lunes, 15 de diciembre de 2008

Un poco de política local, pero no sólo.


Ayer se inauguró la nueva estación ferroviaria de Burgos. Este hecho ha causado una viva polémica en la ciudad.

Por una parte, se encuentran los que se felicitan por contar con una nueva infraestructura pública en la ciudad y por el hecho de que hayan desaparecido las vías del centro de la ciudad.

Por otro, aquellos que lamentan el emplazamiento de la nueva estación, alejada no sólo del centro sino del casco urbano de la ciudad: los edificios más cercanos están a más de un quilómetro. Es cierto que el barrio más poblado de la ciudad, Gamonal, está un poco más cerca de esta nueva estación de la vieja: pero sólo un poco y, para llegar al tren, no es recomendable ir andando por un descampado con el clima burgalés, especialmente a la caída de la tarde, con lo que los habitantes de este barrio deberán seguir usando sus vehículos particulares o los medios de transporte públicos para llegar a la nueva estación. Ahora, toda la ciudad deberá desplazarse en automóvil privado, en taxi o en autobús urbano a la ciudad: antes, esto no sucedía.

Por otra parte, los turistas que llegaban antes a Burgos -y Burgos es una ciudad con un gran turismo de día y un potencial de desarrollo enorme en esta cuestión con su gran interés cultural y económico-, podían, en diez minutos andando, estar en el centro de la ciudad: en quince se podían hacer una fotografía ante la Catedral. Ahora no: deberán tomar un taxi o un autobús, si pueden. Los estudiantes de fuera de la ciudad que se desplazaban a Burgos a estudiar a la Universidad, podían entrar en sus clases tras un paseo de media ahora: ahora no.

No son los únicos problemas: la estación está mal comunicada. Hay pocos taxis y sólo una línea de autobuses, cada hora, que acerca a los viajeros al centro de la ciudad. Y los fines de semana no da servicio. A partir de enero, habrá una sola línea de autobuses cada 20 minutos, que recorrerá de un lado a otro la ciudad: debería tener menor frecuencia porque es la línea que vertebrará la ciudad y no debería ser la única.

Una de las cosas que más me llamó la atención a mi llegada a Burgos -en el 93-, fue la dependencia del automóvil en esta ciudad: para la densidad de población, las distancias son excesivamente largas. Hace tiempo, oí a un político de la oposición criticar que para comprar un litro de leche había que gastar otro de gasolina. En Burgos hay pocos supermercados de proximidad.

Burgos es una ciudad hermosa a la que amo. Cuenta con un potencial de desarrollo enorme, especialmente ligado a los campos humanísticos: el español como lengua extranjera, la potenciación del patrimonio como bien turístico, su enclave en el Camino de Santiago, la riqueza artística y paisajística de toda la provincia, etc. Por eso me duele que no se sepan cuidar estos aspectos que contribuirían a dinamizarla y que, hasta los menos avezados, deberían comprender como aspecto de modernidad y fuente de riqueza.

Hace unas semanas, la autora de una columna periódica en un diario de la ciudad se felicitaba porque al fin se perdían de vista las vías: esta felicitación define una parte del error. Perder de vista las vías del tren no es bueno. Delata que no se piensa en el ten como forma eficaz de comunicar una ciudad con el resto en el siglo XXI.

Hay muchas formas de evitar las molestias ocasionadas por el tren a su paso por una ciudad. El desvío fuera del caso urbano no es, nunca, la mejor.

Pero esto ya es inevitable porque ya está cometido el error: ahora lo que hay que demandar es que se acaben cuanto antes los accesos, que el Ayuntamiento ponga más líneas de autobuses con una frecuencia menor y presione a los taxistas para que den mejor servicio a la estación, etc.


Ahora bien (y éste es el verdadero tema de esta entrada) todo esto es un ejemplo de cómo se puede conducir a la opinión pública. Se recogieron las quejas ante las molestias ocasionadas por el tren, se magnificaron las muertes ocasionadas por las imprudencias o por decisiones personales (páginas completas y portadas en los periódicos: lo que no sucede en ninguna ciudad). En lugar de promover soluciones reales a esos problemas -que existen en todas las ciudades en las que pasa el tren-, como impermeabilizar las vías, controlar el acceso de las personas, suprimir los pasos a nivel, adecentar su paso por la ciudad, construir dignos pasos inferiores y superiores para cruzarlas, promover pantallas contra el ruido con instalaciones culturales, artísticas y deportivas, da la impresión de que se pensó más en el negocio en una época en la que todo, en este país (desde los clubs de fútbol hasta la financiación de los ayuntamientos), pasaba por la urbanización desmedida y la construcción: en lo que se iba a construir junto a las nuevas vías -están preparados los terrenos y sólo la crisis económica ha impedido que ya se saltaran de nuevo las vías, provocando los mismos problemas que se querían solucionar-, en la promoción de suelo con su consiguiente beneficio en las arcas municipales y en las cuentas de los dueños de los terrenos y los constructores y en lo que se iba a obtener al poder edificar masivamente en el entorno de las antiguas vías.

Cualquiera que se moleste un poquito, podría descubrir, en las hemerotecas y en los archivos audiovisuales de los medios de comunicación locales, este proceso en los últimos años y podrá estar al tanto de cómo se van a ignorar todos los problemas ocasionados por la decisión, los próximos muertos en el nuevo trazado ferroviario y los ruidos y accidentes y atropellos ocasionados por la vía de circulación -que llaman bulevar pero no lo será- que se construirá encima del antiguo trazado ferroviario. Me gustaría equivocarme y, si se me demuestra lo contrario, publicaré mi rectificación en este mismo lugar.

Estas decisiones las toman quienes se desplazan a todos los sitios en coche oficial y quienes hace demasiados años que no usan el transporte público más que para las inauguraciones: los que ayer se hicieron la foto juntos. Y son aplaudidas por aquellos que dejan manipular con facilidad sus emociones.

38 comentarios:

Criticón dijo...

No puedo estar más de acuerdo con el señor Ojeda. ¡Así se habla!

fernando dijo...

Serías un buen alcalde pues tienes sentido común y buscas el bien común, pero ya ves que la mayoría de los alcaldes no son así.

un abrazo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Quitar las vías del centro de la ciudad no es una buena apuesta porque entonces se le quita al tren la posibilidad de ser una alternativa al coche particular. Otra cosa es que las vías estén descubiertas y sean peligrosas. En Sevilla, en Madrid el tren te deja en la ciudad y eso supone una gran ventaja para el usuario. En esta ciudad se cubrieron las vías del cercanías y se hizo un Pasillo verde por encima. Fue un acierto para todos. Si no me falla la memoria, quien lo proyectó fue un profesor llamado Enrique Tierno.

BIPOLAR dijo...

SÍ a todo.
Un aplauso sonoro.
Para mi el soterramiento era la solución...

El tema del día es la nueva estación... yo siento que una parte de mi muere con la vieja, que me vio crecer... por eso, perdona que yo también le haya dedicado mi entrada que todavía reposa en mi escritorio

Kety dijo...

Qué dificil es satisfacer a todos.

Creo que estás mejor, me alegro

Mamen dijo...

Me alegra que ver que ya estás mejor;).. En cuanto al tema que planteas, he de decir que a mí me gusta el tren de toda la vida, soy una romántica, qué le voy ha hacer¡¡ jeejejeee

Un bessssooooooo

Mafi dijo...

Pienso que lo que es un error tremendo es que la estación de autobuses esté ubicada donde está, es tercermundista, quizá mejor solución hubiera sido conservar las vías para un hipótetico tranvia...y lo que si espero que hagan es un intercambiador en condiciones, estación trenes+autobuses todo juntito como debe ser y el sitio donde está emplazada la nueva es el ideal.
Y sí, efectivamente la mayor densidad de población está en Gamonal, en Vista Alegre (G3),(G2)...y el crecimiento natural de la ciudad por su emplazamiento, orografía, sus ríos, es hacia esta zona. (o sea siempre crece a lo largo, no a lo ancho)

miguel dijo...

Siempre me pareció mejor el desvio.

Que la nueva estación está más lejos.

!!Obvio!!

Que muchas de las cosas que dices ahora son ciertas. !!!Por supuesto!!!

Espera unos años... y nos lo vuelves a contar.

Los argumentos son una cosa,y la logistica otra.

¿Necesitamos tanta movilidad?

¿Tan necesario es que los estudiantes asistan al campus universitario diariamente?

¿De que turismo hablamos?

etc,etc...

Para que los lectores de este blog tengan una idea de donde se encuentra la nueva estación, mando foto de cuando se estaban haciendo los desmontes, nivelaciones, corte en las naves de este almacen,(se empieza desmontando el tejado) por donde ahora pasan las vias del tren,la construcción de un tunel al lado, etc..

Y al fondo, el "nuevo Burgos" que se prolonga al pasado más a lo lejos en ATAPUERCA..... y el ¿FUTURO? Está por ver.

El Profe dijo...

Si hubieran hecho el soterramiento, tampoco se habría evitado la especulación del terreno liberado. Igualmente hubieran construido "boulevares" y "plazas de esparcimiento público" y edificios... De cualquier manera los especuladores hubieran metido mano a costa del verdadero interés público, el interés de los ciudadanos de a pie. Contra estos especuladores (las manos invisibles del capitalismo neoliberal) se puede poco; nos dejan patalear en nuestros blogs, en las cartas al director de la prensa escrita, etc. Ellos, en connivencia con los llamados poderes públicos (elegidos democráticamente), callan y siguen con sus manipulaciones. Desde la sombra.
Perdón por la extensión del comentario. Al final, para darte la razón en todo lo que dices. Y manifestarte mi solidaridad. ¡Pobres burgaleses, en romería a la nueva ermita de RENFE!¡Con este frío invernal!Brrrrrrrrr!!!!!

Fuentecillas dijo...

Hola Pedro, totalmente de acuerdo creo que en todos los puntos.
E incluso añado, subterránea se habría acabado el problema, ya que con la expansión urbanística se trasladaran los problemas de las vías a la ubicación actual. " Pan para hoy y hambre para mañana"
Como tu bien explicas. Son muchos los puntos.
Por otro lado son mejoras, no lo negare, pero quizás los problemas de movilidad se agarban más que antes.
En fin creo que ya me he extendido y es repetitivo.
Una reflexión de estas mías porque no preguntan a los ciudadanos antes de decidir ellos " Referéndum" para las grandes y costosas infraestructuras locales?

miguel dijo...

Otra foto desde otro ángulo y más reciente en el tiempo.

Referendum? !!Si dá lo mismo!!

Los politicos, haganlo bien o mal volveremos a votar a los que más gritan.

A que no votarias a un alcalde en bicicleta?

DianNa_ dijo...

Dios y los que hacen todo eso son los que hemos puesto "ahí", a mi lo único que se me ocurre es que son tontos o se llevan muchas comisiones porque las cosas que hacen, no son ni medio normales.

Besos, niño

lichazul...elisa dijo...

me alegro de que este mejor de su gripe!!!

yo sólo hoy dejo mis muakismuakis
porque de Burgos por la verdad no conozco ,más que lo que han dicho,pero se me hace una ciudad bella y sobretodo de gentes amables y cariñosas:-)

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Cada politico que pasa por el sillón está empeñado en dejar su impronta.. que se le recuerde por tal o cual obra... que sirva o no eso les trae al fresco... saludos y salud

trupitomanias dijo...

aquí siempre se hacen las cosas para el beneficio de los mismos. lo mas interesante y costoso hubiera sido el soterramiento.. pero así, de esta manera que se ha hecho seguro, seguro, que algunos habrán ganado o ganaran mas que si hubiera hecho por el bien común.
es lo que hay

Jan Puerta dijo...

En ocasiones, los políticos de turno, por que no hay que olvidar que son de turno, proyectan las luces a veinte años vista. Así si hay que interponer demandas o demás menesteres, todo ha prescrito.
Cierto es que la mayoría que presenta un proyecto o bien aprueba el mismo con su coche oficial va a todas partes. Siguen estando demasiado lejos del pueblo. Y ahora, con la estación fuera del núcleo urbano... más. País que diría Forges.

Incombustible dijo...

Pues yo tampoco conozco Burgos, pero en todas partes se cocinan habas...políticos tomando decisiones más que para beneficiar (esas se planean mejor), para quedar bien o distraer la atención de problemas más urgentes.

Y todos ellos se trasladan en coche oficial, cuando no en helicóptero, por lo que los problemas de transporte y tránsito les preocupan menos que nada.

PD.
Volvía a ver cómo estabas, espero te encuentres mejor.
Besos y apapachos tequileros 8contra la gripe, vamos)

PIER BIONNIVELLS dijo...

Esta mu mal quitar el tren..
Es un medio económico de viajar..
Pero si a la final para poder llegar hasta el debes coger un aútobus o un taxi si que es un lio!
Tenian que hacerlo a beneficio del consumidor, y facilitarle su acceso..
Lo siento por ello.
Que linda es burgos.. cuanto me gusta,
Que estes bien.
Un abrazote.

Fernando Portillo dijo...

Hoy me voy a limitar a suscribir palabra por palabra los dos comentarios de Miguel. Por cierto: Valentín Niño iba en bicicleta, y hace varios años que no usa coche oficial ni transporte público porque está criando malvas (RIP de tanta mala leche)

Merche Pallarés dijo...

¡Qué lio con lo del tren! Espero que los politicastros lean tu post y los comentarios y rectifiquen. ¿Estás mejor? Me alegro. Besotes con limón caliente y miel de nuevo (por si a caso...), M.

Merche Pallarés dijo...

Ah y aspirina cada cuatro horas (nunca viene mal aunque tu gripe esté avanzada). Besotes, M.

Macacolandia dijo...

De acuerdo totalmente, además la estación nueva parece una estación abandonada.
Felicidades a los que han acabado con el transporte ferroviario cada vez más lejos, menos trenes y más caro, felicidades, peor imposible.

XuanRata dijo...

Si no te importa, Pedro, guardo tu post para publicarlo en el mío dentro de tres o cuatro años, porque lo de Burgos y su ferrocarril es punto por punto lo que está proyectado para Gijón. A nuestros gestores se les llena la boca de palabras a favor del uso del transporte público pero lo que de verdad están promocionando es el ejercicio físico: siempre velando por nuestras salud y nosotros sin agradecérselo.
Lo más preocupante es que en temas cómo este, pese a la intoxicación informativa, luego resulta que casi todo el mundo reconoce el despropósito pero casi nadie mueve (movemos) un dedo por evitarlo.
No quisera dejar de usar el tren, al que me une una diaria y entrañable relación, así que hoy mismo me pongo el chandal y empiezo a entrenar.

Anónimo dijo...

No encontrarás un político que no se le llene la boca con las medidas que está llevando a cabo para reducir las emisiones que provocan el calentamiento global del planeta - la ecología vende y gana votos -, pero cuando tienen la oportunidad de su vida de hacer algo serio para contribuir a la desaceleración de las emisiones, hacen justamente lo contrario: la aceleran. Hay cosas que no parecen tener solución, abocados como estamos a un progreso ilimitado en un planeta limitado.

En el caso que hoy nos presentas parece que hay ventajas y desventajas; como en cualquier decisión que haya que tomar. En el lado positivo, al menos se quita el estorbo que siempre suponen unas vías por medio de una ciudad. Las desventajas son muchas: todas esas que señalas y otras más que saldrían a poco que nos pusiéramos a pensar. A mí personalmente me gustaba la vieja por lo bien situada que estaba, tan cerca de la estación de buses: estuve un año entero viajando por ellas camino de Villarcayo y vuelta todas las semanas. Una de las cosas que no se olvidan eran las heladas de Burgos a las seis de la mañana en invierno. Parece que la gripe no se cebó. Me alegro de la vuelta a la frenética actividad, que no debería ser tanta. pancho

CC OO Miranda dijo...

Integrantes del sindicato realizarán los recorridos de un estudiante, un enfermo y una persona dispuesta a pasar un día de ocio en la capital

Tren Regional Express con destino a Burgos efectuará su salida a las 7.49 horas de vía 4». Un mensaje similar será mañana el punto de partida para el ejercicio práctico con el que varios integrantes de Comisiones Obreras constatarán, en primera persona, los problemas que van a encontrar a diario los mirandeses que se desplacen a la capital de la provincia, una vez que está operativa la nueva estación y han entrado en vigor algunos cambios horarios.
Al menos serán tres los voluntarios que se suban al convoy, que sale «diez minutos más tarde de lo que lo hacía antes», para imitar el recorrido de un estudiante con destino a la UBU, el de un enfermo con consulta en alguno de los hospitales y el de una persona dispuesta a pasar un día de ocio y compras en la localidad

Antònia P. dijo...

Hola Pedro, después de varios días, casi un mes, medio enferma estoy aquí de nuevo. Me gustó la vieja estación, me recordó la de Lleida casi, casi era la misma quiosquera y el mismo bar antes de que llegara el AVE. Por fortuna la estación sigue donde siempre, al final de la Rambla en el centro cosa que hay que agradecer.
Un abrazo.
¿Estás ya bien?

El Rincón del Relax *Beatriz* dijo...

Hola Pedro! Por falta de tiempo no he podido leer tus entradas, pero ahora me pongo al día en ellas.

Deseando esté todo bien por tu parte, te dejo un abrazo grande y como siempre te sigo..

Besos

Óliver S. G. dijo...

Además de ir en coche oficial, algo ganarán, tanto por la venta del terreno de la antigua estación, como por la demarcación de la nueva. Y lo peor de todo es que mi primera intención es malpensar, ya que es la tónica general de los políticos hoy en día, por lo menos para mí.

Por otro lado, si hubiera un contratiempo de cualquier tipo, la maquinaria propagandística se encargaría de publicar ideas totalmente opuestas a las defendidas en su origen, y nos lo seguiríamos creyendo y enarbolándolas a pies juntillas.

Un saludo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Hola a todos: la polémica, en Burgos, sigue viva. Es cierto que ya es inútil y tardía.
La realidad es que, excepto a los que no usan el tren para desplazarse con frecuencia y aquellos a los que las distancias no se les ha aumentado, hay un descontento generalizado y colectivos afectados que eran los usuarios casi diarios del tren (estudiantes, querido Miguel, que se desplazan desde Miranda y Palencia a diario para asistir a la Universidad de Burgos, sobre todo a los estudios de la nueva Politécnica; trabajadores que vienen a Burgos o se desplazan desde Burgos a otras localidades intentando conciliar su vida laboral con su vida personal), porque el tren debe ser entendido como un medio de trasporte diario, no para vacaciones o viajes esporádicos.
Ahora lo que hay que pedir es que se mejore la comunicación interna de la ciduad con medios de trasporte colectivos, no contaminantes y eficaces tanto en las rutas como en las frecuencias. De lo contrario, como sucede estos días, la gente recurrirá a sus vehículos particulares para los desplazamientos, con todas las consecuencias.
Espero que, dentro de un año, todo esto no sea más que un mal recuerdo.

Tareixa dijo...

Ya que el mal está hecho, solo os queda empujar para que se solucione lo del trasporte hasta la Estación; serías un buen Lider de una Plataforma para mover el tema.

jg riobò dijo...

¿Volveré a Burgos en tren?

Philadelphia dijo...

Estoy de acuerdo con Bipo.

Un saludo,

pablo miguel simón dijo...

No vas a tener que rectificar nada, Pedro. Tienes demasiada razón en lo que dices y noto un punto de decepción por lo que a esta ciudad le toca. Siempre parece que los amantes de Burgos son los otros, quienes afirman que no nos puede ir mejor; protestar o criticar ciertas obviedades tiene el peligro de poder ser acusado de antiburgalés. Esto ya les pasó a los regeneracionistas en el XIX, sólo reclamaban la verdad de las cosas y sus razones fueron convenientemente sepultadas.

Esther dijo...

Por lo que dices es verdad han hecho mal en sacarlas de la ciudad completamente... sino que pongan la linea de autobuses a un buen precio conjunto con el billete del tren para poder acceder a el, sino supone más dinero para el ciudadano,eso o coger su propio coche,porque un taxi ya lo que vale ni nombrarlo..

besos

aecagh dijo...

Si uno de los objetivos que ha de cumplir el tren del futuro es agilizar el desplazamiento pendular entonces a la nueva estación le va a costar todavía cubrirlo.

labea dijo...

Cierto. El futuro del transporte público lo deciden los que van en vehículo oficial, y a nivel más general creo que falta un análisis claro y real de lo que es y debe ser en cuanto a medio ambiente, sociedad, economía, etc.

Dicen que es fácil andar por San Sebastián y ver al alcalde pedaleando. Dicen también que el carril-bici de esa ciudad está muy bien...

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La polémica sigue viva en la ciudad. Cometido el dislate del desvío, imposible ya de rectificar, comienzan a notarse las consecuencias. El tren, en esta ciudad, queda ahora para viajes de largo recorrido, no para acercar la ciudad a las localidades próximas, en los dos sentidos, tanto por motivos laborales, de estudios o turísticos. En la prensa de hoy, se publica un informe de CC.OO. de Miranda, en la que se denuncia cómo el viaje en tren de cualquier mirandés a estudiar en la Universidad de Burgos, al Hospital o a otras cuestiones, es de casi tres horas, para un recorrido de 100 kms. Tres horas y luego hay que volver, claro.
Es especialmente problemático para la Universidad de Burgos en una época de transición en el sistema universitario, en el que diez alumnos más o menos puede significar perder la acreditación del título de grado (para los no entendidos: si no se tienen suficientes alumnos, se pierde la acreditación y el título no es oficialmente reconocido): por eso es muy importante facilitar la comunicación y movilidad con las ciudades del alrededor.
Para largos viajes, no es importante dónde esté la estación. Para viajes esporádicos, tampoco. Una ciudad que no cuenta con el tren como medio de transporte diario tendrá problemas en el futuro. Una ciudad que no comprende que el tren es una forma de comunicación también de cercanías, comete un error. Aquellos que no usan el trasporte público, por supuesto y sólo ven el tren como molestia, no pueden comprender esto.
Podéis ver estos documentos en las siguientes direcciones:
http://www.ubu.es/ubu/cm/ubu/tkContent?pgseed=1229684904735&idContent=105910&locale=es_ES&textOnly=false
y
http://www.ubu.es/ubu/cm/ubu/tkContent?pgseed=1229714795492&idContent=105912&locale=es_ES&textOnly=false

Stewie dijo...

Llego a este artículo un año tarde pero veo que el debate sigue en el mismo punto.
Ahora, un año después, los testarudos hechos comienzan a dar la razón a los que dudaban (y dudan) de la decisión del desvío.
Pero en lo que más de acuerdo estoy es el el tema de los pasos a nivel.
Soy consciente de que hablamos de personas heridas o fallecidas, pero nunca jamás se puede culpara al tren de que alguien tomara la decisión de cruzar la vía con las barreras bajadas y menos aún cuando, en algunos casos, existe un paso subterráneo a menos de 5 metros.