martes, 4 de mayo de 2010

De nuevo, Lorca


Poeta en Nueva York es un libro que sorprende a todos los que se acercan a Federico García Lorca con la lectura convencional que se forzó durante años sobre este autor para aceptar su imprescindible presencia en los libros de texto pero limpiarlo de todo lo que no pudiera domesticarse: no dejaba de enseñarse en clave andalucista como un joven artista asombrado ante lo popular. Todavía hay quien explica a Lorca como si se hubiera muerto una década antes y no hubiera salido de la Residencia de Estudiantes. Cuando leí el poemario por primera vez no me sonaba a Lorca, como les ocurre a muchos: el peso de lo aprendido me impedía comprender que en sus poemas está Lorca del todo.

De hecho, aun no se ha llegado a leer Poeta en Nueva York de tal manera que reconozcamos el lugar que merece en la evolución de la poesía española del siglo XX. A ello ha contribuido la azarosa historia editorial del libro y que el asesinato del poeta nos impidiera comprenderlo en su posterior evolución poética -de hecho, Lorca no dio por cerrado su manuscrito (quizá sólo primer borrador) hasta poco antes de morir, aunque las primeras versiones de los poemas daten de 1929 y 1930, por lo que podemos asegurar que en las páginas de Poeta en Nueva York está el Lorca que iba a ser-, además de privarnos de algunas claves de comprensión de muchas de las imágenes que sólo poseía Lorca.

En Poeta en Nueva York está el anticipo de muchos de los hallazgos que la poesía del siglo XX nos ha vendido posteriormente: demasiados poetas se nos han presentado como inventores de posiciones estéticas e imágenes que ya estaban este poemario. Quizá sea ignorancia, quizá sólo se aprovechen de la ignorancia de los lectores. Ocurrió, con la Guerra Civil, el exilio y la dictadura franquista, que se expulsó de su normal incidencia en la evolución cultural española obras que, en otras circunstancias, hubieran llevado a la continuidad de sus logros y que nos hubiera ahorrado el sonrojo de tomar de la cultura anglosajona, en los años sesenta, cosas que ya se hacían en España treinta años antes. Por desgracia la historia contiene estos paréntesis y cuando se cierran ya nada puede ser lo mismo. Así hay que aceptarlo. Y resulta entonces que Poeta en Nueva York es un libro del pasado que pocos leen, aunque contenga cosas que nos son contemporáneas: tan contemporáneas que muchos artistas repiten a Lorca sin saberlo pero con mucha menor calidad. Cuando se fabrica y consolida una imagen tópica de Federico García Lorca es difícil de explicar que este autor, en los últimos años de su vida, se encontraba escribiendo obras teatrales y poéticas de tan aguda modernidad que asombra el salto cualitativo con lo que hacía antes de 1929. Y que, en gran medida, el mejor Lorca está en lo que dejó sin publicar a la fecha de su muerte, como este poemario: el Lorca más actual, el que peor responde al tópico que nos han fabricado los unos y los otros.

Y llegaban largos alaridos por el sur de la noche seca.
Era que la luna quemaba con sus bujías el falo de los caballos.
Un sastre especialista en púrpura
había encerrado a las tres santas mujeres
y les enseñaba una calavera por los vidrios de la ventana.
Los niños en el arrabal rodeaban a un camello blanco,
que lloraba porque al alba
tenía que pasar sin remedio por el ojo de una aguja.
¡Oh cruz! ¡Oh clavos! ¡Oh espina!
¡Oh espina clavada en el hueso hasta que se oxiden los planetas!

Al menos, así lo siento yo cuando releo Poeta en Nueva York y veo imágenes que hoy quisiera firmar cualquier poeta por su radical actualidad: en especial todo lo que hace referencia a la voz poética, ese yo de Poeta en Nueva York tan moderno. Quizá porque Lorca, en aquel Nueva York en el que vivió meses de amargura luminosa de crisis personal y estética vio las consecuencias de una profunda crisis financiera, el choque entre la pulsión natural y lo artificial, el complejo entramado del encuentro de culturas, y anticipó mucho de lo que hoy, tantos años después, nos ocurre porque asistimos, por igual, a los primeros síntomas de un cambio de época. Y lo expresó con un giro magistral de la vanguardia hacia el compromiso, sin renunciar ni a lo uno ni a lo otro y fabricando una nueva posición del yo poético en el mundo.

Yo denuncio a toda la gente
que ignora la otra mitad,
la mitad irredimible
que levanta sus montes de cemento
donde laten los corazones
de los animalitos que se olvidan
y donde caeremos todos
en la última fiesta de los taladros.
Os escupo en la cara.

Sin ceder ni un ápice en la calidad de las imágenes.

Es necesario caminar, ¡de prisa!, por las ondas, por las ramas,
por las calles deshabitadas de la Edad Media que bajan al río,
por las tiendas de las pieles donde suena un cuerno de vaca herida,
por las esclas, ¡sin miedo!, por las escalas.
Hay un hombre descolorido que se está bañando en el mar;
es tan tierno que los reflectores le comieron jugando el corazón
y en el Perú vivien mil mujer, ¡oh insectos!, que noche y día
hacen nocturnos y desfiles entrecrunzando sus propias venas.

35 comentarios:

vazquez74 dijo...

...Y lo que habría escrito de no haber encontrado ciertos bárbaros en su camino. Le habrían dado el Premio Nobel, como mínimo.

Aldabra dijo...

pues tendré que animarme con él.
bicos,

elisa...lichazul dijo...

sin duda un escritor intenso y magnífico

besitos de luz profe
buena semana!!:=)

María dijo...

Me gusta como escribe García Lorca, gracias, Pedro, por traérnosle aquí en tu rincón dorado de cultura.

Un beso.

marga dijo...

y llegaban largos alaridos por el sur de la noche seca...

largos
alaridos
noche
seca

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo lo leí pero hace mucho tiempo. Me gustó. un abrazo.

elena clásica dijo...

Una personalidad tan llena de vida y de muerte que supo leer en el dolor de Nueva York una obra desde el Surrealismo tan sorprendente, y, que como dices, hoy por hoy sigue representando la vanguardia más absoluta.
Sus obras teatrales: "El público", "Así que pasen cinco años" ¿son demasiado modernas para ser comprendidas ahora?
¿Cómo habría adaptado Buñuel estas obras? ¿Qué poderosa energía se desprendería del encuentro de sus mundos? A pesar de considerarle junto con Dalí "el perro andaluz", a pesar de los pesares, los mundos de ellos tres se unieron irremediablemente.

Autores de una sensibilidad especial me sacuden con sus imágenes, mientras pienso en estas obras de Lorca:
Jean Cocteau con su lirismo, su belleza transgresora.
Rainer Maria Fassbinder, ¿cómo entendería él el universo de Lorca? El erotismo torturado y valiente roza a ambos autores, pensemos en "Un año con trece lunas", en como el personaje masculino busca su feminidad desgarrado.

La valentía de Lorca en "El público",esa Julieta liberadora, el juego de los escenarios, cómo no pensar en "El discreto encanto de la burguesía" de Buñuel?

Otro trangresor llama a la puerta: Marcel Camus con "Orfeo negro".

Antonin Artoud, el teatro Pánico...
puntos de encuentro con el gigante abatido por la envidia a su genialidad, a su libertad, a su valentía.

"Poeta en Nueva York", volviendo a la poesía, representa unos hallazgos en sus imágenes, imitados hasta la saciedad, y ya sabemos lo que suponen las imitaciones. Ocurre lo mismo que con la caterva de copistas de García Márquez, que intentan construir novelas donde las personas tienen cola de cerdo, pero después de "Cien años de soledad" no, ya no tiene sentido.

Los Sonetos del amor oscuro representan también un amor cósmico, de una fuerza y belleza, de una originalidad que no parece haber sido tampoco suficientemente valorados. Desde una concepción métrica clásica el poeta vuelve a ser transgresor.

Me gustaría recordar los últimos versos de uno de estos sonetos tan extraordinarios:

"llena pues de palabras mi locura
o déjame vivir en mi serena
noche del alma para siempre oscura".

¿Qué se puede añadir?
Sólo Machado lo sabía "que el crimen fue en Granada, pobre Granada".

Besazos.

Myr dijo...

Impresionante la historia editorial Y como el pro-república española y latinista que no sabía español R.H. traduce a Lorca al inglés, supongo que para hacerlo se habrá tomado sus buenos tequilas.

Evidentemente Bergamin se vió en un aprieto para poder publicar el libro en forma póstuma si la flia -como es de creer- le negó la autorización.

Con calma leeré los poemas de este libro. ¡Qué triste y dolorosa la muerte del poeta en esas circunstancias!

Besos

mojadopapel dijo...

Siempre me gusta tu óptica.

Myr dijo...

La foto: ¿"eclipse de sol en cielo abierto"?

Donce dijo...

Jo, qué chulada de post!
Yo me quedo con: "en las páginas de Poeta en Nueva York está el Lorca que iba a ser"
-Po zí!-

Un besito, Pedro.

Merche Pallarés dijo...

No he leido "Poeta en Nueva York". Las veces que he querido hacerlo, he desistido. Será porque lo encuentro ¿poco Lorquiano? con tu explicación (y la de ELENA CLASICA) quizá ahora lo lea bajo otro prisma.
Los Sonetos del amor oscuro, me apasionan. Besotes lorquianos, M.

Blogochentaburgos dijo...

Si no hubiera muerto hoy tendriamos infinidad de maravillosas obras. Por cierto, Lorca estuvo en Burgos y en algunos de sus pueblos. Así lo refleja en algunos de sus escritos de viajes.

Raúl Urbina dijo...

Siempre me ha sorprendido que muchos manuales han querido ver en Lorca más lo "clásico" que lo "moderno". A veces, cuando las dos cosas se combinan, se prefiere la visión trillada porque es facilona. El Lorca de Poeta en Nueva York tiene una dimensión tan sumamente contemporánea que asombra a muchos, asusta a los timoratos y echa por tierra todos los tópicos.

Hernando dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tú exposición Pedro, Lorca es mucho más que el "Romancero gitano".Lo dice también Elena Clásica, "El público" "Comedia sin título o inacabada" puro teatro, mejor dicho es pura metateatralidad, un teatro que se acerca mucho al de 30 años después con el teatro del Bertold Brecht, un teatro donde se unen público y actores, un teatro totalmente innovador. Ni se sabe hasta donde hubiera llegado Lorca.

Antonio Aguilera dijo...

Muchos pensaban que Lorca era la personificación del tópico andaluz, por eso leyeron Poeta en Nueva York y no lo entendieron.

Como dices, lo mejor de Lorca se público postumamente. Leí "El público" y "Comedia sin título" en 1976-7 recién publicados y entendí a Federico más que nunca.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Es un Lorca totalmente distinto al del realismo de otros libros, quizás por eso no ha conectado tanto con sus lectores, pero no deja de ser un libro (para los que nos gusta la poesía) muy recomendable
saludso y salud

ANABEL dijo...

Una reflexión certera (como siempre) y que nos anima a seguir a Lorca, un poeta que sigue tan vivo en su romancero, como en Nueva York. Hace poco he estado leyendo el romancero, ahora me queda hacer lo propio con el Poeta en Nueva York.
Besos

Ele Bergón dijo...

Lei Poeta en Nueva York antes de ir a esta ciudad, lo lei cuando estaba alli y comprendi mejor el porque el rio Hudson es una esponja gris, y lo segui leyendo cuando la deje. Es un libro que y una ciudad que me fascinan.

Interesante el libro que apuntas. Lo añadire a mi lista

Un abrazo

Luz

Montserrat Sala dijo...

un gran poeta, que duda cabe, quizás el mas grande de la época contemporánea. No he leido Poeta en Nueva York. Le he seguido mas bien en sus obras teatrales. Ultimamene he visto La Casa de Bernarda Alba, que para mí es lo mejor de lo mejor que ha escrito para la escena. Gracias por sus consejos, profesor. A veces se me hace dificil seguirlos todos porque no voy todo lo deprisa que quisiera. Abrazos.

pancho dijo...

Quizás ochenta años después sea buen momento para comprender la soledad de un poeta español en la gran urbe, seis millones de la época envueltos en una gran crisis, peor que la actual, la primera vez que salía al extranjero. Escribe desde la sensibilidad de un ser marginal, en muchos sentidos, que ya había entendido y sentido en España cuando canta a los gitanos. PNY significa la universalización de muchos de los esquemas y sensibilidad poética de sus poemarios anteriores.

“además de privarnos de algunas claves de comprensión de muchas de las imágenes que sólo poseía Lorca.”: Para mí es una de las causas por las que PNY se lea tan poco; se echan de menos trabajos de especialistas solventes, que ayuden a desentrañar las imágenes lorquianas. De los versos que has elegido me llaman la atención la obsesión que tenía con los símbolos religiosos: taladros, cruz, clavos, espinas. Como César Vallejo.
Un abrazo

Hernando dijo...

Hago otro comentario más, creo que se va a Nueva York entre otras cosas porque acaba de pasar por un desengaño amoroso, y está en un momento duro para él, creo que podemos ver en PNY algo de rabia, de fealdad, de resentimiento, pero también se lo pasó a lo grande, pues estuvo en muchas fiestas en Harlen, y ya se sabe cuando uno va a fiestas resentido...........

SAUVIGNONA dijo...

hola Pedro, como estas?

mira he leido poco de garcia lorca muy poco diria....y ese poquito me ha gustado.....

esto que he leido ahora me gusto tiene un no se que ....sus palabras seran o simplemente que leer los fragmentos te hace imagianrlo todo!

besines
:) sauvignona

Señor De la Vega dijo...

Mi Señor Ojeda, entiendo su reivindicación académica, que asumo viene a ser su entrada sobre el Poeta en Nueva York de Lorca.

Yo no soy tan crítico con los poetas posteriores, que sugieren imágenes parecidas y ya encontradas en las estrofas del granadino, no todo es copia, ni reescritura, a veces se llega al arca, porque el diluvio se repite, sin que los animales dejen de tener cuatro patas cuando se narra otra vez la historia de un diluvio, porque los diluvios llueven para ser escritos, si el papel no se moja.

Sobre que a un genio se le ignore en algo, son cientos de miles los genios que mueren cada año, sin haber tenido la oportunidad de una noche en granada, ni de haber comido nada, con más sabor que cereal cocido y sin lugar donde describir, si pudieran, la imagen surrealista de sus ignoradas vidas.
Así que con pesar de su familia, Lorca ya se pudo dar con un canto en los dientes y se declararía si pudiese, afortunado en gozos y después de su muerte.

Si tuviésemos la certeza matemática, que las imágenes sugeridas por y en Nueva York en cualquier idioma, desde que la ciudad existe, nunca tuvieron más fuerza o calidad a las escritas por Lorca, antes o durante la estancia del poeta; y aún asumiendo, que es mucho asumir, que él fue el primero en sugerirlas de ese modo, y otros llegaron con menos salero gracias a Callejeros Viajeros o la creativa anglosajona de Bob Esponja, a repetir lo mismo, robando la patética fama de descubrir el fuego, aún con todo eso, no existe la necesidad de pasar por Lorca o sus copiones para llegar a Harlem y a iguales negros.

En 1929 no se inauguró en NY el crack de la ecoloconomía humana, y me refiero a Nueva York como punto de apoyo, porque hoy en hànzì, poetas chinos y estudiantes llegados de provincias donde abundan los naranjos de la china, supongo que estarán escribiendo su Poeta en Shànghǎi, en parecidas (mucho mejores o peores) pajas estéticas a las de nuestro andaluz Poeta.

Aunque su asesinato nos haga imaginar a un Lorca carente de rescatada calavera, no creo que sea necesario ni conveniente el ser abducidos por el fantasma poético de Lorca (¿O quizás sí?, vaya usted a saber, lo que conviene), ni pasar por una crisis griega o de dragón asiático, islandesa, acorralada o del tequila, para inspirarse, baste para ello una crisis de familia, amor o los bolsillos sin blanca, y claro está, la locura abstracta humana para decir algo más bello a lo lorquiano, (no hace falta igual, porque ya lo escribió él).
Confiemos en eso, sino, nos habrían metido a todos en igual fosa que a Lorca y pido a Dios o Garzón que no nos descubran allí enterrados a todos.

Por cierto, con mucho de lo que Poeta en Nueva York (por seguir hablando de imágenes), nos pueda ofrecer del autor o esa obra suya añada a la poesía, palidecerá, ante el color intenso de "Verde que te quiero verde", y ahí, en ese punto exacto de lorcura, aunque yo mañana intentase firmar o poemar un "loco que te quiero loco" u "otro que te quiero otro", aparecería como mancha de aceite el perenne Señor García, verde quizás, comparado con su propio Mister Federico, más vivido, pero que te quiero verde, y que te quiero, verde y verde y más verde y aún te querré siempre verde sin Manhattan o después de ese trago.

Suyo, Z+-----

María del Carmen dijo...

No le quito mérito alguno a tal!

Me ha impresionado la historia de la editorial Y no sabíendo español traduce a Lorca al inglés!
Es de suponer que para hacerlo se habrá tomado sus buenos consejos o habra tenido un momento de iluminación literaria, o quiza el elpiritu del mismo Lorca lo incentivo, porque ahy que tener coraje!!!!!


Aunque tal sea un verdadero éxito y tenga valía a mi humilde criterio ha de palidecer ante el color intenso de "Verde que te quiero verde" y las sublime obra del autor citado!

Ha sido un placer exponer mi sencilla opinión en este haber cultural y de habla castellana anta la ponencia soberana del gran poeta Lorca, uno más de los incomparables que ahn tenido la historia de la literatura universal, aunque hay muchos otros que por no estar tan divulgados han tenido valía, pero tal es tema para otra ponencia.

Dejo mi huella y digo]:


Gracias por tus decires recientes en mi casa, y te dejo la invitación para que recorras otros y te emociones con el Mega Evento de poemas que he publicado en homenajes.



En otro orden te dejo la siguiente invitación dónde encontraras un homenaje especial:


Saludo e Invitación

Dejo mi huella plena de sentires a fin de desar lo mejor, e invitar al

Megaevento Poético


que realice en Homenaje a todos Ustedes, por continentes y países .

Tan solo hice una excepción con

Asturias

dado que la considero mi segunda tierra, por ser el sitio dónde nació mi Abuela Matilde.

Asimismo les invito a los otros blogs que tienen lo suyo.

Un cariño
Una rosa,
Una plegaria, un silencio,
Mi esencia
Depossito a vuestros pies!

Marycarmen



Mis Blogs:
ww.walktohorizon.blogspot.com
Tema: El Silenco

www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
Tema: PAZ

www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.cm
Tema: Recetas de Dulces

www.newartdeco.blogspot.com
Tema: Mandalas

www.cosechadesentires.blogspot.com
Tema:
Megaevento Poético
Poemas por continente y país de quiénes me visitan

A llevarlo a vuestros hogares!

Paco Cuesta dijo...

A Lorca anterior a Poeta en N.York, se le puede interpretar como lector convencional o no convencional. Está lleno de simbolismos, pero a mí al menos se me hace más asequible.
En Poeta, los lectores capaces de captar la plenitud del poema disminuyen considerablemente, validando las palabras de Ortega y Gasset: "La masa no lo entiende".
Es un verdadero canto a los miserables y marginados del mundo, y en él muestra su solidaridad con los que sufren, manifiesta una denuncia mediante el antagonismo entre la naturaleza y la ciudad. Grita contra la opresión,es altamente reivindicativo, contiene versos claramente revolucionarios.
Estoy entre "la masa". Con la ayuda del profesor Ojeda, intento despojarme de la carga de mis primeras lecturas.
Gracias Pedro

Cornelivs dijo...

Leí poeta en Nueva York hace muchos años, Pedro. Me gustó muchisimo, y me impactó; leí tambien algo sobre las vivencias de Lorca al otro lado del Oceano.

Pero, me quedo con el romancero gitano.

Un abrazo.

impersonem dijo...

Muy interesante tu entrada y muy didáctica... he de confesar que no lo he leído... pero después de leer tu post lo leeré lo antes que me sea posible. Lo haré desde una perspectiva personal, pero, sin duda, tendré en cuenta lo que he leído en esta magistral entrada.

Un fuerte abrazo y gracias por todo.

jg riobò dijo...

La poesía, pura vivencia.

São dijo...

Não acasos nem coincidências: estou lendo"Obra Poética" de Lorca em edição bilingue e que contém "Poeta em Nova Yorque".

Foi muito bom teres escrito sobre o tema, pois me enriquecerá muito a leitura.

Bem hajas, querido amigo.

Anónimo dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Interesantísima entrada y las aportaciones de todos los comentaristas, que serían para desarrollar con tiempo.
- Cojo el de "jg riobò, que en pocas palabras lo resume todo: "la poesía, pura vivencia".
- Y sigo con las ideas de pancho sobre las claves para la comprensión de muchas imágenes. Son difíciles, porque las conocerían él, la persona a la que iban dirigidas, y los amigos e íntimos.
- El Sr.De la Vega, encontrará la respuesta leyendo los versos del propio Federico -que él seguro conoce muy bien-
Cielo vivo
[...]Yo no podré quejarme
si no encontré lo que buscaba;
pero me iré al primer paisaje de humedades y latidos
para entender que lo que busco tendrá su blanco de alegría
cuando yo vuele mezclado con el amor y las arenas.
Edem Mills, Vermont 24 agosto 1929
- Y para Paco Cuesta, copio de Panorama ciego en Nueva York:
[...]El verdadero dolor que mantiene despiertas las cosas
es una pequeña quemadura infinita
en los ojos inocentes de los otros sistemas.

Pongo este enlace, con su Pequeño vals vienés, y alguno de sus dibujos. Música de Leonard Cohen, y la voz de Enrique Morente.
http://www.youtube.com/watch?v=GcUwEPEteVM

Saludos. Gelu

Merche Pallarés dijo...

GELU, ¡Precioso el link! Gracias. Aún estoy con las lágrimas en los ojos... Besotes, M.

Señor De la Vega dijo...

Mi Señora Gelu, no añada a mi inexistente currículum erudición inalcalzada.

Si hubiese leído siquiera un libro de poesía en mi vida, jamás hubiese optado por perder mi tiempo componiendo poemas, rimas o líricas chorradas; así que voy descubriendo escritores, según yo poemo, al notar, en mi paranoia creativa, que la mayoría de los llamados 'genios' repiten temas o parecidas palabras a las mías.
Afortunadamente casi todos están muertos u olvidados, y me alivia mucho el hecho, porque me confieso insensible a los poetas muertos; además, prefiérolas vivas, musas y poetisas.

Cierto que las creaciones de ellos, no son tan buenas como las que invento y firmo, pero que se parezcan, aún someramente, me inquieta ¿no seré tan original me digo? y vuelvo a escribir con el afán de serlo y vuelve a ocurrir lo mismo, ¡y a otro que maldigo!.
Así un día, tendré completo conocimiento de la literatura mundial que me resta, a base de escribirla de mi puño y tecla, sin leerla.
Tiempo al tiempo, que yo no estoy todavía muerto ni olvidado. (Tampoco descubierto ni desenmascarado, para la Gloria)
Suyo, ;-) Z+-----

Nota: Esa estrofa de Lorca que me dejó, podría haberse titulado "Poeta en Benidorm", pero no la conocía, porque yo 'canciones del verano' no escribo (todavía).
Además, la edición que usted tiene estaba mal traducida por el amigo de Lorca, Mr. Cunning or Cumming, (que no recuerdo), le dejo mejor la transcripción de la versión aljamiada, que refleja como lo entendería un español de raza, los deseos del poeta después de visitar la Gran Manzana.

"[...] pero me iré en el primer pasaje a los rascacielos levantinos
para entender que lo que busco tendrá Costa Blanca y muxa marcha
cuando vuele mezclao con pescaito frito, amor de arena y playa."
Red, Vermouth angostura del 29º

En lugar del quejío de Morente, le dejo :-) sonriente la receta del Manhattan, que después mezclaremos con 'Poeta en Nueva York' sin transcribir, y así ya bebidos, mejor comprender las imágenes, que si no en su unicidad, al menos doble, ya distingo:

5cl Rye or Canadian whiskey
2cl Sweet Red Vermouth
Dash Angostura bitters
Maraschino cherry (Garnish).

pancho dijo...

Las imágenes y metáforas de Lorca suscitan algo en la mente del lector. Corresponde pues al lector ordenar con su sensibilidad el torrente metafórico sorprendente del poeta para obtener sensaciones, que seguramente sean diferentes y difícil que coincidan con la percepción del autor ni con la realidad lógica.

LIGEIA dijo...

Imágenes insuperables la del surrealismo de Lorca, y como dices, ni los poetas más innovadores de hoy.
Los genios descubren, los demás apenas visionamos sus sombras.

Un abrazo