miércoles, 5 de enero de 2011

Proyecto agua: El agua libre

video


Es difícil poner diques al agua: hasta el mayor de ellos necesita constante reparación y vigilancia. En los cauces secos de los ríos desviados, hay pequeñas fuentes y riachuelos subterráneos que minan con paciencia de siglos los cimientos de los edificios construidos encima hasta encharcar el hormigón como si fuera limo fértil.  La primera crecida da en el suelo con las piedras soberbias que lo apartaron de su natural tendencia. Es difícil poner diques permanentes: al menor descuido, te rompen por dentro y aquello que escondes termina desmoronando, como frágil barro, las paredes en donde lo olvidaste.
Entrada del Proyecto agua
(videoinvestigación sobre la relación del agua
con los espacios autobiográficos)
y presentación del Canal de YouTube de La Acequia

25 comentarios:

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Me río yo del que intenta poner cerco al agua... por ello es uno de los elementos controladores de la vida.... Saludos

javiersanz dijo...

Imparable, ya sea porque se puede colar por cualquier rincón o bien porque cuando no puede derriba lo que se encuentra a su paso, o lo supera, o lo rodea. Pero nunca se detiene.

Myriam dijo...

Por eso mi rio, el río que tengo frente a casa, fluye libremente hacia el mar, sin diques ni escondidas.

Spaghetti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Spaghetti dijo...

Si "Nuestras vidas son los rios que van a dar a la mar, que es el morir" Los diques serían una contención supérflua, pero si consiguen aplazar esa muerte inexorable, habrán cumplido con su efímera misión.

Nieves LM dijo...

Nada podemos hacer contra la fuerza del agua, también de la nuestra interior, es como intentar poner rejas al campo. Besos y feliz Día de Reyes.

Lola dijo...

Se puede desviar pero tarde o temprano vuelve a su cauce. Es bueno saber navegar en ella y lo que más me gusta es dejarme llevar, ya tendré tiempo de volver a la orilla. Besitos

MIMOSA dijo...

Es como cortar las alas a la libertad, le volverán a crecer tarden los años que tarden, y volverá a volar.
Besos y abrazos

María dijo...

Impedir que el río siga su cauce, es como intentar detener el tiempo, algo realmente imposible, dejemos que la corriente siga su cauce, que el tiempo siga su ritmo, y no pongamos barrotes ni siquiera a nuestro interior.

Que los Reyes Magos te dejen magia en tu vida.

Un beso.

Marina dijo...

Yo lo intento, pero te aseguro que mis ojos son el punto débil de mis diques... y muchas veces pienso que será para bien.

Besos mágicos en una hermosa noche, la más hermosa del año.

P.D. Estoy echando un pulso a los reyes, pero al igual que cuando era pequeña, lo ganarán ellos, tendré que irme a la cama.

Gabiprog dijo...

El desborde es un estado muy común...

Merche Pallarés dijo...

La codicia y avaricia de constructores desalmados que han edificado tanto adosado en los cauces fluviales, han conseguido que tengamos tantas inundaciones últimamente. Ni a los ríos ni al mar ni a nosotros se nos puede poner diques. Hay que poder fluir. Besotes sin diques, M.

La Zarzamora dijo...

Nada puede detener al agua en su transcurso pues algún día, enrabietada, volverá a su cauce natural como la vida que donde nace viene a morir.
Besos, Pedro.

Asun dijo...

El agua tiene entidad propia y por eso no se le puede poner límites. Si lo hacemos tarde o temprano volverá a buscar su cauce natural haciendo uso de toda su fuerza.

Besos

gaia56 dijo...

La naturaleza es libre por más que intentemos dominarla, siempre vuelve a reconquistar su espacio.
Un beso y buen 2011.

Antonio Aguilera dijo...

Al río lo que es del río, y al César lo que es del César.
Nosotros casi siempre tenemos dueño, pero no lo sabremos hasta el día de la insurgencia, tal vez final.

pancho dijo...

Por eso siempre es mejor construir consensos que imposiciones por decreto. Mejor dejar fluir las ideas que cercenarlas. tender puentes , que provocar enfrentamientos. Si los encargados de hacerlo no sirven, cambiarlos es la mejorsolución, que hay miles que lo conseguirán.

SAUVIGNONA dijo...

MMM ME GUSTA LA DELICADA FORMA DE ESCRIBIR SOBRE EL AGUA...NO SE PORQUE ME SUENA DELICADO Y POETICO...

ME GUSTA...PORQUE AL TEXTO SE LO PUEDE LEER DESPACIO Y CASI TIENE DOBLE SENTIDO...

BESINES PEDRO!
:) SAUVIGNONA

Melodi Inetiketable dijo...

Saludos.

Como veo que esto también es un blog de literatura, me permito la idea de dar a conocer mi blog por aquí, donde subo mis escritos (relatos, poemas, reflexiones) y debates, además de informar sobre salud, belleza, videojegos, otros blogs de interés y trucos para bloggers.

http://insolitadimension.blogspot.com/

Únete si lo deseas. Gracias.

Abejita de la Vega dijo...

Agua, somos agua, por eso nos gusta. Como también nos gusta el fuego.
El agua de mi río también estará ahí...

Felices Reyes

Cornelivs dijo...

La naturaleza, casi siempre, recupera lo que es suyo.

Personalmente, me encanta el agua.

Un abrazo.

Aldabra dijo...

La fuerza del agua (no distinguiría río y mar) es increíble, no hay muro ni hormigón que pueda con ella. Por eso, robarle su espacio para la construcción es un error enorme que ya lo estamos pagando.

biquiños,

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

¡Las aguas turbulentas, qué fuerza imparable, recuperando siempre su cauce!.

Y los puentes serán bien recibidos por las gentes de las dos orillas, que recuerdan hasta las viejas pasarelas de madera, deterioradas o ya inexistentes por el paso del tiempo o del progreso.

Saludos.

Paco Cuesta dijo...

No deseo desgracias, pero admiro cuando el agua, obstinada, busca -y encuentra- su salida natural. Somos nosotros, engreídos, los que pretendemos dominarla.

jg riobò dijo...

Desbocado.
Se preve una instalación estupenda.