martes, 26 de mayo de 2009

Unas notas sobre la educación en España (I)


Fernando Portillo, en su entrada de hoy debate sobre la educación en España a partir del Manifiesto pedagógico No es verdad, elaborado por Red Ires. Este Manifiesto se ha redactado con la intención de combatir varias de las ideas sobre la educación en España que se manejan como si fueran verdades absolutas que no necesitaran demostración y que suelen ser usadas por los partidos políticos en la simplicidad de los debates electorales.

He de reconocer que estoy de acuerdo con algunos de los planteamientos iniciales de este Manifiesto: los niños y jóvenes que se forman en el sistema actual no están ni mejor ni peor preparados que los de hace unas décadas porque su realidad social es diferente; el sistema de educación actual no es ni mejor ni peor que el de hace unos años porque no puede plantearse una comparación eficaz entre ambos. No estoy de acuerdo en las formas del Manifiesto porque no me gusta la expresión negativa de los conceptos y tampoco en la visión tan marcadamente positiva que parece más voluntarista que real. Además, falta decir que nuestro sistema es similar -casi idéntico- al que se da en nuestro contexto occidental y no es algo específico de España y que debemos poner la lupa en los resultados específicos españoles. Me gustaría saber la opinión de aquellos que leéis La Acequia desde otros países. Os ruego también que tengáis calma: publicaré varias entradas sobre esta cuestión, segmentado la cuestión para analizarla.

El argumento de que las nuevas generaciones saben menos que las anteriores y que los sistemas de enseñanza son peores que los que había antes, es uno de los más falaces que existen. El mero hecho de que se haya repetido desde que existe una educación reglamentada demuestra que es erróneo y no merece la pena ni siquiera argumentar para desmontarlo.

Por otra parte, la generalización actual de la educación pública obligatoria hace que todos los jóvenes estudien, incluso aquellos que, con otros sistemas y épocas, abandonaban los estudios por cuestiones socioeconómicas o personales. Por lógica, su presencia en las aulas tiene un efecto sobre el conjunto que antes no se daba, pero espero que nadie sostenga que lo mejor para todos es que no estén en clase y se les aparte del sistema educativo. La educación no sólo es un derecho, es un deber del ciudadano. Lo que se debe hacer es la intervención suficiente para corregir los efectos negativos que provoca la asistencia a clase de aquellos que antes abandonaban los estudios demasiado pronto o ni siquiera llegaban a incorporarse a ellos. Es decir, invertir en educación y dignificar tanto los centros públicos como la profesión del enseñante, cosa que está muy lejos de la realidad del sistema educativo español de hoy. Aclaro: la dignificación del enseñante no sólo viene por sus derechos, por aumentar su sueldo, dotarles de instrumentos suficientes para su ejercicio, etc., sino también por sus señalar sus obligaciones a partir de controles más exhaustivos sobre su dedicación profesional. Son dos caras de la misma moneda, que solemos mirar sólo parcialmente.

Como he dicho en el blog de Fernando Portillo, los problemas del sistema de educación en España nacen antes de la escuela. Hoy nuestros jóvenes -por lo general- han cambiado más rápidamente que el sistema de educación; no tienen una gran cultura del esfuerzo y un aprecio por los conocimientos generales; tampoco tienen un alto sentido de la disciplina en ámbitos de sociabilidad como la escuela; además, no sé si esto se da en otros países en un nivel tan alto como en España, cuando llegan al aula no han dormido lo suficiente porque han dedicado una parte sustancial de sus horas de sueño a la televisión o al ordenador. Es patente la ignorancia de los padres de lo que sucede en las aulas y que tiene sus causas fuera de ella. Cualquier profesor de primaria o o de la secundaria obligatoria puede informar de cómo la primera hora de clase, una de las más importantes para la adquisición de conocimientos, se ve perjudicada porque gran parte de los alumnos no han descansado lo suficiente durante la noche. Esto no se arregla en etapas posteriores del sistema educativo español, sino que se agrava: en los centros de secundaria, el absentismo los lunes y los viernes es frecuente y los profesores no tienen instrumentos legales para evitarlo, entre otras razones porque es sostenido por los padres, muchas veces ciegos ante la realidad de sus propios hijos. Muchas de estas cuestiones provinenen de ciertos valores culturales propios de España sobre la vida en la calle, el gusto por vivir la noche y cierta distorsión entre las costumbres nacionales y los horarios europeos que el ritmo de vida actual impone: acostamos a los niños tarde y madrugamos para ir a trabajar y dejarlos en los programas de madrugadores de los colegios.

El primer problema de la educación en España es que gran parte de los padres han hecho dejación de funciones, delegando en los centros escolares cuestiones que sólo a la familia corresponde. La gran mayoría de los padres se limita a comprobar que los deberes se han hecho, no a educar a sus hijos en las cuestiones que uno debe llevar a la clase, no aprender allí.

El ambiente social es tal que aquellos alumnos que sí tienen esos valores previos (como el caso ejemplar del hijo de Fernando Portillo), se ven perjudicados en el aula por la mayoría de compañeros. El buen alumno -no tanto en la primaria y la secundaria obligatorica como en los tramos siguientes- ya no marca las dinámicas de la clase, sino que se limita a callarse en ella y acudir al Seminario, casi en secreto, a preguntar las dudas a su profesor. Por eso, cada vez es más importante la atención personalizada y los grupos pequeños: es decir, la inversión del suficiente dinero en la educación pública para que esto sea posible.

La mayor parte de los profesores de secundaria y bachillerato que conozco me cuentan que son todo antes que profesores: educadores sociales, consejeros sentimentales, psicólogos, padres postizos, guardias de seguridad, etc. Pierden gran parte de su tiempo docente en conseguir el orden y el silencio suficiente en el centro y en el aula. Algunos ya ni lo intentan y dan clase por encima del nivel de conversación. Todo esto es previo a la escuela, son dinámicas sociales perversas que influyen en los resultados de cualquier sistema educativo.

La sociedad es la que es y tiene sus inercias que sólo pueden modificarse a largo plazo y por un esfuerzo de todos.

Mientras tanto, la única solución viable es la que he repetido en esta entrada: la inversión de dinero suficiente en el sistema de educación pública española que permita dotar de instrumentos para corregir el problema y fomentar, a la vez, los niveles de control sobre el ejercicio profesional.

Habría que preguntarse si gran parte de la diferencia de resultados entre nuestros estudiantes y los de otros países que tienen sistemas similares al nuestro no está en estas dos razones: comportamientos sociales enraizados en singularidades culturales e inversión económica en el sistema público de enseñanza.

Hagamos, por lo tanto, autocrítica, antes de cargar contra el sistema de educación y los profesores.

De lo que deciden los políticos y pasa en las aulas hablaremos a partir de mañana, porque ni todo es tan malo como dicen los críticos ni tan bueno como parecen soñar los autores de este Manifiesto.

42 comentarios:

elena clásica dijo...

Ah bueno, pero el Manifiesto está muy bien: lleno de colorines. ¿Cómo, los contenidos? Pero sí con los colorines efectivamente comprobamos que los niveles de exigencia son óptimos y que cada color sabe estar en su lugar. Pues, podían haberlo adornado con unos globos con dibujitos. Y qué docta filosofía encierra, menos mal que nos han explicado que hay cambios sociales, como va con colorines lo he entendido muy bien.
Un saludo.

Isabel Huete dijo...

Suscribo de la A a la Z todo lo que dices, así que no me enrollo.
Besazos.

Fernando Portillo dijo...

Con tantas cuestiones como toca el Manifiesto de marras y las que vamos tocando tú y yo se hace difícil concretar una línea coherente de debate, amén de que este sistema de los blogs conversantes es muy poco dinámico, qué quieres que te diga: prefiero un buen debate televisivo o radiofónico. Pero voy a intentarlo.

1. Has abierto tu entrada con un punto que aparece en la página 3 del manifiesto al hablar de los niveles de exigencia y que siempre me ha parecido sangrante. Y es el de la famosa integración (de disminuídos psíquicos, de minorías étnicas, de inmigrantes, etcétera,) que sobre el papel —y sobre todo en los manifiestos— es maravillosa y una verdadera pica en flandes del pricipio de la solidaridad. Puede que, en efecto, suponga un avance social, pero al precio de bajar a bajo mínimos el listón del nivel de exigencia y la marcha de los cursos en los que esos alumnos están integrados. Hace apenas dos años, en la clase de mi hijo pequeño estaba integrado un pobre niño con unos problemas psíquicos de tal calibre que apenas se le podía mantener sentado en el pupitre un instante; las clases eran un verdadero caos, los propios alumnos se quejaban. Cuando era más pequeño, en primaria, ciertos niños y sus primitos de cierta minoría étnica, tenían tan atemorizadas a todas las clases de primaria que los niños no querían ir al colegio. Aquel año, el rendimiento de mi hijo bajó sesiblemente. A pesar de las protestas de los padres y de las madres, no se pudo hacer absolutamente nada. Y quizás en Burgos no es tan sensible el problema, pero es notorio como en ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia, en ciertos colegios e institutos hay clases que son una verdadera torre de Babel, porque no hay tres alumnos que hablen el mismo idioma. La cosa llega a extremos tan surrealistas que hay alumnos sudamericanos que no se entienden entre ellos porque hablan jergas diferentes. Francamente: creo que ha llegado el momento de una sana disgregación selectiva, cada oveja con su pareja y dinero y profesores para todos. Y olvidémonos del viejo sueño de integrar en el mismo aula a las churras y a las merinas porque al final querrán ordeñar a las merinas que no dan leche, y trasquilar a las churras, que no dan lana (o al revés, o como sea, que yo de ovejas sólo entiendo cuando están en el plato).

2. Haces una afirmación que me gustaría matizar: dices que es falaz que las nuevas generaciones sepan menos que las anteriores. Y ahí digo: según de qué. Como tú mismo dices en otro lugar, las generaciones actuales tienen una base cultural general ínfima; puede pensarse que disponer de una amplia base cultural hoy en día y con las necesidades que plantea el mundo actual es irrelevante y no sirve más que para hacer un juego dialéctico diletante en los blogs como este. Yo creo, sin embargo,que esa gran y sólida base cultural que hoy no se imparte y de la que las nuevas generaciones carecen, es como una base de pizza sobre la que ir acumulando posteriormente cosas a elección del consumidor. De su mayor o menor utilidad o pragmatismo dependerá el gusto o la tendencia de cada cual. Y sobre todo, cuanto más sólida sea esa base, menos peligro habrá de que sea sustituída por los fanatismos y las creencias espurias. Por mi parte, seguiré insistiendo como un martillo pilón en que mis hijos lean a Shakespeare y escuchen a Bach.

Y no te digo más, porque si no, me quedo sin entrada para el jueves.

Un abrazo

MAMEN... dijo...

Lo he leído de principio a fín y creo que llevas razón en todo lo que dices amigo mío¡¡;)

UN BESOOTEE ENORMEE GUAPOOOO¡¡

magnolia dijo...

totalmente de acuerdo, mucha reflexión!

saludos

Merche Pallarés dijo...

Muy interesante todo lo que dices y en algunos puntos (más dinero para los docentes, mejor formación profesional; que los padres se involucren mas y sean más responsables etc.) tienes mucha razón. Referente a que los niños se acuestan tarde, eso, al llegar a España nunca lo pude comprender. Cuando mis hijos eran pequeños y querían ver la tele por la noche, no les dejaba de ninguna manera, lo más tardar a las 21:00 ya estaban en la cama con un libro. Veo que mis hijas han hecho lo mismo con los suyos. El que se acuesten temprano es MUY importante para que los niños acudan a clase descansados. El cambio de horarios en España sería otro buen tema de debate. ¿No crees? Besotes, M.

Goathemala dijo...

Más que interesante el tema es prioritario y dudo de mis conocimientos de él para abordarlo en su justa medida.

Lo que si me parece es que desde el ámbito familiar se está criando una generación (la que fue tras el baby boom) que no valora el esfuerzo y la dedicación en igual medida que las precedentes.

Un abrazo.

Juan Luis G. dijo...

Hola Pedro.

Yo creo que deberían hacer escuelas para padres. Es muy importante el tema de horarios en España; tanto el de los niños que se acuestan a las mil, como los padres que pasan todo el día fuera trabajando y apenas tienen tiempo para pasar con sus hijos.

Un saludo.

blogochentaburgos dijo...

Yo desde mi más tierna infancia setentero ochentera jamás he conocido modelos pacíficos de educación; ya sea universitaria o no. ¿algo pasa o sólo son turbaciones políticas acostumbradas?

Paco dijo...

Leerte ha sido como escuchar las quejas de mi mujer sobre su entorno de trabajo, hay quien cree en nuestro sistema educativo y hay quien no, a veces desde dentro… valga el ejemplo que el Jefe de estudios de su centro lleva sus hijos a un colegio privado, colegio al que desde algunos sectores de la Universidad de Málaga se le critica por tener un mal sistema de enseñanza pero eso sí, unas buenas instalaciones… por lo que queda demostrado que en algunos casos lo que hay detrás de la enseñanza privada es tan solo el elitismo de pertenecer a una determinada minoría y poco más. Lo malo es que la pública a veces se convierte en el aparcamiento de los niños de aquellos que no saben qué hacer con ellos.

Saludos Pedro

Cornelivs dijo...

"Se ha dicho hartas veces que el problema de España es un problema de cultura. Urge, en efecto, si queremos incorporarnos a los pueblos civilizados, cultuvar intensamente los yermos de nuestra tierra y de nuestro cerebro, salvando asi, para la prosperidad y enaltecimiento patrios, todos los rios que se pierden en el mar, y todos los talentos que se pierden en la ignorancia" (SANTIAGO RAMON Y CAJAL).

Estoy de acuerdo contigo Pedro.

Si acaso, hacer especial hincapie en una idea: la dejación de funciones que los padres hacen a la hora de la educación. Y es verdad.

Tragico.

Un abrazo.

Antònia P. dijo...

Hola Pedro, has iniciado un debate interesante y que me toca muy de cerca ya que he sido maestra durante muchos años hasta que una enfermedad me obligó a dejar una profesión que me apasiona.
¿Mejor o peor preparados que hace unas décadas? Si atendemos a los informes peor, aunque sea una falacia y aceptemos que la sociedad ha cambiado. Sin embargo los niños de hoy tienen que soportar muchas presiones: ser el más listo, el más deportista, el más atractivo, el más popular... etc.
La escuela se ha convertido en la institución que debe transmitir todos los valores, desde la convivencia hasta los buenos hábitos alimenticios pasando por la educación vial, las buenas maneras, además de las materias instrumentales.
Me cuenta mi hija que también se dedica a esta profesión en secundaria: módulos profesionales en la rama de sanitarias que el nivel es sangrante: en algunos casos roza el analfabetismo. Y en otros, el sacar una media aritmética, entre gente adulta, es como hablar en chino. En cuanto al manejo de las nuevas tecnologías quizás funcione con los fotologs o el "feisbuc" pero a la hora de buscar información discriminarla y procesarla se limitan a copipastear.
No tengo ni idea de cómo llegan a la universidad.
Para empezar yo no podría dar una clase sin un orden y un silencio mínimos.
Claro que el docente debe tener este principio de autoridad y seriedad que sin necesidad de violentarse consiga este clima en una clase y esta cualidad es innata.
Desde el principio hay que dejar claro lo que esperas de tus alumnos y cómo van a ser tus líneas de actuación. Y en ningun caso saltártelas. He vivido esta viraje del profesorado hacia "el colegueo" y nunca lo he entendido. Como no lo entiendo en el caso de los padres. Los amigos son los amigos pero un padre tiene la obligación de hacer de padre y un maestro de maestro y que entre mi espacio como enseñante o como madre y su espacio, como alumno o como hijo, hay una línea roja que en ningún caso voy a permitir que se traspase.
Estoy ahí como un cheque en blanco para lo que necesitéis y os ayudaré tanto como pueda pero desde mi posición.
Oye tía, me dijo una vez un ñajo de cuarto o quinto de primaria ¿Somos parientes? fue mi respuesta, primera noticia, no creo porque no tengo hermanos así que de tía nada.
La primera y la única vez.
No quiero alargarme y como dices que esta reflexión va a seguir ya continuaremos comentando.
Para terminar: en primaria la motivación es el motor del aprendizaje y el respeto mútuo el catalizador.
En lugar de tanto objetivo terminal o competencia básica los objetivos deberían ser básicos también: leer, escribir y contar además de aprender a aprender. Y esto último no pude hacerse en las llamadas "tutorías" es transversal.
Si pides un texto a tus alumnoa hay que especificar qué texto y enseñarle a usar los instrumentos que pueden ayudarle, no basta con corregirle las faltas y ponerle un bien, un regular o un mal. Y si le pides una resta no basta con ponerla en la pizarra. Por la vida no se encuentran restas por ahí sueltas sin sentido.
Aprender es un acto voluntario que depende también de las capacidades de la persona y a veces, es aburrido. A nadie le gusta memorizar las tablas de multiplicar y sin embargo hay que hacerlo, una vez que has aprendido qué significa y para qué sirve la multiplicación.
Otra cosa olvidada a mi parecer es fomentar, en todas las clases la lógica y el sentido común: si pones un problema de matemáticas hay que enmarcarlo y pedirles que a primera vista aventuren un resultado. Es decir si tengo 100 euros voy al mercado y compro carne por tanto, fruta por tanto y pescado por tanto. ¿Creéis que me alcanzará el dinero? ¿Me sobrará algo? ¿O va a faltarme? Y puede que se inicie una discusión que dure lo que la clase pero que luego va a ayudarles a resolver este problema.
Un abrazo.

Hernando dijo...

Creo un poco y sobretodo a nivel Universitario-Erasmus que estamos españolizando a los europeos y no al revés.
iempre se tiene que tener un respeto hacia la figura del maestro,profesor,educador, tantos los alumnos, los padres de los alumnos y la sociedad, el trabajo que realizannunca estará bien pagado.
El español tiene tendencia a criticar lo de dentro y alabar todo lo de fuera, lo venimos arrastranto desde todos los desastres, (pérdidas de colonias..etc....) De esto los de la generación del 98 sabían mucho e intentaron dar respuestas que creo que no hallaron.
Personalmente creía que con la llegada de la democracia todo esto iba a cambiar, pero creo que es un mal endémico del pueblo español. Es curioso muchos extranjeros nos envidian (y no se refieren a la playa, sol, chiringuitos y cachondeo) a las cosas buenas que tenemos, en cuánto a cultura, ideas,etc..)
Como español me gustaría tener un sistema propio de enseñanza,con su indiosincracia, que fuera notable pero en consonancia con Europa de la cual formamos parte.

Gabiprog dijo...

Te he leído aquí y también tu comentario en el blog del Sr. Portillo al igual que su articulo. Hoy he repostado un poco de coherencia para seguir adelante, un poco de combustible para que un padre como yo quede con el suficiente residuo de cierta sensatez a la hora de lidiar el día a día con mis hijos. Gracias.
La cultura del esfuerzo no es mal abono para una buena siembra.

Anónimo dijo...

Buenos días:

Este tema es para hablar largo y tendido. Como estoy de acuerdo con el Sr. Portillo, en todo, cuando usted tenga ocasión de hacerlo, añada la fuerza de mi humilde opinión a la de él.
El Sr. Portillo, ha dedicado su "TIEMPO" a la observación y cuidado con mimo, de los niños que más quiere, que son sus hijos. Y con su fina inteligencia, y su día a día, minuto a minuto, ha adquirido un conocimiento valiosísimo, siguiendo su "crecimiento", aumentado con el recuerdo del niño que él mismo fue. Aprovechemos su saber.

Saludos. Gelu

REIKIJAI dijo...

Creo que el peor mal que tiene la educación en el mundo... somos nosotros los PADRES. La primera educación es la casa, La escuela acompaña con conocimientos; lamentablemente se han convertido las escuelas en depósitos de niños...Los padres trabajan y como no hay tiempo,premio.Los papas debemos aprender que no va en la cantidad; sino en la calidad del tiempo que se les dedique a los hijos.Si seguimos con papas permisivos… por mejores leyes, será más de lo mismo.Pedro.Mil disculpas;es lo que se veo,como mama,profesional y docente.
Besitos.Silvi.

"Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.
Enviar frase"
Gabriel García Márquez

São dijo...

Pegaste no tema em que investi toda a minha vida profissional e que , ainda agora, me interessa muitíssimo.

Defendo a Escola Pública, porque é o único meio de dar iguais oportunidades a todas as crianças, adolescentes e jovens.

Claro, que deverá ser dotada de boas condições e de profissionais preparados devidamente.

Quem exerce a docência tem direitos e deveres, como toda a gente. Só se não lhes pode exigir que colmatem as lacunas da(s) família(s) da actualidade.

Os educandos necessitam de regras e modelos, coisa inexistente nos dias de hoje.

Há um livro , em Portugal, escrito por Marçalo Grilo(um antigo ministro da Educação)intitulado " O Difícil É Sentá-los". O autor ouviu-a da boca de uma professora do ensino básico.

Donde provém esta dificuldade?Da excitação em que as crianças vão sobrevivendo, carregadas de actividades extra-curriculares e subjugadas às conveniências de todo o tipo dos adultos.


Pedro, mais teria a dizer ...mas o comentário já vai muito longo.


Um grande abraço.

Señor De la Vega dijo...

Me voy directamente al comentario de Antònia P., que utilizó el ejemplo de los 100 euros, y leyéndolo, mi señora, pienso que si no adaptamos el objeto del debate, todo se centraría sobre:
¿Cuántos irían al mercado con 100 euros metálicos?
Porque me temo, que una mayoría, pagaría con tarjeta del propio centro o de débito, algunos menos con plásticos de crédito, en aumento aquellos con Mobipay en el móvil, el más listo mangaría ;-(
No crea, que valdría llegar a fin de mes para ver el consumo o la división de gasto, aunque el extracto de la tarjeta y banco, lo clasifique por nosotros, puesto que deberíamos considerar comisiones, pago a crédito, devoluciones, TAE, descubiertos, unificación de pagos y un largo elenco... Después de MaloGrado el título de economía y pagar dos masters, estaríamos todavía con secuelas de aquel funesto cálculo.

Los tiempos han cambiado. Y la educación se adapta lentamente a los tiempos, para llegar en su extremo a ser comparativamente tan mala como la de antes.
Profesores excelentes los menos, los muy pocos, porque nunca los más lo fueron. Pero nunca, nunca.

Padres preocupados en la educación (con mayúsculas) de los hijos, ¡suerte quienes los tuvieron a su lado!, porque sino, cada cual en su mundo. Antes trabajando para pagar estudios, y ahora trabajando para darles cobijo.
Levantarse descansados: padres, maestros e hijos, sería todo un lujo, si la televisión no transmitiese películas para menores hasta las tantas, y de la PLAY, ya saben que nunca descansa y los bares abiertos, y el vicio se viste con colores de ¡España y Olé!. (Que conste que no juzgo, pero son los hechos, y conozco mundo)
¿Y alguien duda quien manda en casa? Bueno con excepción de la casa de 'Pallàres' ;-)
Antes lo tenían más fácil mediáticamente hablando, y sino una buena hostia. Pero gracias al Zielo, vamos avanzando, ¿o les parece que volvamos a las hostias?

El post de nuestro amigo Don Pedro, me parece demasiado pesimista.
Yo creo, que los cerebros de los jóvenes de hoy (en nuestra sociedad europea), jamás estuvieron más activos, predispuestos, ejercitados, supervitaminados y supermineralizados, en lo que va de historia.

Y yo, que hablo con ellos, lo aseguro y doy fe. (Espero que nadie dude o probará mi espada)

Igual que digo, que en la 'buena educación' también llamada 'respeto', jamás había llegado a una cota tan baja. Pero aquí dividamos culpas, siendo la de la familia, mayoría absoluta.

Los padres jamás estuvieron más cooperativos y dispuestos, aunque no sepan como gestionarlo o gestionarse, en fin, les superan los hechos, y más si se llaman hijos, porque no hay más modelo pasado que ofrecerles ni ofrecernos.

Del Manifiesto, solo diré que "no es verdad" que la educación esté peor que antes, como "no es verdad" que esté mejor, si descontamos la inflación por la mejora traída a lo largo de los años en cuanto a derechos, evolución social, comunicativa y tecnológica.

Suyo, educadamente quedo Z+-----

Merche Pallarés dijo...

SÄO, eu estou sempre muito alucinada per vossos comentarios muito "acanhados" a nosso queridiño PEDRO O.E., mais hoje tem ficado muito sorprendida de vossa alocuçäo täo largo... (Disculpa pelos errores gramáticais). Beijinhos, M.

Merche Pallarés dijo...

Tambien estoy MUY de acuerdo con el comentario de nuestro querido JUAN LUIS G. Una escuela de padres sería muy necesario porque la mayoría no teníamos, ni tenemos, idea de lo que es tener hijos y educarlos. Conocer los límites, las responsabilidades mutuas, el respeto hacia los mayores, profesores, etcétera. Hoy en dia, creo que ésto es una asignatura MUY pendiente y necesaria. Besotes, M.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Hola , no estoy para nada de acuerdo , como plantea Fernando Portillo el punto Nº 1 Fundamentalmente no se puede etiquetar de problema, a la niñez de la inmigración, no es lo mismo ser inmigrante, que discapacitado psíquico , que pertencer a una minoría étnica determinada.No me parece lógico incluso la asocaición que se hace (animales ) churras y merinas .Puedo hablar desde mi propia experiencia como profesora y puedo decirte que en más de un caso son los mismos docentes que debieran estar de baja por psiquiatría . No sé ,no creo que tirar la pelota para afuera sea una buena idea o quizás mejor idea es encerrar a los locos a los inmigrantes y las minorías étnicas para que no tengamos los problemas que tenemos . En Argentina cuando tuvimos la llegada masiva de inmigrantes chinos , españoles , polacos , italianos todos compartían la misma aula no había dispositivos "especiales " para la población local ,no había que crear el termino interculturalidad para más dato te recomiendo ver la película El abrazo partido que habla de este fenómeno ,en fin que sigo pensando que la pelota está en nuestro campo.

Selma dijo...

.."La mayor parte de los profesores de secundaria y bachillerato que conozco me cuentan que son todo antes que profesores: educadores sociales, consejeros sentimentales, psicólogos, padres postizos, guardias de seguridad, etc..."

Sí es esta la sensación, incluso te confían cosas que ni sus Padres saben...

Creo que los hábitos en horario nocturno tan diferentes de otros Países influyen mucho en el rendimiento escolar...
la alimentación también.. muchas caras de sueño y estomagos vacíos hasta el momento del recreo no son propicios para la correcta atención que requieren las 2 primeras horas de clases...

Es una parte mínima del problema.. hay más...

Un beso, Pedro.

pancho dijo...

De nada sirve tener el mejor sistema de enseñanza del mundo si no va acompañado de los recursos necesarios. Nunca nos podremos comparar con países que dedican a la educación esfuerzos presupuestarios mayores que en el nuestro. Nadie duda de que aquí se ha avanzado mucho en inversión en educación, pero en los demás países tampoco son cojos y han avanzado también; por lo tanto la posición de nuestra educación es más o menos la misma que la que era: mejor que muchos y peor que los que siempre han estado por delante.

Tampoco la situación de la educación es uniforme en todos los lugares del estado. No hay que negar la evidencia. La enseñanza pública puede haber sufrido un retroceso en cuanto a la adquisición de contenidos teóricos (los menos importantes desde el punto de vista social) en los lugares donde la incidencia de la inmigración ha sido mayor. Considero que ese desajuste se ve compensado desde un punto de vista ético, social y económico si con ello conseguimos la integración de esta población recién llegada, cuya no- integración sería infinitamente más cara de saldar a la larga (me vienen a la mente los sucesos de París y los estallidos racistas de las ciudades inglesas de finales de los años setenta y ochenta).

Una de las cosas que están enraizadas en la mentalidad española es que a nadie le gusta la perspectiva de ponerse el mono y mancharse las manos para ganarse el pan. La idea del señorito tieso que no da un palo al agua y que no se sabe de qué vive sigue siendo muy atractiva. Es uno de los elementos de la distinta mentalidad que siempre he envidiado de los países nórdicos: allí el porcentaje de alumnos que optan por la Formación Profesional está en el 35 %, aquí en nuestra comunidad no pasamos del 10%. La causa no es la falta de inversión, lo puedo asegurar. He visto ciclos formativos dotados de los elementos más modernos y con profesorado competente para dar enseñanza competitiva que tienen verdaderas dificultades para encontrar alumnos. Ese elemento atávico del hidalgo español del XVII aún perdura en nuestra sociedad. Es sólo una de las cosas que se me ocurren que habría que intentar cambiar para mejorar.

Sumamente interesante esta visión tuya de los problemas que aquejan a nuestra enseñanza.

Selma dijo...

Por cierto mis clases son una Torre de Babel.. y me encuentro bien en ellas... La ventaja es que hablamos en francés y la tal Torre se diluye...

Mafi dijo...

El problema educativo a mi humilde entender radica en que los niños se creen los reyes y saben que lo son, tienen un exceso de información a su alcance que los convierte en unos listillos de tal calibre que piensan que sólo tienen derechos y no obligaciones y los padres uno bobos de tomo y lomo que como están todo el día trabajando para pagar las múltiples letras en las que se han metido, se convierten en "colegas" de sus hijos y se olvidan de que son padres (que deben: corregir, enseñar, educar en una palabra).
Y en medio de ese maremagnun se encuentran los sufridos profesores que deben lidiar con unos y con otros... no me gustaría estar en su pellejo.
La ley y los manifiestos que regulen y digan lo que quieran...

Antònia P. dijo...

En mi pueblo sí, señor de la Vega, porque, que quede claro que soy de pueblo, al mercado hay que ir con la guita en la cartera o no podrías comprar, eso de las tarjetas de crédito es "demasiado moderno" para el mercado semanal. Y lo mismo digo de la capital de comarca o de la peluquería. Pongamos por caso que vas a cortarte el pelo, a teñirte, secador de mano, mascarilla, espuma, una sesión de solarium, un depilado de axilas y media pierna, tampoco es cuestión de ir por ahí enseñando los vellos ahora que ya ha llegado la primavera en el Corte Inglés, el bigote, las cejas que en mi caso no puedo hacerlo yo sola porque sin gafas no veo tres en un burro, y te aseguro que con 100 euritos no te llega y ahí de dinero de plástico ni hablar que ya se sabe lo agarrados que somos los catalanes.
De lo demás de economía no tengo ni pajolera idea y perdone Vd por la expresión.
Y como la educación debe centrarse en el entorno, cuando los niños son pequeños, pues de ahí el ejemplo de los 100 euros que tampoco me parece una cantidad desorbitada.
Besos.

Bea dijo...

¡Uf! cuantas cosas de las que hablar. El tema de la enseñanaza de algún modo me parece circular. Quiero decir que llevamos generaciones sin dar con el sistema ideal de enseñanza. Y naufragamos de barco en barco. Lucía, una amiga y profe de secundaria en un barrio del extraradio de Paris, comenta que la mitad de sus alumnos están desantendidos por los padres por falta de tiempo. Eso se traduce en niños violentos que reclaman con la violencia la atención de los padres. Lucía ha asistido a la ira de un chaval que lanzó las sillas por la ventana del aula, solo para que le viniera a buscar su padre de "una puta vez", palabras textuales.

aecagh dijo...

Pierden gran parte de su tiempo docente en conseguir el orden y el silencio suficiente en el centro y en el aula.Pues mal asunto si el alumnado no llega a la clase con la actitud correspondiente a estar en una clase.

Myr dijo...

Después de leer atentamente todo el material, incluido enlaces y comentarios, estoy de acuerdo contigo en tu planteo en general.
Lo específico español, se entiende que lo desconozco. Sí, me sorprendió en mis visitas a España lo tarde que se almuerza y Cena allá. Especialmente la cena...

Coincido contigo plenamente y recalco, al igual que otros comentaristas, el hecho de que los padres han dejado de lado sus funciones y como dice Silvi, usan a la escuela como depósito. Esto está confirmado por la práctica psicológica clínica en los paises occidentales, que es lo que conozco. Los padres no sólo no forman a sus hijos, sino que tampoco les ponen límites sanos y usan además, la Televisón y la computadora como chupete electrónico. El resultado lo sabemos: Desvarajuste familiar, padres desbordados, falta de control, violencia escolar, entre otras. Obviamente disiento en lo que expresa el Manifiesto en este punto, desde ya.

A propósito, en mi época en Suecia, durante la década de los 80, trabajé en un proyecto al respecto.

Tampoco me parece que se deba dar el ultimátum "O estos enanos se me cagan de miedo con la caperucita o te vas con la música a otra parte" como dice Fdo P. con respecto a la función de los docentes (en su blog). El, que por cierto, enseña a sus hijos Bach y Shakespeare, pero se expresa de manera denigrante y cosificadora con respecto a la mujer, al sexo o a los inmigrantes.

En Suecia ha habido recientemente casos de "mobbing" y violencia escolar que no provinieron precisamente de parte de los inmigrantes en ella, sino todo lo contrario, de niños suecos neo-nazis que se divertian con un niño cojo y otro gordo, por ejemplo, que estudiaban en el mismo establecimiento. Discapacitados, según el Sr. Portillo, a los que habría que segregar. Ahh entiendo, se refería tal vez a algún niño con el síndrome de Down o con un tratorno de déficit atencional?

Parte de infundir valores "culturales" creo yo, es enseñar a los niños o jóvenes, nuestros hijos, a aceptar las diferencias. Aprender de otras culturas. Eso acerca, enriquece. Se produce un intercambio que es, fructífero. La endogamia, termina envenenando la sangre...la vuelve demasiado azul.

La educación gratuita y pública es un derecho inalienable y debe estar abierta a todos sin excepción. Un derecho y un deber ciudadano. Así lo creo yo. Todo ser humano tiene que tener las mismas posibilidades.

Es una realidad que nuestro mundo está cambiando. Por tanto, surge la necesidad de integrar esa diversidad (y dónde sino en las escuelas?) o de expulsarla, para que quedemos limpios e impolutos.
No tenemos más que repetir la historia, volvamos los relojes del tiempo a 1492 y volvamos a descubrir a América. Quizás, matemos menos indios...

Por mi condición cosmopolita, tengo, ya lo sabes, varias ciudadanias. He vivido en distintos paises como nativa, residente, inmigrante y ciudadana.
Lo he hecho como estudiante escolar y universitaria, como madre y como profesional y hablo desde mi experiencia, por supuesto.

Para terminar, es lamentable que en nuestros paises occidentales los primeros recortes presupuestarios siempre sean en el área de Salud y en el de la Educación. Y ya que estoy con el ejemplo de Suecia, allá está hoy sucediendo ésto tal como lo digo y por el contrario están aumentando las partidas presupuestarias para incrementar los Sistemas de Defensa. Me pregunto ¿contra qué? o ¿Para qué?. Cuando pasó lo del Tutsami en Tailandia, no estuvieron preparados para la tragedia, siendo Italia e Israel los primeros en responder y enviar equipos profesionales de rescate.
Suecia perdió alr. de 540 vidas. Cuando ellos todavia estaban deliberando si alguno de los politicos dormidos asumía alguna responsabilidad sobre alguna cosa.

Creo entender un dejo de idealización en Pancho al referirse a los Paises Nórdicos.
Amo Suecia, y tengo mucho que agradecerle, pero también tengo una mirada crítica.

Un abrazo y espero el resto de la serie.

Myr dijo...

PD Estoy viajando a Suecia a un Congreso y a ver a mi familia allá a finales de Junio. Te puedo traer datos concretos actualizados, si te interesa.

Anónimo dijo...

Buenas noches:

Como he dado todo mi apoyo al Sr. Portillo, me voy a dirigir a Myr, para explicar lo que yo he entendido a D. Fernando.
1.-Cuando se refiere a lo del cuento de la Caperucita, es a esperar la sorpresa y el interés del niño, captando su atención, y su respuesta.
2.-De ninguna manera, he visto en el insensibilidad hacia ninguna minusvalía. ¿Alguién se ha preguntado lo que siente un niño, ante sus compañeros más afortunados?. Lo que pueden llegar a captar, y a sufrir, simplemente por tener gafas, por estar gorditos, etc....
3.- Cada día, cuando mi hijo era pequeño, iban a mi casa a hacer los deberes sus amiguitos. Luego se convirtió en una rutina, y llegué a tener hasta 12 amiguitos, a diario. La mayor parte de las veces, no estaba mi hijo, que iba a otras actividades, porque él quería y le gustaban. Iba una niña síndrome Dawn y un niño que nació con falta de oxígeno. Para mi hijo y para mí, la relación con estos niños fue de lo más enriquecedora, sobre todo con estos dos. Disfrutábamos todos.
Sería para hablar con detalle.
Los niños son el mayor tesoro, pero requieren desde pequeños que se les dedique tiempo. Insisto: TIEMPO, en su casa y en el colegio. Y amor por los niños.

Saludos. Gelu

Anónimo dijo...

Esos "Sudamericanos "como dice el sr portillo son los que recibieron a sus padres que emigraron a Sudamerica muertos de hambre por la guerra y nuestra tierra los curo .Por cierto y que pensara de la patada que recibio la chica ecuatoriana en el metro ? por ese jóven español tambien es culpa de la sudamericana que viajaba en metro? Por favor me extraña como este blog se puede hacer eco de semejante comentario

Señor De la Vega dijo...

Vaya, vaya, mi simpática Señora Antònia P, ¡cómo son las cosas de los pueblos ibéricos!, donde no llegan los modernos medios de pago, pero es tan importante la imagen como para cortarse el pelo, teñirse, pasarlo al secador, con mascarilla, espuma, una sesión de solárium , depilado de axilas y media pierna y acabar yendo a la moda como venden en El Corte Inglés en su primaveral estación de consumo y gentes que parecen clonadas a lo Dolly.
Y lo anterior, que no es poco, ni todo, ni barato, para simplemente no seguir enseñando los vellos, pero sí, seguir usando casi el 'dobló' o en esta época de crisis, la 'moneda de vellón' para eliminar el vello sobre el labio, y ante eso, me parece muy moderno el euro ante tal consumo-involución y si me apura acabaremos contando en 'cornados' como hacía nuestro amigo Sancho, en la lectura del Quijote.

Pero le diré dos cosas, que me asombran, a parte de su encantadora ironía payesa.
Una, que yo voy al Mercadillo de mi pueblo-barrio y Mercadona, con límite en 50 euros, y tengo en mi cueva más bocas que la mía, claro que supongo que al conocerme y llevando espada, me harán la vista gorda. Por otro lado, 100 euros siempre fueron en mi bolsillo, muchísimo dinero y más si los convierto a 'perra-gordas'.

Dos, me acuerdo que viajando en la Isla del Sur, en nuestras antípodas Neo Zelandesas, hace exactamente 15 años, más allá del Glaciar llamado Zorro y antes de llegar al pueblo de Haast, lugares aquellos, donde por cierto te trasquilan un vellón de carnero en pocos segundos. [Y por alusiones a las ovejas, los de NZ presumen de su raza 'Corriedale', cruce de Lincoln, Leicester y Merina= leche, carne y lana, ¿qué más quiere Señor Fernando? y digo yo, ¡viva la mezcla!]
Me quedé sin dólares y allí sin referencias en el mapa y frente a la costa, había tres casas y una tienda ultramarinos con carnicería, les conté mi caso y me preguntaron si llevaba Mastercard o Visa, les dije que sí, y me dijeron que por 1% de comisión me ofrecían el efectivo que quisiera. Tenían conexión telemática y yo un minuto más tarde tuve mi contante. Está visto que me queda un viaje a su tierra, señora Antònia, será un viaje en el tiempo, ¡y yo con estos pelos, perilla y sin depilarme!.
Suyo, Señora Antònia, Z+-----

Señor De la Vega dijo...

Señor Portillo, había traspapelado, su primer comentario, pero tuve que buscarlo, al leer algunos que le citan. Y no es para menos, porque se ha sembrado usted en la parte del comentario 1.
Y lo único justo e irrebatible de lo dicho, se refiere a las ovejas, en cuando al fondo refranero y no desde el punto de vista del cordero, puesto que las dos dan leche y todas visten vellón. Por cierto, algunos de los quesos más ricos del mundo, como aquel de la Serena, se preparan con leche de merina, y hoy está en decadencia al menos en España por ser cara en la península su producción de lana y en casi extinción la negra. De la churra ya nos olvidamos, fue sustituida por la 'assaf' cruce israelí que hoy pasta a sus anchas en los campos de Castilla y es la carne que come y leche que usted traga.

Solo decirle que esa base sólida de cultura que usted anima a crear en el punto 2, para evitar justo lo que hace en el punto 1, le ha servido en este comentario de bien poco.
Por lo tanto o creo que tiene una Pizza con base napolitana, y que la cultura no es suficiente por si sola para evitar fanatismos o creencias espurias como algunas de las exhibidas en su punto 1.
O bien pienso, que tiene una Pizza con base fina a la romana. Algo que tras leer su blog, yo dudo.

Así, que sería justo que usted explicase lo escrito, para situar sus buenas formas y cultura a la que alude, en más altura, y no simplificar en sus observaciones empíricas, con ejemplos de centros escolares con pocos medios o incapaces de gestionar conflictos, para resolver argumentando, por la vía de la segregación de la partes, y así preservar en evidente egoísmo, la suya.

Porque la impresión al leerle, es aquella deducción tan poco sabia, del estudiante químico, que después de probar: ron con soda,güisqui con soda, ginebra con soda y otras mezclas, llegó a la conclusión que lo que emborracha es la soda.
¿Por cierto, quién o qué decide cual es la pareja de mi oveja? ¿mi color de piel, cómo hablo, mi país de procedencia, mi sexo, mi dinero, mi género, mi lengua, mi acento, mis ojos, mi talento, mis papás, mi religión, mi peso, mi música, mi carro, mi vestido, mi fuerza, mis contactos, mi escritura, mi desnudo, mi balar, mi carne o mi lana?
Ya me parece que es tiempo de superar planteamientos progres, pero no para volver a los prejuicios, clasismos y eugenesias..., promovidos por las clases dirigentes, auto proclamadas "cultas" mientras escuchaban un lied de Wagner o a la ortodoxia de la educación por religiosos, como el mal ejemplo desenmascarado en la verde Irlanda.

Balando quedo mi Señor Portillo, Z+-----

Fernando Portillo dijo...

O no he sabido explicarme correctamente, que parece que no, o algunos no han sabido entender lo quería decir, que también puede ser. En cualquier caso, releo perplejo mi propio comentario y no hallo en él ni los términos "segregación", ni "disgregación", ni "gueto", ni expresión alguna que haga alusión o que incite a pensar que es esa mi intencionalidad ni veo que tal cosa se desprenda de las dos anécdotas que refiero y que sólo se corresponden a sendos hechos rigurosamente reales y que, por el mero hecho de serlo, no considero que deban ser ofensivos. Tampoco creo que el termino "sudamericano" sea despectivo para nadie. Ni que la utilización de refranes deba tomarse literalmente. Ni que el uso de metáforas como la del cuentacuentos y Caperucita pueda ser considerada como agravio de trato hacia la mujer y al sexo y a no se cuántas cosas más. Francamente, yo alucino. Pienso que, acostumbrados a tragarlo todo, como los niños, pasado por la trituradora del lenguaje políticamente correcto, son ya incapaces de digerir el más mínimo tropezón. No voy a dedicar más líneas a justificarme ni a pedir que me perdonen la vida; Pedro Ojeda, con cuya amistad personal me honro, me conoce bien y sabe cómo soy y cómo pienso. Él es mi mejor aval. Sólo les diré que formé parte del equipo de profesionales que, desde la Fundación Sol Hachuel, organizó durante 1986 y 1987 los primeros encuentros interdisciplinares sobre marginacion y trabajo social que se llevaron a cabo en España en los que participaron más de 300 profesionales de todo el país, desde trabajadores sociales de base y docentes, hasta urbanistas, arquitectos, médicos (el SIDA empezaba a asomar las orejas y perdonen la metáfora si a alguien le molesta), psiquiatras, periodistas, políticos de todos los partidos, diputados, etcétera. Como resultado de estos encuentros, y en base a las grabaciones y actas de los mismos, escribí el libro "Encuentros en la Marginación: una mirada a la realidad social española", editado por Turner en 1988, que fué un documento de referencia durante casi una década para muchos trabajadores sociales de este país. Discúlpenme, pero creo que algo sé del tema. Que no me exprese de acuerdo a las normas al uso de la corrección política y cuando un niño padece déficit de atención yo diga que se pasa la clase dando saltos por los pupitres es otra cuestión; pero es que hace tiempo que no salgo de casa.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Doy fe de lo expresado por Fenando Portillo. Por mi parte, queda aclarada esta cuestión. Procuraré sacarlo de casa.

XuanRata dijo...

Por cierto, gran foto Pedro, gran foto.

Anónimo dijo...

"Encuentros en la Marginación: una mirada a la realidad social española", editado por Turner en 1988, que fué un documento de referencia durante casi una década para muchos trabajadores sociales de este país.

VAYA ASI ESTAN LOS TRABAJADORES SOCIALES DE ESTE PAIS MADRE DEL SEÑOR AHORA SE ENTIENDE MEJOR

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Querido ANÓNIMO: te agradecería que aclararas tu comentario, porque no logro entender su sentido completo. Y, dado que te veo interesado en el tema, te agradecería que escogieras un nick o firmaras el comentario y participaras así en la serie.
Saludos.

BIPOLAR dijo...

Estoy de acuerdo con Fernando, el sistema educativo está obsoleto, no se capta la atención del alumnado y es repetitivo (no olvidemos que no somos capaces de hablar inglés a pesar de pasarnos tantos años con el verbo to be, por ejemplo) NO SE ENSEÑA A RAZONAR. También estoy de acuerdo con él en el apartado de la "desintegración", no creo que hagan felices a ninguno de los afectados con este sistema.

Por otro lado, está el tema padres. Para mi el problema es el maldito dinero.

Y de esto que aquí escribo y como dices tú, daré cuenta a Fernando Portillo.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Nuestro sistema educativo no solo está obsoleto... es que nunca los poderes se han preocupado por actualizarlo, solo ir a remolque de lo que acontecía en Europa e intentar hacer lo mismo pero sin dinero...amigo Pedro...yo casi hago mías todas tus letras... pero lo único que tienen nuestros alumnos es ser hijos de unos padres que un día vieron en los estudios una válvula de escape y sobre todo un puente hacia la profesionalidad y el bienestar.

Hoy día no les engancha nada (a la inmensa mayoría), el interés por los números y las letras no pasa de Cómo llegar a fin de semana con la paga que sacan a sus padres y en que se entiendan sus sms... los padres tenemos la mayor parte de la culpa de que el sistema haya dejado en parte de funcionar... lo mismo que los abusos y abusos del ladrillo, algo paralelo se ha dado en la educación: se ha querido ver en ella la solución a los problemas que se plantean en casa... y se ha confiado en que la escuela es la auténtica educadora y el profesor/ maestro, el médico que todo lo cura y nosotros solo somos meros instructores que a veces nos queda tiempo para aconsejar...solo encauzamos...

En cuanto a la disciplina, te faltó decir que en las enseñanzas obligatorias nos hemos convertido en verdaderos guardas jurados sin autoridad... Y NO NOS PAGAN POR PELEAR, SINO POR DAR LO MEJOR QUE HAY DENTRO DE NOSOTROS.

UN ABRAZO.

Siento llegar tarde, pero estuve fuera unos días.

REIKIJAI dijo...

Hola Pedro...no quería intervenir...por ser Argentina...Me gustaría que el “Anónimo”...No se, si decir Señor...Soy Nieta de Andaluces, que siendo pequeños
Fueron traídos a estas tierras. Estoy hablando de 1893...toda una vida; por no decir tres generaciones. Esta tierra le dejaron su tesoro más preciados, sus hijos los hijos de sus hijos; son yo, su nieta. El Señor Portillo, solo hizo mención a “Sudamericano”...Anónimo, en ningún momento dijo SUDOCA... Así que le pido: de su nombre y diríjase en primera persona...Dejo claro que no comparto sus dichos. A mis abuelos no le regalaron nada...Trabajaron duro, para tener lo que tenemos. En el 2001, también fui una de las tantas que me quería ir; pero me ato, que soy la única que queda para dejarles una flor. Pedro, Fernando; Perdón. No todos pensamos lo mismo. Jamás niego que por mis venas corre sangre española. Besitos Silvi.