lunes, 25 de mayo de 2009

Cervantes entre las dos partes del Quijote y noticias de nuestro Quijote


Desde 1604 hasta 1615 -es decir, entre la publicación de las dos partes del Quijote-, Cervantes pudo sentir que el esfuerzo había merecido la pena. El Quijote fue un éxito popular apenas salida la primera edición y su fama no hizo más que crecer, tanto dentro como fuera de España.

Es curioso: algunas de las cosas que sabemos de Cervantes en este tiempo nos llevan a pensar lo mucho que, en realidad, desconocemos. A raíz de la muerte del Caballero de Santiago Gaspar de Ezpeleta, herido en duelo a la puerta de la casa de Cervantes en Valladolid, el escritor se vio involucrado en un juicio para aclarar, entre otras cosas, su participación en el asunto. De hecho, estuvo encarcelado durante un par de días porque algunas declaraciones de vecinos denunciaban la vida poco ejemplar de las hermanas e hija de Cervantes -conocidas popularmente como las Cervantas-. Ha de aclarase que el domicilio familiar se encontraba fronterizo con barrios de mala nota en la Corte. Por otra parte, la confusión es aun mayor cuando leemos, en la misma causa, que Cervantes era, según confiesa su hermano, "un hombre que escribe e trata negocios, e que por su buena habilidad tiene amigos". Bajo esta fórmula, en la época se escondía desde el préstamo de dinero -de forma no siempre legal- hasta el oficio de conseguidor en la vida de una Corte que ya manifestaba claramente todos los síntomas que conducirían a la disolución del Imperio.

Su vida personal de estos años se llenó de sinsabores. Por otra parte, todos sus sueños de prosperar en la Corte bajo la protección del conde de Lemos no llegaron a gran cosa. Cervantes, ya mayor, hubo de contentarse con una vida anodina entre Madrid, Alcalá y Esquivias. Es más que cierta alguna estancia en Barcelona, documentada en el Quijote.

Lo que sí se constata es su frenética actividad literaria. Desde 1604, prepara varias ediciones de la Primera parte del Quijote, la publicación de Las novelas ejemplares (1613 y 1614), el Viaje del Parnaso (1614) y las Ocho comedias y ocho entremeses (1615). Aunque algunos de esos textos son anteriores a la publicación del Quijote, hubo de gestionar las publicaciones y retocar las obras. A la vez, sabemos que inició varios proyectos literarios, que no llegaron a ver la imprenta. Y, además, escribió la Segunda parte del Quijote.

Por comparación, deberíamos imaginarnos un hombre actual que, tras su jubilación, escribiera varias obras maestras, las publicara y se mantuviera en perfecta actividad intelectual en un contexto que no le era, ni mucho menos favorable.

Siempre he pensado que Cervantes, a través de lo que de él sabemos, nos muestra la fuerza vital y el coraje del que se sabe poseedor de unas cualidades que debe aprovechar porque se le acaba el tiempo. Todo un ejemplo.


Noticias de nuestro Quijote.
Abejita ha publicado una entrada con el recuento de las lesiones de Don Quijote a lo largo de la Primera parte: ¡Esto sí es un balance! Después publica un texto de Sanchico, vía Ele Bergón, en el que, aparte de problemas sentimentales, nos cuenta que duda si seguirnos o no en la Segunda parte... mira que se va a quedar sin herencia este chaval si su padre llegara a gobernador de una ínsula... Abejita también ha publicado, muy oportunamente, su primera aparición en La Acequia con motivo de nuestra lectura y ha comentado su comentario -muy bien, porque estos días ando sin tiempo para nada, prometo volver por mis costumbres- en otra en la que hace buen balance sobre esta aventura. Finalmente, como muestra de su trabajo y buen hacer, nos da imágenes y texto de la Calle de Cervantes de Burgos. Todo un ejemplo de esfuerzo y colaboración. ¡Gracias!

Manuel Tuccitano ha publicado su balance sobre la lectura de la Primera parte, que inició, como él mismo confiesa, con cierta incredulidad para llegar a ser uno de los grandes comentaristas, que ha aportado mucho con sus conocimientos históricos y que nos ha ilustrado tan entrañablemente, con colaboración familiar. No os perdáis Recapitulando: El Quijote.

Jan Puerta también reflexiona sobre su lectura y lo que ha supuesto para él incorporarse a la lectura. Además, nos empuja a pensar en varias lecturas y acercamientos a la obra a través de la imagen de su entrada, un Jesús de Nazaret que podría ser don Quijote. O viceversa.

Pancho publica un balance muy emotivo con lo que ha supuesto para él incorporarse a la lectura -incluida la apertura de su blog-. En su entrada, además, se citan a varios de los más constantes colaboradores y a los que tanto debe esta locura. Publica la imagen de la primera página del Quijote conservada en una placa de bronce, en Béjar.

Juan Luis G. ha publicado una más que interesante entrada, muy cervantina: desde su sorpresa de la sorpresa de la ministra hasta los ánimos dados a nuestro amigo Javier G. Riobó, que tanto los necesita, como comentábamos la semana pasada.

Antonio Aguilera, sufre filoquijotimia: cuidado al pasar por su blog, que es contagiosa. Después, se pone, nerudiano-cervantino y confiesa su lectura. Entrada más que divertida. No os perdáis la imagen de Ojito... hasta aquí puedo leer.


Enlace con el índice de nuestra lectura, elaborado por Raúl Urbina, aquí.
Enlace con el blog construido por Manuel Tuccitano expresamente para esta lectura y que puede considerarse un agregador con los enlaces de todos los blogs participantes de forma regular,
aquí.

Enlace con el grupo en Facebook, aquí. (Este grupo no sustituye a la lectura en este blog y no estáis obligados a uniros: lo usamos sólo como complemento, para informarnos, preguntar y debatir.)

Enlace con la entrada en la que encontraréis sugerencias si os incorporáis con la lectura ya iniciada, aquí.

Si me he olvidado de alguien, hacédmelo saber y lo subsanaré. Recordad enlazar vuestras entradas con La Acequia, para poder encontrarlas.

Vale.

20 comentarios:

BIPOLAR dijo...

Imaginad en aquellos tiempos adversos y no mecanizados, con pluma, tintero y papel entero, con los grumones de cera derritiéndose, la luz escasa, los ojos doloridos y la vista cansada... la silla rígida, la espalda maltrecha, las posaderas escocidas -a pesar del cojín- la caligrafía hilvanada torturando puño y muñeca... la vida apremiando el ingenio inquieto...

¿cuántas páginas dices que fueron?

Merche Pallarés dijo...

BIPO ha hecho un excelente resumen de lo que era escribir en esa época... CERVANTES era ¡un fuera de serie! sin lugar a dudas. Lo del duelo delante de su casa, muy curioso... Besotes, M.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Desde luego debería ser una penuria escribir en las circunstancias y condición de la época...se necesitaría de una dedicación total...

Sin duda su gran producción se debió a la gran capacidad y erudición que poseía...

Te felicito, no lo hecho nunca, por la labor de comentario, recopilación y crítica de este hijo que pariste...saludos

Hernando dijo...

Hace mucho tiempo y siendo estudiante en Valladolid, siempre pensé que Cervantes, era inocente en la muerte que se le atribuía, por una sencilla razón, desde la acera hasta la puerta de su casa había(ahora no lo sé) una bajada bastante pronunciada mi coartada era que lo habían arrojado por la cuesta abajo y el cuerpo sin vida había llegado hasta la mismísima puerta de nuestro escritor.
Pienso que hay libros que se escriben de carretilla, uno es El Quijote, y debido a su éxito de la primera parte no entiendo que tardara diez años en escribir la segunda parte, pues me da la impresión que todo lo tenía ya en la cabeza y que solamente era plasmar las ideas en el pliego blanco.

pancho dijo...

Aunque se diga que sabemos pocas cosas de la vida de Cervantes, no debe de haber muchas personas del XVI - XVII del que se sepan más. Lo que si podemos afirmar es que era un "culo de mal asiento" Como soldado de Los Tercios recorrió gran parte de Europa, participó en la batalla de Lepanto "La más grande ocasión que vieron los siglos". Cautivo en Argel. Recaudador de impuestos...

Me parece a mí que no andan muy desencaminados los que piensan que tuvo relación con los bajos fondos de la época: la labor de un recaudador de impuestos se presta a ello. Seguro que la diestra la tenía tan rápida con la espada como con la pluma. Así compensaba la merma de actividad de la mano izquierda.

Sabía que Cervantes tenía una calle dedicada en Salamanca en el barrio antiguo, pero nunca me imaginé que estuviera en pleno barrio chino. Dice la leyenda que vivió en una casa de la misma. Después de leer el enlace que nos has puesto sobre su vida ya lo dudo: demasiados sitios e historias para encajar en el puzzle de su vida.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BIPOLAR: desde luego, su contancia y laboriosidad están fuera de toda duda... Se me olvidó sumar algunas páginas: poemas sueltos, el inicio del Persiles...

MERCHE: esa muerte a la puerta de su casa da mucho que pensar, en efecto.

MANUEL: gracias, esta felicitación debe extenderse para todos los que hacéis esto posible. Saludos.

HERNANDO: todos hemos fabulado con esa muerte. La verdad es que el entorno ha cambiado mucho desde el siglo XVII, la cuesta es posterior, por el encauzamiento del río Esgueva, que pasaba por la calle frente a su casa. También hay dudas razonables sobre si su casa era la que hoy es Museo o una que estaba pegando con ella...
La visión pro-Cervantes siempre le ha exculpado de todas las acusaciones en este y otros casos -no fue la primera prisión del autor-. Yo no estoy tan seguro. Quizá lo que tenía era buenas relaciones en la Corte...
Los diez años se explican tanto por la labor intensa de esos años como por el cambio de forma de estructurar la novela. Y, además, no siempre lo que parece fácil lo es en verdad.
Buenos apuntes los tuyos.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PANCHO: en efecto, un auténtico culo de mal asiento: su vida fue azarosa y aventurera. Quizá su etapa más estable fue la que le llegó tras la publicación de la Primera parte.
Hay muchas leyendas sobre Cervantes, quizá para compensar las lagunas sobre su vida.
Y tienes razón: sabemos cosas. Lo gracioso es que, lo que sabemos, despierta más dudas que certezas.
Saludos.

Juan Luis G. dijo...

Hola Pedro,

Muchas gracias por la referencia. La vida/leyenda de Cervantes es tan apasionante como su obra.

Un saludo.

Cornelivs dijo...

Como siempre, disfruto leyendo tu sabio y concienzudo analisis, querido amigo.

Un abrazo.

Cornelivs dijo...

Por cierto, encantador el comentario de BIPOLAR.

Myr dijo...

Que puedo decir?

Bendita la hora en que descubrí el universo bloguero y llegué a La Acequia y a través tuyo, a Cervantes!!!!!. Una deuda con la literatura que tenía desde hace mucho tiempo y que por fin puedo saldar, aún estando en este mundo.

Cuanto más me adentro con tu guía, en La Obra de Cervantes, (no sólo en el Quijote) y en lo poco que sabemos de su vida, más me emociono, más me apasiona y más crezco.

Gracias por hacerlo posible y favorecer la creación de un grupo de lectura virtual (ya un Club, diría yo) con integrantes que participamos en este proyecto común, cada uno desde nuestro lugar de residencia, nuestra propia experiencia vital y nuestra formación académica, cosas que hacen de ésto una aventura sin precedentes, rica en su variedad y muy, pero muy divertida.

SAUVIGNONA dijo...

hola pedro hermoso como estas ...me alegro de toda la gente que aporta por el quijote...debes estar muy contento!
besines y gracias por esta siempre
:)sau..

REIKIJAI dijo...

Pedro; Creo que se ulilizba como terapia el escribir.Volcando al papel
todo sentimiento.Solo es mi idea. Besitos.Silvi.

Selma dijo...

El saber y/o imaginar que la vida de nuestro Cervantes fue lejos de ser ejemplar me lo hace aún más cercano...
Espero impaciente el Post de primer Capítulo del segundo Tomo...Y veo que nos encontramos todos ansiosos...

Un baiser, mon charmant Professeur!

Abejita de la Vega dijo...

La entrada, como siempre interesantísima. Los comentarios también.¡Pobre Cervantes! Tenéis razón, así nos parece más humano.Un ser humano que llevó una vida muy difícil, tuvo muy poca suerte y, además, era un culo de mal asiento. Pero él destila las experiencias de esa azarosa vida y las transforma en una obra genial.

Me dices:"Todo un ejemplo de esfuerzo y colaboración. ¡Gracias!"
De nada, lo paso ¡muy bien!Nunca había disfrutado tanto escribiendo.Y lo de las fotos, eso sí que completamente nuevo para mí.

Un abrazo para Pedro y para todos los que por aquí pasáis.

Hernando dijo...

Antes se me había olvidado decir que efectivamente parece ser que Cervantes estuvo eb Barcelona y creo que un capítulo de la segunda parte del Quijote sedescriben unas calles de la barcelona gótica que es el "Call" es decir el barrio judío, donde totavía está la sinagoga.
En el momento que pueda haré unas fotos y se las enviaré al profe para que haga con ellas lo que quiera.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

JUAN LUIS: y llena de misterios, sn duda. Un saludo.

CORNELIVS: graccias. Y todo lo que hace BIPOLAR tiene encanto. Un abrazo.

MYR: gracias por tus palabras y por tus aportaciones. Esto no tendría sentido sin vosotros.

SAUVIGNONA: y anímate tú a participar en esta locura... Besos.

REIKIJAI: posiblemente tengas razón. En la escritura cervantina puede haber mucho de terapia -antes de que se inventara la palabra- para el ajuste con el mundo. Besos.

SELMA: esa es parte de su grandeza, por eso no deberíamos caer en la hagiografía de Cervantes: se le haría menos humano. Un beso y espero que nos encontremos todos en la lectura de la Segunda parte.

ABEJITA: me alegro de que ambos disfrutemos con esto. Un fuerte abrazo.

HERNANDO: ¡Qué bueno sería, cuánto aportaría a la lectura! Espero esas fotos.

Goathemala dijo...

Es evidente que a la segunda parte (ya sabes que la considero la cima de la escritura) me sumo de pleno. Le sacaré mucho jugo contigo, amigo.

Cuando viví en la Calle Cervantes paseaba con muchísima frecuencia por la casa donde escribió el final del Quijote. Me estremecía con sólo imaginarlo.

Abrazos.

Kety dijo...

Estoy de acuerdo con Goathemala, que la segunda parte es más interesante.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

GOATHEMALA: imaginarse al autor escribiendo... Abrazos.

KETY: ya sabes que estas cosas va por gustos. Disfrutemos con la Segunda parte. Un abrazo.