuelta actual en el norte de África (no solo el norte, Yemen también). Nuestra concepción del mundo, nuestra concepción del dominio, de la cultura, de la democracia, de la riqueza,... es lo que está en cuestión. Desde diferentes aspectos: desde estas revueltas y desde nuestra crisis.
Lo siento, me he enrollado, aunque he pretendido ser sintético.

Natàlia Tàrraco dijo...

Pedro te secundo y te invito a leer el artículo de Ramoneda sobre el tema que he colgado en mi blog, abunda en lo que dices tan bien expresado e incluso añade matices muy interesantes.
Gracias por el comentario a mi entrada, también sobre el tema.
Un abrazo.

jg riobò dijo...

El espejo donde miran esta roto.
El mundo esta roto.

José Núñez de Cela dijo...

Apocalípticos! te has fijado que están todos a este lado del mediterráneo? No se oyen voces críticas sobre lo que está sucediendo en los países árabes desde dentro. Ya son "mayores de edad" y parecen saber lo que quieren, por lo tanto, dejémosles que traten de reconducir sus destinos comunes y, en todo caso, apoyémosles en la medida de nuestras posibilidades. Como siempre la diplomacia española es la más tibia de todas, el gobierno no se moja de forma clara.
Desde luego que el problema del islamismo y la usurpación del poder por parte de los "talibanes" es un riesgo que no gusta a nadie, pero, en definitiva, son ellos los que tienen que vivirlo y procurar sus propias soluciones. Ojalá la transición española hubiera sido posible gracias al empuje de todos, de forma espontánea. Seguro que estaríamos mucho más orgullosos.

En fin, que hay mucha tela que cortar!

Saludos

Pocomancha dijo...

Yo me alegro que el pueblo egipcio haya despertado. Saludos.

Ele Bergón dijo...

Cuando los ciudadanos de a pie, a esos a quien,como bien dices, los poderosos y apocalipticos menosprecian, deciden levantarse, unirse y ya sin miedo, salir a la calle, todo puede pasar y demostrarnos que existen y tienen una potente voz, haciendonos ver lo que de verdad siente y destapando muchas mentiras con las que nos tienen engañados al resto del mundo.

Extraordinario analisis

Un abrazo

LUz

Paco Cuesta dijo...

Solamente el pueblo tiene derecho a elegir su destino y quien debe gobernarle.

Señor De la Vega dijo...

Mi querido Señor Ojeda,

El miedo de los apocalípticos, es interesado, miedo a perder el control y perder prebendas en la zona, las que garantizan el nivel de vida en el Mundo de los Privilegiados que se llenan la boca con los Derechos Humanos, pero miran hacia otro lado cuando cuando no son los suyos.

Los mayoría de los ciudadanos del mundo occidental, se sienten en una contradicción todavía no aclarada por sus gobiernos e instigadores mediáticos de la islamofobia ¿cómo es posible que estos países dominados por musulmanes y criadero de islamistas asesinos, clamen por derechos y libertad a sus gobiernos? [¿cómo es posible que sepan siquiera usar Internet y las redes sociales, si viven en la edad media, de principios y costumbres, bajo velos cegadores?] ¿no eramos nosotros los únicos internautas libres? ¿los únicos ciudadanos con valores democráticos? ¿los verdaderos defensores del Otro Mundo es Posible y la justicia? ¿Quiénes son esos, que se manifiestan por millones, dándonos una lección de valor, civismo, solidaridad, dignidad y ética?

Y es que resulta que cada día de levantamiento ciudadano en cualquier país del Magreb, y Países árabes pidiendo CAMBIO, JUSTICIA Y LIBERTAD, es un jarro de agua fría, que deja sin sentido las guerras preventivas, el discurso del eje del mal, el temor a la ocupación de ordas musulmanas en Europa, y un largo etcétera que se fue fraguando desde el 11 de Septiembre del 2001 en un discurso mayoritario maniqueo y racista, que asumía y por ahora sigue asumiendo una visión colonialista de control en países donde sus ciudadanos son tratados como enemigos o sumisos barbaros [con mujeres sin voz ni cara, poco menos que idiotizadas o ultrajadas].

Existe además, otra posición tan dañina como la del miedo al apocalipsis, la de creer que estamos ante una transmisión deportiva, donde se le exige a un gobierno dictatorial y manifestantes, juego limpio en la contienda y no dar golpes bajos.

Esa es la posición [que parece transmitir la ONU, sus representantes y altísimos comisionados], y si la ONU causa insípida tibieza en sus comunicados, acciones y declaraciones, el resto de países con intereses en la zona ¡no digamos!, pero se comprende, no quieren enfadar con inestabilidad ni peticiones de cambio de gobierno, a los todopoderosos Mercados, (qué mientras tanto, ganan, como siempre, especulando con la situación y nuestro permiso). ¡Qué tomadura de pelo!

¡Revolución, derechos y libertad!
La suya será quizás, el principio de la nuestra.
Suyo, Z+-----

Aldabra dijo...

al final en Egipto se va a "liar parda", no pintan bien las cosas por las últimas imágenes que he visto.

biquiños.,

Cornelivs dijo...

Algo muy normal que cada pueblo quiera ser dueño de su destino.

Volví, querido Pedro.

Abrazos.

Gara dijo...

Un pueblo no puede estar sometido eternamente, ya era hora de que despertara.

Un saludo

MIMOSA dijo...

Les llegó el momento, después de tanto tiempo, por fin les llegó el momento. Se prendió la mecha que permanecía perdida. Una entrada magnífica, un análisis certero, el cual comparto.
Un abrazo

J. G. dijo...

el caso es que con el fanatismo venga quien venga será todo igual

Gabiprog dijo...

Delante de la máquina de café, un operario de mi empresa me dijo:
—Vienen bien estos follones en África, así las multinacionales y el turismo no invertirán allí...

Los grandes sucesos, la microhistoria de cada cual y la supervivencia se han mezclado... No hay duda que hasta el aleteo de una mariposa en Nueva Zelanda nos afecta...

La Zarzamora dijo...

No sé muy bien qué pensar yo aún de todo esto, no lo tengo nada claro. Me parece aún muy pronto para analizar la situación y sacar conclusiones.
En todo caso tu análisis es alentador.
Besos, Pedro.

Cecilia Alameda Sol dijo...

El hambre, la miseria, el abandono... estaban por todas partes. Y un día los egipcios decidieron que ya no iban a aguantar más... como otros muchos pueblos del mundo.