martes, 12 de mayo de 2009

La seducción tiene mil formas


-La seducción tiene mil formas y, a veces, de la manera más inesperada, se te enreda entre los pies y acaba haciéndote tropezar: de bruces, en el suelo, todo se aclara. En ocasiones uno merece un golpe así. Llevaba días contemplando aquella fotografía que me remitieron para un estudio de escaparates de lencería. He de reconocer que elegí mi oficio por la atracción que ejercen sobre mí estas prendas, para qué vamos a negarlo a estas alturas, si ya todo el mundo me conoce en el sector. Pues eso, que iba yo mirando aquella foto sabiendo que algo en ella me atraía más que en las otras que había recopilado para proponer un escaparate diferente al dueño de la tienda que me había contratado. Durante mucho tiempo pensé en el contraste entre la piel plástica de los maniquíes y la carnalidad de la modelo de la foto, pero lo descarté por obvio: yo mismo había diseñado decenas de escaparates así. ¿Era el foco de luz que parecía surgir de la frente de la modelo y la convertía en una diosa de la sensualidad? Fue en aquel momento cuando tropecé con el bordillo. En el suelo, antes de poder darme cuenta de si me había hecho daño o no, vi la foto tan de cerca que caí en la cuenta. Lo que me atraía desde la primera vez que vi la imagen era lo reflejado en el espejo: una bicicleta vieja y las piernas de la fotógrafa. ¿Tienes su teléfono?

-Pero qué raros sois algunos hombres.


(Esta entrada parte de una propuesta de Aldabra, autora del interesante blog Congo y yo, a partir de la cual nos intercambiamos fotografías para que cada uno hiciera el texto de la foto del otro. Ella publicó mi foto y su texto hace unos días.)

35 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Has sacado un partido genial a la fotografía. Excelente relato, narrado con un estilo impecable. me voy al de Aldabra. Un saludo!

Gabiprog dijo...

jajaja
Estupendo!
Antes de iniciar la lectura estaba yo barruntando una fantasía sobre el diseñador de los moldes de los maniquíes, después ya me deje llevar por tu escrito.... y por tus tropiezos!!!
jejeje!

elena clásica dijo...

¡Es genial! Pero bueno, estas bellas maniquíes pasan por el tamiz de la literatura y las piernas de la fotógrafa también. ¿Hombres raros? Pues es posible, pero con un punto de vista sensible y especial, olé la lencería que se deja sentir.
Me encantó. Besitos, maestro.

Silvia_D dijo...

Bien, bravo!! buena idea!! me encanta leerte cuando relatas y este micro, es muy sugerente :) y las fotos muy buenas, las dos.

Sí que sois raros, niño y mucho!!!

Besos, besos, besossssss

REIKIJAI dijo...

Jajajja… con tan poco se conforman…Mientran puedan...Muchas veces no pueden con la casa matriz se ratonean intentando abrir sucursales.Seducir está inscrito en la naturaleza humana y sus señales son instintivas, además de poder moldearlas y modelarlas a través del aprendizaje. El proceso de la seducción es una forma de llamar la atención, una disposición que activa la conducta y promueve actitudes para conectarse con el otro desde uno mismo a través de la comunicación verbal y no verbal. … Besitos. Silvi.

Aldabra dijo...

Estoy superencantada y alucinada totalmente, te lo digo en serio. Te juro Pedro que no me había fijado en el detalle de la bici y mis piernas... je je je... Es genial... Le has sacado un partido estupendo a la imagen y has hecho un relato fantástico.

Me parece de una sensibilidad enorme que el protagonista de la historia se deje seducir más por ese "misterio de la fotógrafa" que es de carne y hueso, real, que por esa lencería elegante y con clase, como el escaparate en sí (para mi gusto). Ese precisamente fue el motivo de hacer la fotografía (en Valencia por cierto) porque me gusta el erotismo elegante aunque sea mujer, no sólo le gusta a los hombres.

Muchísimas gracias, estoy emocionada, en serio.

Pensaba actualizar hoy mi blog pero con tu permiso voy a dejar un post con un enlace a tu blog.

pancho dijo...

Tú si que sabes: las piernas de la fotógrafa es lo único real de la fotografía.

Hernando dijo...

Yo que siempre he intentado tener los pies sobre la tierra y sobre todo en invierno cuando veo tanto calor dentro del escaparate de una tienda de lencería y tanto frío fuera en la calle, he intentado no tropezarme en el bordillo, difícil cuando los pies están fríos y la cabeza caliente, pero me quedo con la fotógrafa y su vieja bicicleta, con media pierna desnuda para que mi imaginación vuele, lentamente como el deslizamiento de las ruedas de la bicicleta sobre el pavimento húmedo de la calzada.

pablo miguel simón dijo...

Muy divertido, felicidades a ambos por salir tan fácilmente de las rutinas y darnos tanta originalidad.

Cornelivs dijo...

Mas raros que un perro verde, rarisimos, diria yo.

Un abrazo.

MAMEN... dijo...

Qué entrada la de hoy Pedro, jejejejee¡¡¡... me ha encantado, sobre todo el final, con esas piernas, que es lo que realmente te atrae de la foto¡¡¡;)

TE DEJO UN BESOO DE MARTES GUAPOO¡¡¡¡

carmensabes dijo...

La seducción es un arte, no cabe duda..un relato estupendo, original y divertido!!

Besiños!!

Aldabra dijo...

Pedro, ya he publicado mi post. He mezclado la alusión a tu relato con la historia de la fotografía.

Si hay algo que te disguste lo cambio sin problema, puedes decírmelo con total confianza.

biquiños,

fuckyngstyle dijo...

**
Tengo su móvil.

María dijo...

La seducción que nos entra directa por los ojos, haciéndonos tropezar todos nuestros sentidos.

Un beso.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Muy bueno Pedro , siempre hay un más allá de lo que simplemente nos seduce , un beso

El Deme dijo...

Pues es una ropa interior como para unas prisas, ¿no?.

Fernando Portillo dijo...

Has hecho una excelente elección, amigo. La modelo del escaparate es guapa, si. Pero la pobrecilla padece una hiperplasia mamaria que afea monstruosamente su figura todavía juvenil. Cuánto debe de sufrir cargando constantemente con esas dos pesadísimas excrecencias sebáceas como dos tumores gigantes de grasa que acabarán por afectarle gravemente a la espalda en el esfuerzo permanente por soportar erguido su peso. Imagino que soñará todas las noches con robar un banco para poderse pagar una operación que la libere de esa pesadilla y poder disfrutar al fin, como cualquier muchacha bella y normal, de unos senos pequeños, firmes y puntiagudos que ni siquiera precisen el uso de una de esas prendas ortopédicas que, bajo el título de "lencería femenina" tratan de disfrazarse de arma de seducción. Ojalá que sus sueños se cumplan o que algún parafílico obsesionado con la hipermastia pero bienintencionado, le de el cariño que merece.

Concha dijo...

¿Dónde está la bicicleta?

XuanRata dijo...

La seducción de lo obvio no es seducción sino urgencia. Y es verdad que en la tentación no caemos sino que tropezamos o torpezamos, que ya no se muy bien como se dice, es que me he puesto un poco nervioso con esta entrada...

Enhorabuena a los dos, lo que me he reido...La foto es fantástica y funciona también recortando por encima de la lámpara y eliminando al maniquí de la izquierda.

cuentosbrujos dijo...

deseo, ganas pasion.... nos mueven eh
pocas coss nos mueve mas
si es qu eal final me reafirmo en mmi teoria, nos creemos san dios pero somos seres simples..
cuanto tiempo eh?
mil disculpas regreso por la vereda de la calidad de las letras
saludos

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Muy buena la idea, la colaboración entre artistas siempre da por resutlado el acierto.

Seguiré con atención este proyecto.

Un abrazo
Marian

Juan Luis G. dijo...

Siempre nos seduce lo inesperado, como tú bien sabes.

Un abrazo.

marga dijo...

Has acertado en la elección, sin duda.
La publicidad por más sugerente que pueda ser, no puede competir con el poder de la seducción. Afortunadamente esta se consigue barajando más cartas que "un cuerpazo". Necesitamos insinuación, imaginación, sentimiento y mil cosas que hacen ese juego mágico.

Camille Stein dijo...

detrás de la piel plástica descansa la carnalidad real

mil formas y todas verdaderas

un abrazo

§♫*€lisa*♫§ dijo...

bravo profe!!!
excelente relato
me gustó mucho
aunque la imagen a mi no me seduce jajaja

prefiero otras que me sugieran seducciones:=))

muakis de sol

Jan Puerta dijo...

Apreciado Pedro…
Somos lo que somos. Pero sucumbimos ante el erotismo de una prenda fina o una mirada felina. Prescindimos de nuestra hombría cuando desnudos ante el deseo nos abrazamos con la timidez que tanto nos caracteriza. Después nos vestimos y salimos si estamos en casa ajena y si es la propia miramos en el ala oeste de nuestra almohada… ahí esta nuestra amada.
Un abrazo

Nome Andrés dijo...

Produces el encantamiento y luego nos llevas a la realidad. No disimules, Pedro, aquí el tirón está en la lencería: la jerarquía en la focalización visual no tiene color. De todas formas yo te declaro inocente: en estos asuntos las mujeres entienden más que los hombres. Uff, espero no haber puesto ninguna barbaridad. Un abrazo.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro :
me ha encantado este relato estuvo hermoso...con una delicadeza sin igual ...propio de tu escencia,,,,
realmente...me enacnto el post...
asi es la lenceria muestra y no muestra ...que insinuacion no_? por lo menos para el hombre la lenceria es de esas cosas que se te enredan en los pies y te hacen caer ...
besines y que sigas bien
:D sau

Selma dijo...

Llego de las últimas y habiendo hecho novillos ayer... ¿Y con que me topo? con una preciosa mesita de noche,reflejando las piernas de una reportera en bici... y un Post sensual de Pedro...ay... esta lencería... y negra...mi preferida...

Un beso ... de blonda...

Carlos dijo...

Lo grave hubiera sido advertir "unas piernas viejas y la bicicleta de la fotógrafa". :)

jeje. Besos a Aldabra y un saludo para tí.

Disfrutable relato. (por cierto, si consigues el número de teléfono de la fotógrafa, me lo pasas).

impersonem dijo...

Y cuando la describe Pedro Ojeda, se convierte en arte literario.

Abrazos.

Goathemala dijo...

Muy divertido Pedro, un placer leerte. Cuidado con los tropiezos de la seducción.

Abrazos.

martin dijo...

dejo el mismo comentario que dejé en Aldabra: "oiga, y del intercambio de fotos de escaparates no podría salir un cuento?? (pregunto)"

Y no hay foto de usted con libro en este post?

Loc@ dijo...

Lo que le sedujo fue la bici y pidió el teléfono de la probable propietaria y a la vez ocasional -o no- fotógrafa de lencería? Saludos. PAQUITA