miércoles, 14 de enero de 2009

El deseo combatido


Hay combates que perdemos siempre. Es difícil vencer cuando se lleva dentro el olor jazmín del cuerpo amado, el tacto amable de su piel y el sabor de su cuello. El amante se declara desesperadamente propiedad del amado, a pesar de luchar con todas sus fuerzas para librase, de negarlo y negarse, de tachar su rostro con saña.

Y entonces surge el vértigo de dar un paso y presentarse derrotado: he perdido, he vuelto a perder. Tantas veces como he luchado contra ti, tantas veces he perdido.

52 comentarios:

Mamen dijo...

La lucha nos mantiene fuertes y vivos, así que no dejes de luchar¡¡¡;))

UN BESUKÍNNN GRANDOTEEEE¡¡¡

XuanRata dijo...

En el fondo estos combates están todos amañados.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

jajajaj suele pasar que lo que deseamos siempre ya existe (lástima que no en nosotros)

muakisitos profe
con las mejores energías pa'usted

la inkilina dijo...

Yo me deajaria ganar..si a cambio encontrase...
...Su piel..sus besos.. sus caricias..su deseo..Yo me declaro perdedora..

Un beso de perdedora

Te apetece un café con aroma a chocolate???

moderato_Dos_josef dijo...

AUNQUE LA GUAPA SE VISTA DE MONA GUAPA SE QUEDA...YA SABES JE. UN ABRAZO.

María dijo...

Y también el corazón se vuelve débil, tierno, lleno de luz y de calor, y deseamos que los bellos momentos deseados se hagan eternos y no tengan fin.

Un beso.

carmensabes dijo...

Muy bonito.

Rosa dijo...

Sólo una cosa Pedro:
"UNO SE PIERDE LAS PEQUEÑAS ALEGRIAS ESPERANDO LA GRAN FELICIDAD".

Saludos

SELMA dijo...

¿Combatir al deseo ? ¡Ni hablar!

Una derrota, en el fondo no hay nada mejor que una derrota... dulce, muy dulce...Cediendo...

Pedro, un beso...

Kety dijo...

Es duro reconocerlo, pero el vencido, nunca se da por vencido. Valga la redundancia. :-) por qué será?...
Un abrazo

BIPOLAR dijo...

prefiero la reclusión, es más segura y menos dolorosa, al final uno se acostumbra, ¿se denomina indiferencia?

Incombustible dijo...

Mire, querido Profe, ya cuenta usted con toda mi admiración y cariño, por todas las cosas que escribe. Y aunque normalmente no hago proposiciones y, si las hago, no pido permiso... como esta entrada me ha gustado muchísimo:

¿Me da permiso de enamorarme de usted?...No corre peligro que, con toda el agua salada que hay entre los dos, sería un enamoramiento completamente platónico y respetuoso, libre de acosos o marcadores para tachar o borronear retratos jejeje.

;-)

Fernando Portillo dijo...

¿Propiedad del amado? ¡Jamás de los jamases! ¡mío! esa es la segunda palabra que aprende a decir un niño. Somos visceral y genéticamente posesivos. Tan posesivos como una anaconda que se traga a sí misma. Tachamos el rostro que amamos por deshacernos de él: ¡A la mierda, ya no te quiero! Y al hacerlo le pintamos un bigote que era lo que en realidad ansiabamos y por lo que habíamos dejado de amarle. Y al verle así lloramos de deseo enfermo y de deseo de volver a poseer y un lío de cojones.

Serendipity dijo...

Muy interesante imagen... Y que no falten de estas batallas, ganando o perdiendo, yo me apunto...

Un abrazo,

Jan Puerta dijo...

Apreciado pedro…
A partir de mañana jueves, me pongo al día. He estado unos días casi sin abrir el ordenador. El programador de Blogger se ha encargado. Dentro de unas horas tomo de nuevo el mando.
En cuanto a las luchas, dicen algunos de gorra de plato y sable a punto de desenvainar, que son necesarias para tener al pueblo pendiente por lo absurdo y contentos por el honor. Así que mientras seamos nosotros quienes iniciemos la lucha… tal vez, vayamos bien. O no.
Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

Ay, mi Pedro del alma, el DESEO y el AMOR jamás pueden ser un combate... Si lo es, uno de los dos pierde seguro. Besotes, M.

Gabiprog dijo...

Para salir de los laberintos de resentimiento no sirve la brújula rota que nos dio aquella incoherente ilusión.

CARMEN--- dijo...

El apego, nos hace sentirnos dueños de aquello que queremos que perdure.Disfrutar de lo que nos ofrece la vida sin apego, es una asignatura pendiente que tenemos todos los seres.

Besos

Anónimo dijo...

En este mundo estamos toda clase de mujeres: las que se les despierta con los hombres derrotados y débiles ante una mujer, una especie de instinto maternal que les provoca ternura (que a la larga deja de gustar) y las que ante un hombre desesperado y obsesionado con ellas, rechazo, porque llegan a verlos patéticos. Estoy hablando de cuando ellos no son correspondido.
En el caso de sentir rechazo, hay ocasiones que después de un tiempo en que la mujer no encuentra lo que le gusta, o ha perdido otra relación que sí le gustaba, vuelve a por ésa persona que sabe que la espera siempre, pero a la larga también tiene muchas papeletas para que termine fracasando.
Si no saben quererte tal cual eres, y no saben apreciar lo que tienen al lado, lo mejor es alejarse, por salud mental y física. Un besazo y perdóname, por favor, por el rollo que te he escrito.Isabel.

Ele Bergón dijo...

Y es que cuando la persona se enamora está perdida, pero en el fondo creo que nos gusta esa niebla en la que nos movemos porque la necesitamos. Estoy convencida que el ser humano actúa por necesidades.

¡Pobre Don Quijote, necesitaba enamorarse, se enamoró y luego fítate la que fue liando...

Un abrazo.

Luz

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Siempre han habido combates que ha valido la pena perder, la derrota no es siempre algo negativo...

Un abrazo
Marian

Cornelivs dijo...

Que combates mas dulces...

Un abrazo!

JESUS y ENCARNA dijo...

ahora hay muchas modalidades de combate, así que... a aprender nuevas técnicas!!!
Besicos
Encarna

Antònia P. dijo...

Perdemos porque aunque el amad@ no nos necesite ya osotros seguimos amándole y deseándole desesperadamente.
Cuando los hijos se hacen mayores ocurre lo mismo. Salen de tu vida más o menos pero nosotros ya no podemos vivir sin ellos. ¡Cuesta tanto aceptarlo!
Un abrazo

Leo Finch dijo...

Odio comentar cuando creo que sobre una entrada no necesita mucho más que añadirse. No es la primera vez que me ocurre.

Leo Finch dijo...

Que no se entienda esto como un desprecio a los comentarios del resto de bloggers :)
Simplemente es que a mi estas cosas me dejan sin palabras ;)

SAUVIGNONA dijo...

que hermosa refexion o expresion como llamarlo.....
me enacnto....
pero uno siempre es comabtiente en cuestiones del deseo...comabatir una y otra vez ganando o perdiendo...
siempre en combate...
besos y muchos pedro !
:)sau

jg riobò dijo...

Yo incluso no lucho, cesé en la lucha harto de perder.

blogochentaburgos dijo...

Qué buenooooo¡¡¡¡ si no fuera por el bigote hasta tendría un encanto étnico.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MAMEN: pues luchemos... Besos.

XUANRATA: ay, algunos ya somos boxeadores sonados.

ELISA: látima, y grande. Besos.

INKILINA: hay derrotas que a uno le desarman. Voy a por el café.

MODERATO: cuánta razón. Un abrazo.

MARÍA: pero los tienen... Un beso

CARMENSABES: gracias.

ROSA: ¿y cuándo no hay ni esas pequeñas alegrías...? Saludos.

SELMA: dejémonos derrotar plenamente. Un beso.

KETY: pues es verdad, mucha verdad. Un abrazo.

BIPOLAR: ¿pero reclusión incomunicada?

INCOMBUSTIBLE: pues con esas condiciones, acepto.

FERNANDO PORTILLO: y tanto, y no salimos de ese lío, así vamos.

SERENDIPITY: batallemos. Un abrazo.

JAN PUERTA: es que, correr junto a Carlos trae esas cosas. Yo ya no sé cómo voy. Un abrazo.

MERCHE: casi siempre lo es, querida Merche. Casi siempre. Besos.

GABIPROG: pero se ha roto y ya no sabe dónde está el norte...

CARMEN: aquí, lo malo es que no hay apego sino rendición... Besos.

ISABEL: también los hombres, que esto es muy enrevesado (o fácil) y nos implica a todos... ¿Y si no se puede uno alejar? Un beso y me gusta que te enrolles.

ELE: necesidades... y carencias. Un abrazo.

MARIAN: y aunque lo fuera... Un abrazo.

CORNELIVS: agridulces... Un abrazo.

ENCARNA: eso sí es cierto, sí es cierto. Me apuntaré en un gimnasio. Besos.

ANTÒNIA: tienes toda la razón en esa forma de afrontarlo. Un abrazo.

LEO: pues gracias por el hecho de que tu no comentario parta de que te haya gustado.

SAUVIGNONA: combatamos. Besos.

JAVIER: a veces, la derrota es una forma de lucha.

BLOGOCHENTA: incluso con el bigote.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Sandra García Gómez dijo...

Pero siempre quieres volver a luchar, aún a sabiendas de que volveras a perder.

fernando dijo...

y una derrota así puede llevar a la desesperación .

un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

SANDRA: en el fondo, todos somos Sísifo.

FERNANDO: ¿debemos asumir ese riesgo? Un abrazo.

DianNa_ dijo...

Yo... no sé, cada vez lo entiendo todo menos, creo que unos nacen con estrella y otros estrellados.

Besos, Pedro :)

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué cierto, DIANNA, qué cierto. Besos.

Vicky dijo...

"Es difícil vencer cuando se lleva dentro el olor jazmín del cuerpo amado, el tacto amable de su piel y el sabor de su cuello."
Y si ya has olido, tocado y saboreado... ¿no será que ya has vencido?
Un abrazote Pedro.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Que pasa cuando el combate hace tablas??? o es que no sabemos perder... el mal perdedor es el que es incapaz de reconocer su derrota...

Pd: juraría que yo había venido por aquí....

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

VICKY: o que ya he sido irremediablemente derrotado... Un abrazo.

MANUEL: ¿tablas? ¿estos combates pueden terminar en tablas? Quizá, pero yo no lo he visto...

El Deme dijo...

El rostro de la modelo despide una inquietante tristeza. Parece una muñeca mas que una persona.

Nacho Carreras dijo...

Siempre está perdido.
Saludos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

DEME: quizá esa era la apuesta del publicista o ella fuera consciente de su uso...

NACHO: siempre, sin duda.

Anónimo dijo...

Pues le demuestras la más absoluta indiferencia, con educación y un toque de buen humor, que te vea contento. Besos Isabel.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISABEL: ¿Funciona?

Anónimo dijo...

Aunque te parezca un poco infantil, sí. Por lo menos le llamará la atención tu postura, porque supongo que ella sabe que estás coladito por ella. Besos Isabel.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISABEL: qué cosas tienen estas cosas..

Anónimo dijo...

Puedes reirte si quieres.... Lo que no quiero es que lo pases mal. Te mereces lo mejor. Besos Isabel.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISABEL: No, no me río. Es que me sorprendo de lo enrevesado de estas cosas. Gracias por tu interés. Un beso.

Anónimo dijo...

Un placer para mí si ésto te sirviese de algo, pero algo me dice que tú sabes muy bien lo que tienes que hacer. Un beso Isabel.

Aldabra dijo...

Si no se puede combatir el deseo, tal vez tengas que hacerte su aliado ¿por qué no?

bicos,

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

ISABEL: me gustaría saberlo... Un beso.

ALDABRA: a veces hay combate que uno debe dar. A veces... Besos.

Pilar dijo...

Vuelvo, poco a poco, siempre he estado ahí.
Me suena a tristeza esta entrada, a amor perdido...
No sé porque me da (perdona mi atrevimiento) que te entregas demasiado.
El mundo este parejil (y perejil) es loco, egoísta...es duro y difícil...No hay quien lo entienda...
Deja un poco, no lo des todo, para que quede en ti una esencia de ti...
Cuando uno se vacía demasiado y se entrega a los brazos de alguien que no supo llenarse de ese amor...el vacío es ...
Seguro que siempre, esas tantas veces, también has ganado algo, seguro...
Te mando un beso, te percibo ¿otra vez osito? o por lo contrario ¿lobito?

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PILAR: en efecto, las relaciones de pareja son tremendamente complicadas porque, a pesar del engranaje sencillo que las mueve sobre unos pocos roles psicológicos, nos vemos inmersos en ellas de tal manera que nos cegamos en la mayoría de las ocasiones y aparcamos el sentido común.
Ganas y pierdes: y no importa el balance. Así lo veo.
Recojo el beso, entre osito y lobito. Y te mando otro.