lunes, 30 de marzo de 2009

Entrada incorrecta sobre la política de restauración de teatros en España en el día de la entrega de los Premios Max de las Artes escénicas


Hoy se celebra la gala de entrega de los XII Premios Max de las Artes Escénicas. Los profesionales del gremio se ponen sus mejores galas y acuden a recibir y aplaudir a los ganadores. Sin duda, desde el escenario del Teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria, se oirán algunas demandas profesionales del mundo teatral español.

Hoy La Acequia se iba a limitar a informar de esta gala, pero una oportuna entrada de J. R. Justo en su blog Código de Barras me ha hecho recordar otra entrada mía de julio de 2007 que os invito a leer.

En estos pasados años de derroche económico, en España se han restaurado muchos teatros de titularidad pública construidos en el siglo XIX o principios del siglo XX. Que fuera o no oportuno, es tema de otra entrada. Pero ya que las administraciones decidieron llevar a cabo esta política de restauración de los locales teatrales, lo exigible es que se hiciera de forma correcta y con todas las garantías.

En la mayoría de las obras de restauración se han cometido torpezas, en algunas tropelías injustificables. En teatros decimonónicos que eran ejemplos de resonancia, la decisión política de pretender hacerlo más capaz, más grande, apto para grandes montajes, alteró toda la sonoridad del local por el capricho de una caja escénica más grande, la construcción de unas gradas superiores o la eliminación del sistema hidráulico que permitía levantar buena parte del patio de butacas a la altura del escenario para la celebración de banquetes o bailes, cosa habitual en el siglo XIX.

En otros se eliminaron los palcos para ampliar el número de butacas o se levantaron pisos por encima del antiguo techo, provocando unas enormes dificultades de visibilidad para los que ocupaban las nuevas localidades.

En algunas ocasiones, se alteró el nivel del suelo escénico inutilizándolo para los espectáculos de ballet, se abrieron vanos que provocaron todo tipo de problemas, se cerraron otros alterando el conjunto orgánico del edificio, etc.

Algunas de estas intervenciones, proyectadas y firmadas, hubieron de corregirse posteriormente provocando un nuevo cargo económico que se hubiera podido ahorrar si todos hubieran usado la cordura desde el inicio: políticos, arquitectos, ingenieros y todo tipo de consejeros y expertos.

La gravedad de todo esto es mayor si pensamos que fueron decisiones políticas ejecutadas con dinero público y avaladas por grandes arquitectos que aun andan por ahí dando lecciones de cómo hacer las cosas.

El coste final de las obras resultaba casi siempre muy superior a la construcción de un teatro moderno, funcional, apto para todo tipo de representaciones. El ciudadano, que no tiene por qué saber cuestiones técnicas, veía restaurado un edificio que pertenecía a su imaginario colectivo, una fachada emblemática de su ciudad y se sentía satisfecho. No pensaba, ni siquiera, que la restauración de un teatro decimonónico hipotecaba el tipo de espectáculos que podría ver en su ciudad, en el caso de ser el único gran teatro de ella, y reducía sus posibilidades. Hubiera sido mejor que el edificio se dedicara a administración y que le hubieran construido un teatro de nueva planta con todos los requisitos de un local moderno.

De la gestión de estos teatros públicos ya hemos hablado en otras ocasiones, pero deberemos volver sobre el asunto porque no se remedian los males.

27 comentarios:

Mafi dijo...

Todo lo que sean decisiones políticas son falsedades revestidas de hipócrita corrección o sea "un asco".

MAMEN... dijo...

Yo de los políticos no me creo naaaa, ainnnsssss¡¡¡;)

BESOOSS GRANDESS CORAZÓNNNNN¡¡¡¡

javiersanz dijo...

Tengo miedo yo de cómo dejen el teatro Zorrilla de Valladolid, si es que terminan de arreglarle en este siglo (el XXI).
Saludos.

Hernando dijo...

Fué peor el remedio que la enfermedad, los políticos de hoy en día son medianías y se creen Césares, en vez de construir Arcos de Triunfos construyen grandes obras culturales y así dejan su huella (debe de ser su inmortalidad) para los siguientes años, hasta que llegue otro "kamikaze" y se cargue su obra y con ella su postiza inmortalidad.

Cornelivs dijo...

Todo lo que se invierta en cultura es poco.

El caso es que se invierta "bien".

Un abrazo.

pablo miguel simón dijo...

Parace que hayas contado la historia del Teatro Principal de Burgos. Aciertas en todo.

São dijo...

Espero que o investimento estatal em Cultura seja aí bem maior do que em Portugal, o que nem é muito difícil...
Besos , amigo.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Querido Pedro: en muchos de ellos, la intervención ha hecho tanto daño a la acústica que, como sabes, es prácticamente imposible celebrar conciertos con un mínimo de dignidad.
Una pena.
Abrazos,

Diego

XuanRata dijo...

Uno termina pensando que estos errores de cálculo que siempre terminan en una aumento del presupuesto, tienen más de cálculo que de error.
Está claro que a la hora de reconstruir un teatro lo que importa es la obra que en ese momento representan arquitectos, alcaldes y constructores y no las obras que deberán representarse después por otros actores.

impersonem dijo...

¿Nadie dijo nada en el momento en que se hizo público el proyecto de las erráticas obras que dices? ¿O en el momento en el que se estaban realizando? Y Patrimonio Nacional ¿Qué dijo y dice al respecto? ¿Ningún colectivo, bien de arquitectos, bien de actores, bien de bellas artes, se manifestó al respecto?...

Es que, Pedro, deshacer las cosas que se hacen mal es harto difícil por no decir imposible, lo que hay que evitar es que, de inicio, se hagan mal.

Los ciudadanos saben lo que saben y muchos, la gran mayoría, pasan de implicarse con exigencias organizadas... ¿o es que "Fuenteovejuna" no lo podría todo?

Saludos.

Merche Pallarés dijo...

Ay, España me duele, la verdad que me duele... ¿Por qué se tiene que hacer tantas chapuzas? Muy interesante tu post. Besotes, M.

Gabiprog dijo...

Bueno... También está la mala suerte. El incendio debido al despiste del soldador de mantenimiento que devasta completamente las instalaciones y que incluso afecta a vecinos que se negaban a ser expropiados por una anunciada ampliación.
Cosas que pasan...

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Amigo Pedro, se de lo que hablas, hay mucha falaciaen el mundo de la restauración, pero es que aquei en este pais los defensores del patrimonio, los ecologistas...en fin montones de ong´s con tinten ppolíticosdan dos voces y los políticos no tiene la valentía de decir no ante ciertas situaciones... y priorizar...se despedicia tanto dinero¡¡¡¡ saludos

REIKIJAI dijo...

Pedro.Es una pena… dejar caer los viejos teatros… los gobiernos… tarde se acuerdan de destinar presupuesto. “A la Cultura”. Seria mucho más fácil mantener que no reconstruir… Besitos. Silvi.

Aldabra dijo...

como te comprendo... en que rehabilitaron en Ferrol "Teatro Jofre", conservaron la fachada y pusieron un lateral supermoderno que no pega ni con cola (para mi gusto y el de muchos, claro está)... por no hablar de unas butacas superincómodas, nada que ver con las antiguas de color granate y tela aterciopelada...

en fin...

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAFI: no todo, pero casi...

MAMEN: a veces, sus decisiones nos llevan a descreerlos, en efecto.

JAVIER: tengo preparada entrada sobre ese teatrillo y sus dificultades de restauración para más adelante. Las causas, algunas de las que señalo en la entrada.

HERNANDO: en efecto, parece que casi todos quieren una placa...

CORNELIVS: esa es la clave: "bien" y bien pensado desde el pincipio. Un abrazo.

MIGUEL: Sí, pero no sólo. Ya sabes que estos males se genarlizan con gran rapidez...

SAO: allá le andamos... Besos.

DIEGO: lo sé. Denunciable. Los políticos toman las decisiones. Pero, no lo olvidemos, con el aval de los arquitectos. ¿Es tan difícil? Una pena. Abrazos.

XUANRATA: en efecto: parece que no son errores. Y que sólo importa la foto con la obra recién barnizada.

IMEPRSONEM: demasiados silencios, en efecto. Demasiada manipulación de la opinión pública en los medios de comunicación. Demasidos silencios por los técnicos que avalan el producto. Y, como bien dices, arreglar con parches lo mal hecho desde el principio, es tarea imposible.

MERCHE: chapuzas y caras, además. Besos.

GABIPROG: va a ser eso, querido amigo, la mala suerte...

MANUEL: cuánto dinero despilfarrado sin utilidad ninguna.

REIKIJAI: Ésa es una de las claves. En España se ha abandonado el mantenimiento constante de este tipo de edificios, se dejan envejecer tanto que luego hay que restaurarlos completamente. Es más barato, como dices, el mantenimiento. Besos.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ALDABRA: es como si nos hubiéramos olvidado de cómo se hacen bien las cosas... Besos.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

buenos días PEDRO

por lo que leo
esto es reparecido jajaja
decisiones arbitrarias y enanas siempre traen cola y dolores de cabeza ,pero bue, los políticos sólo hacen lo que saben hacer ,de lo contrario no serían políticos jajaja

muakis de sol

Kety dijo...

Pedro, la perfección no existe.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Tu entrada viene al pelo de algo que nos ha ocurrido hace apenas dos semanas.
Se hará en mayo una adaptación coreográfica de "Alicia en el país de las maravillas" a cargo de la escuela de danza del conservatorio. Hablando de la posibilidad de hacer un decorado para el teatro, me acordé de algunos que hizo mi padre para el teatro de mi colegio, y de que había varios en el Teatro Cervantes.
Pasé por el colegio y la directora me dijo que cuando hicieron obras debieron tirar absolutamente todo.
Al día siguiente me pasé por el Cervantes y me encontré con la misma respuesta. La señora que ahora está a cargo del teatro me dijo que el único decorado que se conservaba es el que se ha dejado de adorno encima de los telones.
Mi padre (mayor y con una memoria aún mayor) recuerda el trasiego de las grandes compañías teatrales cuando actuaban aquí. Cuenta que la mayoría de las veces traían sus decorados, pintados por auténticos artistas. Algunos eran propiedad del teatro...ahora convertidos en cenizas o podridos en alguna escombrera.
El poco aprecio por el arte y la belleza parece ser la tónica dominante últimamente. No le encuentro mucho sentido al ansia de renovación destruyendo todo vestigio de pasado. Nos equivocamos.
Un abrazo.
Concha.

begoyrafa dijo...

Un caso un poco atípico sucedió en Gijón. Hace unos años se rehabilitó el Teatro principal de la ciudad (ahora ya casi único después de que el Arango se haya convertido en Corporación Dermoestética), el Jovellanos. Se hizo de manera correcta y respetuosa, pero quisieron ser tan pulcros que mantuvieron las viejas e incómodas butácas. Ahora van a acometer unas segunda rehabilitación. Esperemos que sean respetuosos también.
Un abrazo
Rafa

El Deme dijo...

¡Sabía que ganaría Carmen Machi...!!!!! Maravillosa Tortuga (también fue premiado el texto de Juan Mayorga). En cuanto a la restauración de teatros, mejor ponerles paneles y focos que destruirlos para hacer hoteles y centros comerciales. Efectivamente hay sitios que se oye fatal. Por ejemplo en Matadero, Naves del Español (Madrid), todos los actores llevan micrófonos. La magia de un teatro (decimonónico o no) es que se oiga. En ese sentido estoy de acuerdo con tu reseña.

BIPOLAR dijo...

jajajajaja me acabo de dar cuenta que el título es "entrada incorrecta...bla,bla" (estaba venga a refrescar la página) jajajaja.

Fernando Portillo dijo...

Mi distinguido amigo: tras meditar largamente mi comentario, con la debida distancia, leída y releída tu entrada de 2007, y decidido al fin a salvar nuestra amistad, vengo a opinar que el edificio del Teatro Principal y Salón de Recreo de Burgos debería haber sido transformado en un gran burdel isabelino, con cornucopias por todas partes, gobelinos, alfombras persas, cortinas de terciopelo rojo, pan de oro a tutiplén y divanes turcos en cada esquina y cuadros de Dióscoro Puebla y Marceliano Santamaría. Todo ello subvencionado por una hipotética "Red de Burdeles de Castilla y León" que se me antoja infinitamente más útil que la estéril Red de Teatros chupamillones, y para el rijo y disfute de los burgaleses cuyo proverbial temperamento de "asperón" no poco tiene que ver con la ranciedad de sus escrúpulos carnales. Naturalmente, en semejante garito habrían de ejercer José María Peña como cafiche honorario perpetuo y todos los directores que del Diario de Burgos han sido como palanganeros mayores. Imagínense ustedes qué maravillosamente didáctico para nuestra juventud sería poder organizar en tan incomparable marco actividades formativas como "Talleres de mamadoras", o cursillos de "pajilleras de tapia de solar de barrio", viejos oficios que tan esperanzadores podrían resultar en estos tiempos de crisis.
Para cualquier otra consideración respecto al Teatro Principal, al amanecer en la orilla del río con padrinos. Por mi parte, elijo la máquina de picar carne.

BIPOLAR dijo...

No veo mal lo que dice Fernando, siempre y cuando se solicite 1CLE por la actividad recomendada.

Otrosí digo que lo de la elevación de las butacas no me parece ninguna majadería (me dejas pensando...), puesto que no tiene sentido la línea horizontal cuando en el mundo existen cabezas y cabezones. Uno tiene la extraña sensación de que ha pagado un potosí por ver un cogote y unas orejas depiladas en el mejor de los casos.

No tienes nada que hacer contra la máquina de picar carne, así que relájate y goza.

Fernando Portillo dijo...

¿Qué es 1 CLE Bipolar?

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ELISA: las malas costumbres se extienden demasiado... Besos.

KETY: tampoco es aconsejable, pero hay imperfecciones muy caras... Un abrazo,

CONCHA: sobre la conservación del material escénico español deberíamos escribir un libro: cuánto tesoro perdido. Un abrazo.

RAFA: siempre hay excepciones. Me alegro de que el Jovellano lo sea, es un gran teatro. Un abrazo.

DEME: es cierto, la restauración de teatros que tenían una gran sonoridad ha obligado a poner micrófonos, ¿alguien lo entiende? Buenas obras las premiadas, en efecto.

BIPOLAR: refresca, refresca... por cierto, contesta la pregunta que te hace Fernando más abajo.

FERNANDO: estoy por decir que hubiera sido mejor dedicación del noble espacio... Mi opinión de 2007 sobre la gestión ha cambiado hacia la crítica negativa, así que no hay por qué batirnos. Además, ninguno de los dos tiene buena puntería. Eso sí, pongamos a funcionar la picadora en colaboración...

BIPOLAR: gozo.

FERNANDO: por si no te contesta, se refiere a un crédito de libre elección para completar los créditos necesarios para obtener el título universitario. No sería mala idea, por menos damos créditos...