lunes, 22 de marzo de 2010

De "cabrón" y "cuernos de la luna", Pancho y Manolo en un rincón bien quijotesco y noticias de nuestra lectura

Volvemos a tratar el asunto de los insultos y otras palabras entendidas hoy como fuera de lo aceptable en la literatura "seria" y que siempre nos sorprende encontrar en los clásicos. Como si hubiéramos cepillado en exceso lo que uno puede encontrarse en los libros dejándolos tan pulcros que ni tocarlos podemos.

En el diálogo entre el Duque y Sancho del capítulo de la semana pasada asistimos a un ingenioso juego de insultos indirectos entre ambos que delata que saben que se ha desvelado la mentira pero no pueden revelarlo sin echar abajo todo (el Duque su diversión y su prestigio y Sancho su gobierno y su caminar junto a don Quijote).

Por otra parte, está la sutileza cervantina: el más humilde labrador de una aldea perdida ajustando cuentas con un grande de España. Como ya he dicho en alguna ocasión, la literatura nos sirve, en ocasiones, para desahogos imposibles en la vida real. Cómo disfrutarían los lectores de su tiempo.

Pancho y Manolo en un rincón bien quijotesco


Dos buenos amigos de La Acequia vuelven hoy a ser protagonistas del retrato quijotesco: Pancho y Manolo se fotografían en un espacio cervantino de un instituto de enseñanzas medias de Béjar (¿no deberían tener todos uno?) construido con parte del material de la celebración de 2005. En los próximos lunes publicaremos imágenes con detalles del espacio. Como sabéis, no es la primera vez que se suman con entusiasmo a este proyecto. ¡Gracias de nuevo, queridos amigos!

Os animo a mandarme imágenes que reflejen la iconografía cervantino-quijotesca o a que las publiquéis en vuestros blogs, para acumular toda la información posible sobre Cervantes y el Quijote. Sobre todo me gustaría publicar imágenes no usuales, aquellas de pequeños lugares.

También os pido que me remitáis autorretratos quijotescos. Recordad que debéis estar con un ejemplar del libro o en actitud quijotesca.

Noticias de nuestra lectura

Myr encuentra a Cervantes, al que yo disolví el lunes pasado, en Tel Aviv. Serán cosas de las microondas, seguro.

Paco Cuesta toma las fechas y hace falla de Clavileño: pero al revés que en las fallas, aquí son los poderosos los que se ríen del débil.

Manuel Tuccitano también toma el símil de la falla para comentar el capítulo de la semana. Y nos deja dos pinceladas claves para comprender el capítulo, en especial la última, con la complicidad entre amo y escudero.

Pancho ve la sutileza final del capítulo en su comentario, con Sancho, el hombre de pueblo, burlándose de quien ha fabricado la burla. Las ilustraciones, muy recomendables.

Jan Puerta, en su comentario, aprecia el protagonismo de Sancho en este capítulo. La imagen quijotesca de esta semana es impagable. Y muy oportunos los enlaces que propone.

Merche Pallarés comenta con ironía la burla de los Duques, a los que ya sabemos que odia. Y tiene razón, a Sancho ya no lo para nadie...

Asun también recurre al símil fallero. Comenta con acierto los momentos claves del capítulo y, en especial, la alianza final entre amo y escudero.

Cornelivs subraya cómo los Duques siguen tratando a don Quijote y Sancho como meros bufones al servicio de su diversión, aunque no se esperaran la habilidad para la mentira y el insulto de Sancho...

Cosmo se centra en un aspecto en el que habría que pronfundizar: cómo vence Sancho sus miedos. No os perdías sus deliciosos retratos en compañía.

Abejita de la Vega comenta el capítulo de la semana en varias entradas. En la primera, además de saber llamar a los ángeles, da voz de nuevo al mayordomo que se las ingenia para motivar al temeroso Sancho. En la segunda, toma recursos cinegéticos. En la tercera termina su comentario resaltando el juego de mentiras. No os perdáis las ilustraciones de ésta. Finalmente, nos publica la nota -me atrevo a decir que admirativa- que envía el Sanchico sobre su padre. Como viene de parte de Ele Bergón, aprovechamos para felicitarla.

Antonio Aguilera relaciona Clavileño con la invitación al juego infantil de tantos caballos. Es cierto. Y lanza una pregunta en relación con el tratamiento entre amo y criado que deberé responder.

Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina : Primera parte y Segunda parte.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular, aquí.
Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)
Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.
Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.
Vale.

16 comentarios:

Cornelivs dijo...

Es agradable por fin conocer a estos buenos amigos.

Un abrazo.

Myr dijo...

Por eso justamente, por lo que dices en el último párrafo, me gustó tanto este capítulo. Sancho estuvo genial y lo dejó al Duque picando. Esto y el cierre del pacto entre DQ y S.

Saludos a Pancho y a Manolo y al resto del grupo y visitantes.
Un Abrazo y ¡Feliz Primavera!

Merche Pallarés dijo...

Ay, ¡no he leido a mi Sanchico! Me voy corriendo. Besotes apresurados, M.

Conchita dijo...

Yo veo a diario parajes quijotescos, a ver si me echo la máquina de fotos al bolso y me lío mangas. jejeje. Saludos.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Dan la cara...a Manolo no le conocía..pasaré por su casa... mira por donde se me escapó lo de los insultos encubiertos y me fui por la metafora contraria..saludos

Antonio Aguilera dijo...

Al amigo Pancho ya lo conocia por otra foto anterior y por sus TOMATES, buenos y ecologicos; saludos Pancho.
Me alegro de conocer a Manolo, y compruebo que Gelu escribe buena poesia por sus lares.
¡PEDRO, si es que tienes a to Bejar conquistao!!.

Ya nos aclararas lo de Vos, Usted, y "quillo" ande vas?

Asun dijo...

A mi también me ha gustado este capítulppor el desparpajo de Sancho para responder al duque sin dejarse amilanar por us superioridad de clase, que es un decir, porque clase está demostrando tener muy poca.

Vamos poniendo caras a algunos compañeros.

Saludos para todos.

pancho dijo...

S se está cansando ya de tanta organización por parte de los duques y de tanto chantaje: azotes vinculados al desencantamiento de Dulcinea y viaje a lomos de Clavileño con gobierno. Cuando comprueba que el daño de los fuegos artificiales ha sido de poca entidad, se nos descubre el escudero autónomo y pícaro desenfadado que ha cogido oxígeno donde menos hay – en el paseo espacial – que ya tiene poco que perder y que hace recular al duque en la iniciativa ante el poderío, pleno de imaginación de S. Antes se ha atrevido a faltar a su amo como antes nunca lo había hecho llamándole “menguado”.

Gracias a ti por todo el tiempo que inviertes en ordenar todo el tinglado de los lunes y esas pinceladas, breves pero sabias, que sirven para aumentar la cultura quijotesca y cervantina de todos los lectores de tu casa.

También un abrazo a todos los que siguen esta aventura, tanto escribientes como lectores por vuestras palabras tan amables.

Cosmo dijo...

Este trabajo que haces se merece los aplausos de muchísima gente porque vale un potosí,te decía que acabo de programar el capítulo del jueves porque mañana pasaré toda la mañana en el hospital que tengo consulta y esas van para largo y saldré agotadita,estos días de atrás he hecho algo de trampa y he redactado el capítulo en viernes poniéndole fecha de jueves,mi salud me lleva de calle y esta semana pasada también los fontaneros con sus idas y venidas,no tengo tiempo ni energía para visitaros como deseo.
Cada vez me gusta más este Quijote,debe de ser que la edad ayuda más a comprenderlo.
Abrazos

Abejita de la Vega dijo...

En todos los centros de enseñanza debería haber un rincón quijotesco. El de Pancho y Manolo es muy acogedor.
¡Qué bien explicas el tema de los insultos! Lo que llamas "un juego de insultos indirectos". El duque le pregunta por algún cabrón y Sancho le contesta con los cuernos de la luna. El lector del XVII pensaría: "uy, lo que le ha dicho al graandeee". Pullas geniales. Pero ni uno ni otro pueden tirar todo por la borda y destaparse. Aguántate, duque.
Mi mayordomo te agradece que reconozcas su trabajo, es que no para el hombre y vestido con tocas y refajos trifaldescos. Y los duques le seguirán tratando como aun simple criado. ¡Qué director de cine hubiera sido hoy!
Un abrazo

Luis Antonio dijo...

Reitero mi enhorabuena por el meritorio trabajo que lleváis entre manos.

Grandolina dijo...

Quizá ya lo conozcaís. Al ver este artículo lo relaciné con este blog y quise dejarlo.
Espero que os resulte interesante.
Enhorabuena por vuestra perseverancia en la lectura de el Quijote

Un beso.
http://www.revistadearte.com/2010/02/28/el-quijote/

Dnc dijo...

Jejé, mira qué salaos están mi Manolo y D. C¿Pancho de qué nombre viene?.

Un besito, Pedro.

Kety dijo...

El fondo no puede ser mejor para hacerse una foto quijotesca.

Un abrazo de una asidua lectora.

Anónimo dijo...

Buenos días, profesor Ojeda:

-Copio y pego este comentario-

Manuel Casadiego y pancho, juntos.
Sus blogs, los tengo en MUY favoritos. Su físico, me recuerda a dos personas admiradas y queridas, Chicho Sánchez Ferlosio y mi Jean Paul.
Buscaré parecido a Aguilera, para que no se me despinte su imagen. A ello me pongo, y lo escribiré, después de estos días de vacaciones en los que vuelvo a estar sin conexión a internet.

Saludos. Gelu

BIPOLAR dijo...

Con Pancho siento mucho feeling, buena ondita y un cierto regusto en común por las palabras a palo seco.

¡Qué mono!

de Manolo no puede más que saludarle.

Se me despistó totalmente el juego cruzado del "cabrón" y los "cuernos de la luna".

Me faltas los ojos de un insecto.