lunes, 17 de enero de 2011

20 de 400 páginas impresas de prensa dominical.


Ayer domingo compré cuatro periódicos en el quiosco habitual. Dejé los suplementos (en los que cada vez pesa más la publicidad) para leerlos a lo largo de la semana. Hice una primera lectura de las casi 400 páginas que me llevé a mi casa y deshojé las noticias de las que ya me había enterado el día antes por la televisión, la radio e internet, la publicidad (incluidas las noticias corporativas disfrazadas de noticias), los anuncios por palabras, los artículos de opinión y los editoriales que no pasaban de media idea en los dos primeros párrafos (Umbral siempre dijo que en un artículo de opinión no cabía más que una idea, pero últimamente parece que no cabe en ellos media o un cuarto) o que se limitaban a consignas de grupos de comunicación al margen de que se aproximaran o no  a lo que yo pienso y que incidían en lo mismo dicho hasta al aburrimiento por las tertulias de los canales de televisión o las emisoras de radio en las horas previas por personajes que son capaces de decir lo contrario de lo que expresaron tan solo una semana antes si cambian los vientos de quien les paga, las crónicas y entrevistas que no iban a ningún sitio y carecían de argumento o incluso de sintaxis. También deseché algunos artículos bien escritos pero con evidentes errores que sólo justifica la penosa situación  en la que trabajan los miembros de las redacciones de los medios de comunicación actuales que no son capaces de detectarlos, además de la soberbia con la que escriben algunos pensando que lo saben todo o que sus lectores no saben nada.

Tras el penoso trabajo, aparté del montón 20 páginas, que son las que leí con calma. Curiosamente, algunas de las más atractivas, hacían referencia a la importancia de las redes sociales y otras herramientas de internet en la apasionante revolución de Túnez, que parece haber sorprendido a todos los sesudos analistas políticos, como casi siempre les ocurre, y al crecimiento, gracias a las mismas herramientas electrónicas de internet, de una contestación  anónima (¡como si esto fuera verdaderamente posible!) a los grandes intereses económicos o de política internacional. A los sectarios he de aclararles que en las 20 páginas seleccionadas hay un porcentaje muy alto que procede de gente que no piensa como yo sobre muchas cuestiones, pero sabe argumentar más allá de las notas de prensa de los partidos políticos y la voz de los amos del negocio.

También puede ser que me esté volviendo un cascarrabias.

43 comentarios:

Myriam dijo...

Nada de cascarrabias, solo realista.

Realmente el hecho de encontrar 20 páginas leibles de 400 deja que mucho que pensar sobre la calidad de la prensa actual.

Por otro lado, como bien dices, el poder alternativo que está significando el uso de las nuevas tecnologìas por parte de la población no puede desestimarse. EL ejemplo de Tunes es extaroprdinario. Vi unas entrevistas en el canal Francés y es fascinante como la juventud derrocó al poder corrupto y no está dispuesta a comer más vidrios.
Ya era hora.

Un abrazo querido amigo.

Cornelivs dijo...

Pues ya somos dos.

Un abrazo de un cascarrabias malhumorado.

Lola dijo...

Pedro para nada eres cascarrabias, es la realidad, para poder llegar a sacar alguna información en condiciones has tenido que cribar como el obrero hace con la arena apartando las piedras jejejejje. Buenas noches

Fernando López Fernández dijo...

Que buen ejercicio pedro. lo que no sé es por qué sigues comprando el periódico. Te deberían hacer un descuento.

Mucha razón en lo que dices

Asun dijo...

Lo que si queda claro es que tienes una grandísima paciencia para hacer esa selección mínima si la comparamos con la cantidad de hojas iniciales. Yo, probablemente habría mandado los cuatro periódicos a freír espárragos bastante antes.

Besos

J. G. dijo...

a mí con dos me sobra, un nacional y un local

MariluzGH dijo...

No es de extrañar, amigo, entre el poco rigor informativo y la competitividad; la crisis y las redes sociales, muy pocas noticias son salvables y si queremos saber "la verdad" de una misma noticia es necesario 'tragarse' todos los diarios de todas los colores y hacer un resumen... triste ¿no? ¿o tal vez vergonzoso?

abrazos

m.v. dijo...

Pues de aquel Diario16 me quedé con este recorte.

Silvi (reikijai) dijo...

Jajajaja.Somos varios.Besos.

Marina dijo...

Si de cascarrabias se trata, me apunto, porque lo cierto es que me estoy quitando de lo demás.
Besos

Merche Pallarés dijo...

¡Me ha encantado el link de MIGUEL V.! Ay, Pedrito, cascarrabias, cabreados, indignados y hastiados creo que estamos una gran mayoría... Besotes sin sensacionalismos, M.

Adu dijo...

Hola Pedro.
Tienes, desde luego, mucha paciencia. Yo hace tiempo que me hice "objetora de prensa escrita" y soy mucho más feliz.
Respecto a "cascarrabias", más vale serlo que creerse la cantidad de chorradas que nos lanzan a diario.
Besos desde la k-pital.

Adu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan Navarro dijo...

¿Cascarrabias? De mí pienso, a veces, si no me estará venciendo la soberbia. Porque, hecho el expurgo, las 20 páginas me siguen sonando a lo consabido. La información se ha convertido en propaganda y la opinión en diatriba. Incluso, cuando hay información, ha sido cuidadosamente seleccionada. Se ha instalado entre nosotros la mentira y el silencio, en el sentido de que ya no hablan las ideas, porque ya no existen.

Hernando dijo...

Mucha paja y poco grano.
Dónde están esos periódicos con artículos de opinión, que hacían temblar las estructuras sociales?
Donde están esos periódicos agitadores de conciencias?
Donde está la verdad verdadera hoy en día? Yo cuando leo un periódico me creo poco o nada de lo que dicen.

La Zarzamora dijo...

Hoy la mayoría son tebeos, ese es el problema. Yo también me apunto al club de los cascarrabias.

Juan Luis G. dijo...

Qué gran trabajo y qué gran entrada, Pedro. No todo el mundo tiene tu sentido crítico, porque es eso, sentido crítico; nada que ver con ser un cascarrabias.

Un afectuoso saludo.

Manolo dijo...

Como suele decir mi amigo Antonio: lo que no son cuentas, son cuentos. Lo medios no están pendientes nada más que de la cuenta de resultados, todo lo demás, para ellos, son cuentos. Y no hago exclusiones con ninguno.
Un abrazo

Cecilia dijo...

Esto es una radiografía muy veraz de la prensa actual. Lo que realmente te interesa ocupa el cinco por ciento del papel comprado. Así que te planteas si seguir yendo al quiosco o informarte por internet, que es más rápido y ya lo tienes pagado.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda,
Pasaba los veranos de mi infancia con mi familia en la casa de la hermana de mi madre, en el pueblo, era esa casa de pueblo una casa grande, con habitaciones para todos si se compartían, tenía dos patios, el primero lleno de flores y plantas, sillas, azulejos, donde estaba la puerta de cocina y baño, el segundo patio era antesala al corral de los animales y gallinas, y allí se encontraba el retrete, y era un único y pequeño retrete quizás el doble de ancho que la puerta y ésta tenía un cierre pero no pestillo, y estaba el retrete enlucido por dentro con cemento gris como el gris del cemento, una bombilla en el techo y un cubo de agua siempre lleno, que vaciabas y tenías la obligación de volver a llenarlo (¡y vaya si no lo hacías!) y ponerlo dentro para el siguiente que entraba, también una espuerta en la esquina donde tirar los papeles que habían servido de higiénicos, pero ya sin serlo.

De un gancho (como los usados para colgar conejos) se sumaban trozos de papel marrón (para mí como lija, comparado con el blanco papel higiénico de Madrid), pero incluso aquel duro papel, en el largo, caluroso, suelto verano y con tanta familia se agotaba, y había que recortar los pliegos de periódicos, así que para no quedarnos sin reservas en el gancho, en caso de necesidades imperiosas, durante el verano en la casa del pueblo se leía, pero más que leer se seleccionaban noticias, para después analizarlas con más detenimiento debajo de la bombilla, con reflejos grises a la altura de los ojos.
Suyo, Z+------

Paco Cuesta dijo...

Con el tiempo nos hacemos selectivos. Afortunadamente

Natàlia Tàrraco dijo...

Tranqui Pedro, que espigando espigando en los Dominicales o Suplementos o como se digan, algo se va encontrando. Y así, amigo se pasan los domingos siesteros, algunos, y siendo duchos y duchas en pasar páginas a toda pastilla (anúncios, decoraciones, cocinitas, modas, reportajes y entrevistas, opiniones), al final !oh! milagro, encontramos alguna o alguno que nos dice algo, aunque no lo bendigamos. Dura la vida del lector dominguero, pero no seas cascarrabias, en este mundo acabamos por espigar a golpe de vista muchas cosillas. Besitooos acordándome de un artículo bueno, rara avis.

elisa...lichazul dijo...

admiro tu valor para comprar cuatro periódicos y más encima darse el trabajo de seleccionar lo bueno de entre tanto papel desechado

y no será mejor leer el periódico virtual?
digo
pobres árboles jajajaja

besitos Pedro

elisa...lichazul dijo...

y lo de cascarrabias...me suena como cascanueces jajaja auqnue no sean lo mismo , pero todos con el tiempo nos ponemos menos aguantadores con las necedades que se pintan en este mundo

más besitos Profe

Alejandro Kreiner dijo...

Con tanta información es difícil separar el polvo de la paja.

Saludos.

Euphorbia dijo...

Esto me ha recordado cuando de niña salía los domingos a pasear con mi padre, que sí que era un tanto cascarrabias, y compraba La Vanguardia en algún quiosco de las Ramblas. Empezaba a tirar papeles, anuncios clasificados, suplemento del motor, deportes, etc y se quedaba con la mitad de las páginas, eso, mientras iba despotricando a sus anchas. Ahora seguro que aún se quedaría con menos.
Un abrazo, Pedro

Luis Antonio dijo...

Sectario puede ser el que no lee más que un diario o escucha siempre al mismo medio. Ignorar lo que piensan y argumentan los demás es tener una mentalidad muy cerrada. Las cosas no son blancas ni negras.

También me gusta ojear distintos medios aunque sea por Internet. A un personaje que me producía malestar generalizado - Federico Jiménez Losantos - lo escuchaba alguna que otra vez sólo para reafirmarme en la fobia que le profesaba. Ahora, casi enmudecido, no lo echo a faltar...afortunadamente.

Saludos

José María Souza Costa dijo...

Con tanta informatión.
Estoy seguindo su blogue
Abrazos

Martine dijo...

Completamente de acuerdo con Myr, de cacarrabias, nada de nada, realista, eso sí..
Por otra parte: ¿es papel reciclado el utilizado en los periódicos y suplementos? Pobres árboles...

Un beso para tí,Pedro,y para tod@s

Nacho Carreras dijo...

Hace tiempo que deje de comprar periódicos.

Salud.

Aldabra dijo...

No suelo leer la prensa salvo cuando me coincide que salgo a tomar un café y aprovecho pero si veo las noticias por la tele, al mediodía y por la noche y la verdad, a veces, es para echarse a llorar porque digo yo: que fulanito o citranito saquen disco al mercado es noticia para un telediario; o que zutanito se va a operar de juanetes...

así que te creo a piés juntillas.

biquiños,

José Núñez de Cela dijo...

Personalmente, sigo con mi "manía" de comprar dos periodicos (local + País) sólo sábados y Domingos y hay fines de semana que es un verdadero suplicio acabar con ellos... por cierto aún tengo por ahí, sin abrir el dominical del País. Lástima de Tom y Jerry!

pancho dijo...

Irás con un carretillo a por la prensa, porque tienes que cargar además con películas y coleccionables varios.

Lo único que suelo leer son las columnas de los que me gustan como escriben, no me importa la ideología.

Con sueldos de 900 Euros y siempre corriendo, no es lícito exigirles también calidad.

Antonio Aguilera dijo...

La verdad se esconde en lugares recónditos, se resiste a ver la luz nítida. Demasiados intereses ocultos hay detrás.,

Antonio Aguilera dijo...

Permíteme, Pedro, enlazar otro buen artículo-reflexión sobre los medios de comunicación (éste va incluido en el Espolón Nº7, que ya viaja)

http://quebrantandoelsilencio.blogspot.com/2010/11/el-derecho-la-informacion.html

Nieves LM dijo...

lástima de papel

virgi dijo...

Y bastante encontraste. Si yo comprara absolutamente toda la prensa de por aquí, no sé si encontraría media paginita.
Besos

Pamela dijo...

Mi querido Pedro,

Yo ya ni me doy ese trabajo que tu has hecho, es verdad que la letra impresa me tienta, pero en el caso de los periódicos dominicales ya no les tengo fe ninguna!

Besos

Jan Puerta dijo...

Algunos calificativos me parecen soberbios. Ser un cascarrabias me parece algo sublime y mas en referencia a la prensa de la cual cada vez me encuentro menos identificado, mas critico y por consiguiente, mas repudiado.
Un abrazo

Sociedad de Diletantes, S.L. y Casilda García Archilla dijo...

"Comer vidrios", qué certero.
"Cascarrabias": leer la prensa pone de mal humor a cualquiera con un mínimo de humanidad.
(Pena penita de papel tirado: antes servía para envolver bocadillos)

Comparto y tomo nota de la desconfianza que tenemos hacia los medios de comunicació "oficiales", su cháchara y su afán manipulador.

Gabiprog dijo...

Voy a enviar tu texto a una amiga que estudió periodismo y ahora es una eficiente Comercial...


Sí, a veces soy puñetero...


;-)

Gelu dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:
¡Cómo me gustan algunos cascarrabias!.
¡Qué lastimita de papel, en muchos casos, tan desperdiciado!.
Acostumbraba a leer periódicos y a recortar y guardar lo que me interesaba.
Esto lo enseñaré a Tal, ésto a Cual, esto le gustaría a Fulanito, ésto a Menganito.(*).
Recuerdo el recorte de Diario 16, que aporta Miguel Vivanco. Un abrazo para Fernando Portillo, que sí que sus manuscritos debieran pasar a papel impreso, leído y disfrutado.
El escrito del Señor De la Vega es para imprimir y juntar, formando un libro con otros suyos.
Interesantes todos los comentarios a la entrada, que ahora tienen otro nombre, pero no me viene a la cabeza con exactitud.

Saludos.

P.D.: (*)Aunque utilizo siempre el másculino, se puede aplicar a ambos géneros.

Mimí- Ana Rico dijo...

¡Cuanta energía tirada a la basura, contaminación producida y en suma ineficicacia! Claro que depende del fin de las publicaciones ... ¿Periodismo para informar? o ¿Pretextos para proveerse de publicidad?

Proclamas con palabras lo mismo que yo pienso los fines de semana frente al quiosko.

Un saludo