lunes, 29 de marzo de 2010

Sobre el voseo y otros tratamientos en el Quijote, un rincón cervantino en Béjar y noticias de nuestra lectura.

A partir de su comentario del capítulo 2.41, prometí a Antonio Aguilera una breve explicación del tratamiento que don Quijote le da a Sancho en él. Como le comentaba a Antonio, no se trata del usted sino del vos:

-Sancho, pues vos queréis que se os crea lo que habéis visto en el cielo, yo quiero que vos me creáis a mí lo que vi en la cueva de Montesinos, y no os digo más.

Dirigirse a alguien de vuestra merced (y sus variantes hasta la contracción final de la expresión en usted) significaba un tratamiento cortés y respetuoso entre iguales o de inferior a superior (por jerarquía social). Por supuesto que el uso irónico de esta fórmula podía destruir este respeto.

El tuteo, ahora tan generalizado, sólo se usaba entre iguales de mucha confianza y no siempre era recomendable, siendo frecuente que se evitara en casi todas las situaciones sociales públicas, excepto cuando se quería marcar esa proximidad. Entre el pueblo fue ganando terreno desde finales de la Edad Media.

El voseo, que es el usado en ese capítulo por don Quijote para dirigirse a Sancho, había cambiado mucho con respecto a su origen. Ya no implicaba ni respeto ni confianza como al principio del idioma (el vos, originalmente era una forma de tratar respetuosamente a alguien con el que no se tenía la complicidad necesaria para usar el tú) , sino la forma en la que un superior se dirigía a un inferior. En muchas ocasiones adquiría un matiz de desprecio. Desde el siglo XV, la literatura recoge ejemplos en los que se pone de manifiesto que dirigirse de esta manera a otra persona puede resultar ofensivo.

Por lo tanto, don Quijote usa el vos contra Sancho. Aparte de dejar claro que el escudero es su inferior, el uso del vos es ciertamente despreciativo. Posiblemente, Cervantes quiera trasmitir al lector cierta rabia del caballero al tener que pactar con Sancho al que, por mucho cariño que tenga -de hecho, en otras ocasiones lo tutea- no deja de considerar por debajo tanto en la jerarquía social como en la cultural.

Esto, por supuesto, en el español peninsular, en el que hoy, por esta razón, el vos dejó de usarse y hoy sólo suena a expresión anticuada. El uso de ustedes-vosotros en Andalucía puede considerarse una forma intermedia que tiene algo del antiguo voseo pero sin la connotación ofensiva: de hecho, sólo se conserva en plural.

Otra cosa es el voseo en América: se extinguió en las regiones en las que tenía la misma intención de tratamiento a un inferior, pero se conservó en aquellas otras en las que ganó la partida al tuteo. Curiosamente, en estas zonas, el uso del tú es más formal que el del vos.

En el Quijote, Cervantes juega continuamente con los tratamientos. En la obra hay un repertorio amplísimo de formas en las que dirigirse al otro, una verdadera escuela de cortesía. Atender a cómo se dirigen los unos a los otros y sus posibles matices cómicos y paródicos amplía la forma en la que podemos disfrutar de la lectura puesto que Cervantes, como buena parte de la literatura barroca, reflejó estos aspectos de la sociedad de su época y cómo el tratamiento podía implicar un insulto, respeto o provocar un altercado o incluso un duelo si alguien sentía que lo habían ofendido por un vos a destiempo.

Un rincón cervantino en Béjar


Dimos cuenta el pasado lunes de un rincón cervantino de Béjar relacionado con Pancho y Manolo -recordad que ya son varios los que hemos traído aquí gracias a los amigos de aquella bella localidad salmantina-. Completo la información con estas fotos que me han hecho llegar como muestra de lo que puede hacerse en todos los centros de educación para hacer útil un espacio de este tipo. ¡Gracias de nuevo, queridos amigos!

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.

Noticias de nuestra lectura

Antonio Aguilera se indispuso: y de allí salió una buena entrada en la que Harold Bloom compara a Shakespeare y Cervantes.

Paco Cuesta comenta el capítulo, desde la estratagema de Sancho hasta el listado de consejos de don Quijote. Aprecia el ascenso de Sancho.

Cosmo ve la inteligencia de Sancho para manejar la propuesta del Duque y los consejos de don Quijote como si se tratara de un libro de autoayuda, más un regalo de Kipling.

Pancho hace la ola a Cervantes tras leer el capítulo de los consejos, no es para menos. En su comentario veréis por qué este texto ha quedado tan grabado en la mente de los lectores. No os perdáis las imágenes.

Cornelivs enlaza su comentario del capítulo con la emoción que sintió al leerlo por primera vez: a todos nos ha pasado este deslumbramiento. Si aprendieran algunos...

Abejita de la Vega recupera su voz tras huir todos los secundarios y en la primera parte de su comentario nos habla del diálogo entre el Duque y Sancho. En la segunda, comenta los consejos de don Quijote y trae, muy bien traída, una referencia ilustrada a un instituto burgalés. Después publica las palabras del Sanchico, gracias a Ele Bergón: ya se ve hijo de gobernador y admira la inteligencia de su padre.

Manuel Tuccitano aprecia las características que han hecho que estos consejos se hayan mantenido tan vivos hasta hoy: total vigencia y expresión llana.

Asun también resalta la actualidad de los consejos, que deberíamos seguir todos incluso en nuestras relaciones personales.

Jan Puerta ve la relación cariñosa de don Quijote con Sancho en este capítulo, .como de un padre a un hijo. La foto de la semana corresponde a una harina muy quijotesca. Añade, además un grabado del XIX.

Merche Pallarés desespera de poder perder de vista algún día a los Duques. Luego comenta los consejos, incluido el apunte misógino. Pone una isla como ilustración: Sancho no sabe qué es una ínsula, el pobre, y no verá el mar por ninguna parte.

Antonio Aguilera comenta el capítulo, incluido un lavado de axilas de Sancho y un recuerdo a otros que dijeron que el poder no les cambiaría... No os perdáis cómo amplía los consejos.

Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

13 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

¿Soy la primera? Se ve que muchos están de vacaciones...
Muy interesantes tus explicaciones sobre el voseo y tuteo. Y, sí, en Don Quijote se aprecia los diferentes tratos sociales, especialmente los que dan con nuestro Quijo en el suelo... Besotes reverenciales, M.

Luis Antonio dijo...

"Recién" estuve en Argentina y quedé prendado con el uso del "vos", entre otras muchas cosas...

Asun dijo...

Hasta que Antonio lo mencionó en su entrada, yo la verdad es que no me había percatado del detalle. Resulta muy interesante poder ver todo ese tipo de detalles en cuanto a la forma de relación a través del tratamiento. De ahora en adelante me fijaré más, que seguro que gracias a tu explicación lo veré con otros ojos.
Muchas gracias por todas estas cosas que nos descubres.

Besos

Silvia_D dijo...

Me ha gustado mucho este capítulo, es muy interesante, Pedro.
Un beso grande!!!!

Silvia_D dijo...

Quería decir "texto", no capítulo, perdón :)
Más besos!

pancho dijo...

Resumida y clara lección de las formas de tratamiento en la actualidad y en El Quijote, algo en lo que no nos solemos fijar mucho por darlo por normalizado y asumido.

Siempre me sorprendió gratamente el uso que hacen los andaluces del Ustedes, suena arcaico, pero muy agradable para los que no estamos acostumbrados a oírlo.

De nuevo te estamos agradecidos por todo el tiempo que inviertes los lunes en ordenar los comentarios de todos los comentaristas y las breves palabras , tan amables que nos dedicas. Deben de surtir efecto porque aquí nadie se lo salta, todos esperando a que llegue el jueves para leerte y publicar la contribución.

Un abrazo

Antonio Aguilera dijo...

Pues vaya; yo que habia pensado en un primer momento que a don Quijote se le habia ido la "olla" por decirle vos a Sancho, o por dirigirse a un igual, pronto futuro gobernador. Y ahora resulta que le hablaba con prepotencia.

Cuando nos dirigimos a varias personas en plan respetuoso lo normal es que los andaluces les llamemos de ustedes, el plural de usted, claro.
Pero, quizas, no he entendido bien tu explicacion sobre el "ustedes"; porque,¿que formula se usa en el resto de España?.

No consigo ponerle las tildes a este cacharro, cuando las pongo es porque viene en el pendrait desde el portatil de casa; alli no hay "de la Internet".

Myr dijo...

Me pareció muy interesante la evolución filológica de " Vuestra merced".

en la radio dijo...

La segunda parte de 'El Quijote' tuvo que pasar por las manos de los censores antes de que pudiera ser publicado. El último trámite se concretó en el privilegio real que firmó Felipe III en 1615. El firmó, pero no se leyó ni una sola línea, tal como nos cuenta Nieves Concostrina (30/03/10).

Abejita de la Vega dijo...

Un buen profesor nos ha explicado la evolución y uso de los tratamientos tú, vos, usted y ustedes. Ha quedado claro, gracias, superprofe, como diría Sanchico.

El ustedes de los andaluces, donde los castellanos decimos vosotros, siempre me ha resultado agradable al oído. Mis alumnos sudamericanos lo hacen igual y suena cariñoso.

El rincón de Béjar, con su obsoleta maquinita colorada, encantador.
Buen ejemplo para otros centros, sí señor.

Huyeron mis secundarios, pero alguno aparecerá. En cuanto haya un huequecito. Feliz Semana Santa y de Pascua,reciba voacé... Pedro.

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

Manuel Casadiego y pancho, juntos.
Sus blogs, los tengo en MUY favoritos. Su físico, me recuerda a dos personas admiradas y queridas, Chicho Sánchez Ferlosio y mi Jean Paul.
Buscaré parecido a Aguilera, para que no se me despinte su imagen. A ello me pongo, y lo escribiré, después de estos días de vacaciones en los que vuelvo a estar sin conexión a internet.

Saludos. Gelu

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

deberíamos haber seguido con el voseo en las aulas...el tuteo mal usado ha dado lugar a la desvergüenza...

BIPOLAR dijo...

:O SORPRENDENTE ilustración en palabras (Aplausos)

Desde luego ya se ha contraído el Usted. ¿vUSesa mercED, la "t" proviene de la "rc"?