sábado, 30 de enero de 2010

Publicación del Manifiesto por la solidaridad con motivo de su primer aniversario


Hace un año, La Acequia se sumó a un empeño colectivo que demandaba la atención solidaria del mundo para solventar la injusticia de la pobreza y sus consecuencias: la marginación social, el hambre, la enfermedad, el analfabetismo, etc. Hoy, los que colaboramos en aquel momento volvemos a retomar el impulso inicial como primer paso para provocar el debate de esta cuestión en Internet y reclamar que llegue a las autoridades políticas de todo el mundo.


MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD


QUIENES SOMOS:


Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.


Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.


Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.


A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:


Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.


LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.


3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.


4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.


5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.


POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:


1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.


2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.


3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.


4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.


5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.


6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.


Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009.

14 comentarios:

María dijo...

Hola, Pedro:

En éste día 30, "Día Internacional de la Paz", nuestros blogs están enlazados y unidos en apoyo y solidaridad por la lucha contra el hambre, porque la unión hace la fuerza, y para que nuestras voces lleguen muy lejos difundiendo el "Manifiesto por la Solidaridad".

Un beso.

Silvi (reikijai) dijo...

Querido Amigo...ni el primero, ni el ultimo...nunca dejamos de andar...vamos por mas. Besitos Silvi.

impersonem dijo...

Pedro, o lo cambiamos nosotros o no lo cambia nadie... el cómo es la suma de todos... si persistimos en el todos contra todos será el nunca... el jamás.

Abrazos.

LUISA M. dijo...

Pedro, la hora a la que aparezca publicado no es lo importante.
Lo que importa es que estemos unidos, que con el esfuerzo común de muchos de nosotros el manifiesto, esta demanda de justicia hacia los que menos tienen, llegue hasta muchos lugares.
Un abrazo.

Asun dijo...

En esta cruzada no importa el orden de incorporación. Lo que cuenta es que sigamos unidos en la brecha.

Besos

Jan Puerta dijo...

Pues aquí andamos de nuevo. Celebrando el volver a empezar. Y eso, es mucho.
Un abrazo

Myr dijo...

Así es, juntos, en el esfuerzo retomamos el impulso _como bien tu dices_ para provocar el debate y que nuestro reclamo llegue a quienes detentan el poder:

Proveer de conformidad, será Justicia.

Juan Navarro dijo...

El mundo será otro cuando el aniversario no sea para reivindicar, sino para recordar un esfuerzo histórico que dió sus frutos.

Antonio Aguilera dijo...

Nuestro esfuerzo nunca serà inùtil.
Aunque a veces pensemos que de nada vale, sí que vale, porque La Humanidad no es completamente mala.
A veces, tocando su fibra sensible, es capaz de ejecutar actos buenos y solidarios.

¡¡Toquemos esa fibra sensible!!

Que no nos decaiga el ánimo para llevar El Manifiesto a esas "fibras sensibles": CREERÉ EN EL HOMBRE

Paco Cuesta dijo...

Si vamos ganando en seguidores y creando inquietudes, conseguiremos inquietar a las mentes pensantes del mundo.

São dijo...

Que o caminho seja percorrido o mais brevemente possível e a paz e a justiça sejam palpáveis.
Un grande abrzo, Amigo.

Vampi666 dijo...

Pedro, muchas gracias por el abrazo, aun no tengo muchas fuerzas para volver a volar por aqui, pero lo echo mucho de menos y de vez en cuando pasaré.
Un saludo

JESUS y ENCARNA dijo...

Buenos dias Pedro, un paso mas hacia un mundo mejor.
Saludos muy cordiales.
Jesus y Encarna

Aldabra dijo...

no he mirado los blogs este finde y se me ha pasado por alto, lástima.

biquiños,