martes, 1 de abril de 2008

Melena en disolución con Liszt de fondo

Mi amigo Teo me relata el concierto del lunes pasado de la pianista Judith Jáuregui, al que no pude asistir. Me insiste en su brillante interpretración de Después de una lectura de Dante. Fantasía casi Sonata del músico romántico Franz Liszt y me da pie forzado para esta entrada de hoy, a la que casi no llego, abrumado por el tiempo y la fatiga, a punto de convertirse en la entrada de mañana. Después de una lectura de la obra de Dante, acompañado de la fantasía de Liszt, confieso de nuevo que me gustaría haber tenido la oportunidad de aprender música, descifrar el misterio de las notas más allá de leerlas en el pentagrama y comprender tantas cosas que ya para mí quedarán oscuras para siempre.
Con Liszt de fondo, reclamo el volumen de La Divina Comedia mientras tengo un recuerdo para Isaac González Toribio, que lo ha recorrido estas vacaciones, y para mi querido Óscar Esquivias cuya trilogía dantesca ya he comentado aquí y del que volveré a dar buenas noticias en breve. Acaricio el libro y lo recorro como un iniciado en la contemplación de sus secretos hasta llegar al Paraíso y dejarme deslumbrar, anticipándola, por la aparición de Beatriz:
Fatto avea di là mane e di qua sera
tal foce, e quasi tutto era là bianco
quello emisperio, e l'altra parte nera,

quando Beatrice in sul sinistro fianco
vidi rivolta e riguardar nel sole:
aguglia sì non li s'affisse unquanco.

E sì come secondo raggio suole
uscir del primo e risalire in suso,
pur come pelegrin che tornar vuole,

così de l'atto suo, per li occhi infuso
ne l'imagine mia, il mio si fece,
e fissi li occhi al sole oltre nostr' uso.
Y miré fijo al sol, cual nunca hacemos: en este mundo extraño, encontrar la melena en disolución de la amada, mientras resplandece al sol del rostro, es lo que tantas veces nos salva. Melena en disolución, como en la foto, decidida en cascada que nos refugia, un instante suficiente, del mundo.
Perdonadme, hoy es tarde, estoy cansado y tenía ganas de hablar de otras cosas antes de volver al óxido de los días.

28 comentarios:

Reggis FraPe dijo...

Se me antoja como un sueño raro, este post.
Como si lo hubieras escrito en medio del sopor que causa un profundo y aletargado sueño...aummm!!!
Ademas me tarde mucho en leerlo por tamto link que tiene.
Me gusta mucho esta forma inesperada tuya de escribir.
Un abrazo
La Reggis

BIPOLAR dijo...

Pues no parece que se interrumpa la reflexión por el óxido sino por la disolución.
Las letras no forman palabras coherentes a estas horas.

Vampi666 dijo...

Hola Pedro, siento no haberte podido invitar personalmente a recoger tu premio, pero después de publicar el post se me colgó el ordenador.Me encanta que hayas pasado a recogerlo.
Un saludito y un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

REGGIS: estaba muy cansado anoche. Comencé el post a las doce menos cuarto, lo terminé a las doce y media de la noche. La noche del domingo al lunes dormí apenas tres horas, la del lune al martes cinco. Salían las palabras, por lo tanto, desde la fatiga.
La entrada nació con el pie forzado de Teo: debía comenzar la entrada con la reseña del concierto de la pianista. Hablé de la obra de Liszt "Después de una lectura de Dante", me dejé llevar por este autor a La Divina Comedia, encontré la aparición luminosa de Beatriz en el Paraíso y a partir de ella hablé del deslumbramiento por la contemplación del rostro de la amada, que deja en "disolución" su melena. Un abrazo.

BIPOLAR: Lo malo es que, continuando con mi respuesta a Reggis, hoy también he dormido apenas cuatro horas en un sueño intranquilo. Así que no garantizo mi entrada o, al menos, su coherencia. A veces uno debe dejarse llevar por esa fatiga para encontrarse.

VAMPI666: Sí lo vi. Y te lo agradezco. Saludos.

Un abrazo a las tres.

PILAR dijo...

Joder Pedro, pues para estar agotado, cuánta vinculación, macho.
Vaya entrada, y venga vincular.
tiene mucho jugo,
tiene mucha cultura.
¡Una pasada!
Y si me atrevo a decir que no me he leído la Divina comedia? Que no me riña nadie, por favor.
No sé porqué, Pedro, pero voy a tener otro atrevimiento, te noto, tal vez enamorado? No sé, te noto diferente desde un par de semanas aquí. Tal vez esté confundida. Tal vez. Sea lo que sea, que sea para bien.Si el autor del blog considera que este comentario está fuera de tono puede usted eliminarlo.

noventera dijo...

Gracias por esos hermosos cantos de Dante Alghiere (no entiendo como la Divina Comedia sigue sin ser lectura obligatoria en los colegios).
Pedro, ya sabes que en medio del camino de nuestra vida y cuando te encuentres en una selva oscura...un poco de sueño reparador nunca viene mal!!!

DianNa_ dijo...

Te dejo un saludo y más tarde intentaré leerte coherentemente , uysss entre este estrés que me mata y el post que tiene tela marinera... luego vuelvo.
Besos^^

Bea dijo...

El texto de Dante preciso. No he leído La Divina comedia, y casi con seguridad que son pocos los que lo han hecho, así que desde aquí te agradezco que nos la acerques aunque sea sólo un fragmento.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Veo que coincidís todos en lo complicado del texto. Hay horas en las uno se deja llevar más por una cadencia interior y no le aplica la lógica.

PILAR: no pasa nada por no leer la Divina Comedia. Así aun te queda el milagro de leerla por primera vez. ¿Diferente? No sé. Me creo el mismo, quizá he utilizado una línea de escritura que no es la habitual del blog, pero que sí he utilizado en otras ocasiones. Ya sabes que me gusta dar, de vez en cuando, aires nuevos.

NOVENTERA: creo que me merezco unas cuantas horas de sueño, pero no podré hasta el fin de semana, así que os ruego que aguantéis las desconexiones neuronales de mis escritos hasta entonces...

DIANNA: tú con estrés y yo con sueño atrasado... mala pareja. Te espero. Besos.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BEA: tienes en el post dos enlaces: el uno a La Divina Comedia en italiano y el otro traducida. No te recomiendo que la leas entera, picotea en ella y déjate sorprender. Atrapa.

Anónimo dijo...

¿No será el estado de vigília la vida en disolución?.
Un abrazo.
Concha.

Mafaldia dijo...

Nunca es tarde para nada, si te gusta la música ¡adelante! yo estoy ahora en ello... y las fotos con las melenas al viento siempre quedán muy bien. :)

lágrimas de mar dijo...

hoy solo paso a saludarte y dejarte besos y cariños

lágrimas de mar

blogochentaburgos dijo...

ardo en deseos de las nuevas noticias sobre O.Esquivias, quizá la publicación del ensayo sobre Berlioz???

Óscar E. dijo...

Dante engancha, sí. Mi verso favorito es uno del canto V del Infierno: "Amor, ch'a nulla amato amar perdona" ("Amor, que a ningún amado amar perdona"). Para mí (sé que hay otras interpretaciones) representa la gran esperanza de todos los que se enamoran de una persona que no les corresponde: la confianza en que el poder de su amor hará que la persona amada finalmente les ame. La experiencia nos dice que no siempre es así, pero la idea es bonita.

Ojo con el óxido, Pedro.

manzacosas dijo...

Hola. Leí la Divina Comedia hace bastantes años, y lo único que recuerdo es la sensación de amargura y misterio que me dejó. No quiero volver a leerla, pero creo que sí, que debe ser leída. Un saludo. Manzacosas

Merche Pallarés dijo...

Yo tambien estoy agotada y no doy pie con bola (creo que debe ser debido al cambio de horario que todos vamos mal). Tambien leeré tu post con mas calma. Ahora no puedo opinar coherentemente. Besotes, M.

Tareixa dijo...

Me has recordado el chiste de "la divina comedia" de Eugenio...Oiga ladivina o no ladivina..No me hagas caso, apuesto a que ni sabes de lo que hablo, dada la chorrada¡¡Que poco profunda soy..je, je.

Blogofago dijo...

Este comentario va aqui...como podria colocarlo en cualquiera de los ultimas entradas.

Igual me equivoco, pero te siento mas feliz...y - como eso si que lo entiendo.. :) - me reconforta .

Un abrazo

Sandra García Gómez dijo...

Música: los mas maravilloso, la expresión del sentimiento más puro, el lenguaje del alma.

Isabel Huete dijo...

Veo mucho estrés por ahí pululando... No sé si leer la Divina Comedia relaja (a mí no), pero escuchar a Liszt puede ser una opción, aunque yo recomendaría bajar la luz, tumbarse en el sofá y dejarse llevar por los Nocturnos de Chopin. Quizá pensar también en la persona amada... A mí es que los Nocturnos me ponen un montón.
Cuídate Pedro. Besos grandes.

XuanRata dijo...

La buena música se parece bastante a ese poema escrito en un idioma que conocemos a medias: no entendemos todo lo que dice pero captamos su sentido.

Dargor dijo...

¿Quien querrá leer a Aristóteles si cualquier peluquero puede llegar a los mundos prohibidos con escuchar a Mozart?

E.M Ciorán

jg riobò dijo...

Estoy con Ciorán.
A Liszt no le soporto.
La Divina Comedia es untexto tan influyente que es capital su lectura y muy divertida.

Anónimo dijo...

Difícil comentar la entrada de hoy, debido a las limitaciones en música clásica que uno tiene, y recordar La Divina Comedia como una lectura ya alejada en el tiempo, leída con escasos 18 años en una publicación del círculo de lectores, que aún debe de andar por casa y que recuerdo que me impactó la parte del infierno.
Pedro, sólo tenemos un envoltorio, de manera que es menester cuidarlo, hay que intentar salir de la rutina, si esta es agobiante y relajarse, aunque cueste. pancho

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CONCHA: qué buena definición. Un abrazo.

MAFALDIA: me parece que ya no tengo oído. Pero insisto.

LÁGRIMAS DE MAR: pues gracias por tu paso por aquí.

BLOGOCHENTA: iré diciéndolas. Sigue atento a La Acequia.

ÓSCAR: gracias por pasar por aquí. El Infierno es también mi canto favorito. ¿Por qué será? Te haré caso y me pondré la antitetánica, por si acaso. Un abrazo.

MANZACOSAS: cuando no me apetece releer entero un texto de este tipo hago pequeñas incursiones, siempre satisfactorias. Me pasa también con El Quijote. Un saludo.

MERCHE: o la abstenia primaveral, como dicen ahora...Besos.

TAREIXA: a mí me parece que siempre es oportuno traer a colación a Eugenio. Me parecía un tipo muy serio.

BLOGÓFAGO: será la primavera, querido amigo... Un abrazo.

SANDRA: lo mejor que podemos dejar en este mundo.

ISABEL H.: Es que Chopin es mucho Chopin, en efecto. Besos.

XUANRATA: en efecto, para que te llegue la música no hay que saber demasiado, sólo oír.

DARGOR: buena cita.

JAVIER: pobre Liszt, ¿qué te ha hecho?

PANCHO: uff, estoy que no paro. Un abrazo y gracias por el consejo.

Gracias todos.

manuel-tuccitano dijo...

Dante siempre se me resistió...la divina no pude acabarla...con la música simpre tuve ese mismo sentimiento debí profundizar en ella en una época en la que me dio por ser guitarrista...saludos amigo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MANUEL: nunca es tarde para insistir. Un abrazo.