domingo, 20 de abril de 2008

¿Existimos en realidad? (Disolución de un paseo en domingo.)




La ciudad estaba ensoñada por este domingo de frío, viento y lluvia. El paseo ha sido largo, calculadamente largo, porque no buscaba nada ni me dirigía hacia ningún sitio. Hay momentos en los que uno se debe encoger buscando la protección del cuello del abrigo, las manos en los bolsillos. Me recuerdo de joven, paseando sin rumbo como hoy, mirando a la gente para aprender sus gestos o reconocer mi propia existencia en ellos. Conozco gente que no soporta la soledad ni el silencio, que necesita siempre el ruido de los electrodomésticos cuando llega a casa o el bullicio de los otros. A muchos, el silencio les provoca náuseas de vida y la soledad es de una densidad pastosa que les envuelve hasta la asfixia. ¿Se puede morir de soledad, como se dice? En el fondo, estamos siempre solos, como yo en este paseo. Cuando la apariencia de realidad que es nuestra vida cesa, allí no hay nadie más que el respirar agónico de tus propios pulmones. De vez en cuando, el rumor de una caricia, una mirada, un beso. De estos paseos que me han durado años, he concluido que hay que aprender la soledad de uno para convivir con el otro. Sin ese aprendizaje, el otro se convierte en una excusa de los propios miedos.

35 comentarios:

Capazorros dijo...

¡Viva el silencio y viva la soledad!(bajito)
Un saludo.

Reggis FraPe dijo...

"La soledad es muy hermosa… cuando se tiene alguien a quien decírselo."
Gustavo Adolfo Bécquer

La soledad como el silencio son necesarios de vez en vez.

Besos, muchisimos.

Vampi666 dijo...

Para apreciar la soledad te has de apreciar mucho a tí mismo, porque sino nunca te sentirás a gusto solo, es como si estuvieras en una sala con alguien a quien no soportas en absoluto ¿te sentirías a gusto? pues no, estarías deseando que hubiese alguien más para romper aquella tensión, eso es lo que nos pasa cuando estamos solos y no nos sentimos a gusto con nosotros mismos, que necesitamos a alguien más.
Un abrazo.

Merche Pallarés dijo...

¡Qué bonito lo que has escrito! La soledad puede ser maravillosa pero hay que tener una vida interior intensa para poder aguantarla. Yo la llevo muy bien pero siempre con música acompañándome. Que tengas un buen dia. Besotes, M.

Aldabra dijo...

sí que es verdad que estamos solos... todo lo demás son aderezos para completarnos...

bicos,
Aldabra

PILAR dijo...

De la soledad...
Huir de ella...
Utilizar al otro, cosificarle para rellenar huecos.
Madurez para aceptarse a uno mismo.
Valentía para escucharse a uno mismo.
Enfrentarse a la soledad, al silencio, a uno mismo...
La clave de nuestra existencia.
Partiendo de un yo querido nos encontramos con un tú, de la otra manera el parasitismo emocional y sentimental puede llegar a lo absurdo.
Puedo decir "te quiero" porque antes he recorrido el camino previo de quererme a mí porque me he conocido y aceptado.

noventera dijo...

Mis momentos de soledad se llenan de humo, de libros, de música y de paseos por este Madrid bullicioso que tanto adoro. La Soledad me parece soportable porque al llegar a casa me espera una voz amiga, de no ser así, sentiría su peso como una losa, lo reconozco. Buena reflexión la de hoy, Pedro.

brujaroja dijo...

Nacemos solos, nos morimos solos y gran parte de lo que media entre un momento y otro estamos solos. Pero sólo somos capaces de disfrutar de ello cuando nos han querido mucho. Cuando sabiéndonos queridos, hemos comprendido cuánto hay de bueno en nosotros. Y sólo en ese momento somos una excelente compañía.

Maria Clarinda dijo...

Amigo, que maneira lida de escreveres, e que bela reflexão. Mais uma vez parabéns. Jinhos

DianNa_ dijo...

Después de entrar un par de días ya echaba en falta tus reflexiones.
Tanto vampiro me está despistando.

Cuantísimas veces me he sentido sola en medio de mucha gente... aunque me gusta la gente , necesito mi espacio, mi cachito de soledad, que cuando es elegida es reparadora.
Besos^^

BIPOLAR dijo...

Qué cierto. El amor no es amor sólo ortopedia. ¿Dónde quedaron atrapados los instantes?

manzacosas dijo...

Siempre he sido partidario de la soledad, que entiendo debe equilibrarse con la necesidad de comunicación que tenemos los seres humanos, pero en la duda tiendo a ser solitario, sobre todo en contacto con la naturaleza. Un saludo

XuanRata dijo...

Mi hijo de siete años dice que de mayor quiere ser solitario. En realidad quiere decir que de mayor quiere estar soltero, lo que para él de momento es la misma cosa pues aun tiene la suerte de no distinguir entre el ser y el estar.
Aparte de su lógica aversión hacia ese género extraño que son las niñas, yo creo que de algún modo intuye que uno debe construir su imagen a semejanza del Llanero (solitario) porque es imposible no sentirse un poco héroe, aunque sea un héroe maldito, atravesando las praderas o las calles desiertas de nuestro particular poblado polvoriento.

jg riobò dijo...

La soledad provoca o que como el viento te disuelva en rastros de color o bien te hace inexpugnable; el que ha vivido la soledad es indestructible por mucho viento que haga.

El Deme dijo...

Hay algo mágico, aventurero, valiente, en la circunstancia de Pasear Sin Rumbo, tal vez dejarnos atrapar por lo que nos podamos encontrar a la vuelta de la esquina, y sorprendernos...

Tareixa dijo...

Hace meses que no puedo pasear así como tú has hecho..porque me pongo de muy mal humor al ver la gente que me encuentro por la calle, gente en la que antes ni reparaba, pero ahora me repatean las tripas..No sé que pinto entre ellos..Tendría que salir a unas horas en que no hubiese nadie para poder soportarlo..Y es que cada día que pasa estoy más segura de que nací en el momento equivocado..

Paco dijo...

Yo echo de menos la soledad, el silencio y el estar solo… cosa curiosa que nos depara este mundo en el que vivimos y es que a veces eso se consigue dentro de un coche, por las mañanas en pleno atasco, hay media hora en la que dentro de la muchedumbre estas solo y en silencio, apagas la radio porque en plena meditación no quieres que te interrumpan las noticias que en un momento dado te son de sobra conocidas.
Paseos, pues si… en Granada y a rumbo perdido, con la cámara a las espaldas y a ver que sale, que calle, que rostro, que situación, que composición… y además solo.

abrazos

Desiderio Hernández Benito dijo...

El maravilloso “Ritmo del silencio”.

El silencio buscado ayuda a encontrarse con uno mismo.

Saludos.

Euphorbia dijo...

La soledad me gusta, a veces la busco intencionadamente, ahora más que nunca, pero lo que sería triste es tener que buscar la compañía porque no fuera esa la norma.

Mafaldia dijo...

La Soledad a pequeñas dosis por favor, que reconozco que son imprescindibles, pero en el tamaño de los ansiolíticos, en grandes dosis, destruye todo lo que toca, es la isla del ego.... istmo....
no es buena.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

El túnel, Pedro.
Un abrazo

São dijo...

Meu caro Pedro, o meu lema é o de antes ´só do que mal acompanhada!
As pessoas que temem a solidão são aquelas que pouca vida interior possuem, acho.
E a tua última frase é uma lição de sabedoria!
Abrazos, amigo mio.

Anónimo dijo...

Tu soledad, buscada y necesaria, no tiene nada que ver con el vacío sentido con el aislamiento, sino que va ligada a una plena, productiva, actividad creativa. pancho

amelche dijo...

Es posible que se pueda morir de soledad, pero a mí me encanta a veces. Sobre todo cuando vuelves de dar clase, después de todo el día encerrada en un aula con adolescentes, y lo que más necesitas es estar absolutamente sola.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CAPAZORROS: ¡Viva! (bajito). Saludos.

REGGIS: son necesarios. Lo otro son paréntesis. Besos.

VAMPI666: lo malo es que muchos cargan consigo mismos sin soportarse y sin hablarse. Son como esas parejas que desde hace años no se dicen nada. Un abrazo.

MERCHE: la soledad asumida es siempre brillante. Besos.

ALDABRA: a veces, baratijas... Besos.

PILAR: ese es el camino más duro y difícil, en efecto.

NOVENTERA: hay que luchar contra la soledad sólo cuando es enfermiza. En medio del bullicio puede encontrarse. Está bien lo de ese encuentro con la soledad del otro al llegar a casa.

BRUJAROJA: a veces no es posible que nos quieran.

MARIA CLARINDA: Gracias. Un abrazo.

DIANNA: en efecto, cuida ese espacio: es lo único que nos pertenece. Cuidado con el cuello.

BIPOLAR: los instantes atrapados no son más que la falsificación de la vida. Prefiero que se marchen, libres.

MANZACOSAS: Todo en su justa medida, en efecto.

XUANRATA: solitario y soltero. Tu hijo va camino de sabio.

JAVIER: o te destruye o te hace fuerte. No te deja en un terreno medio.

EL DEME: pasear sin rumbo es explorar lo cotidiano.

TAREIXA: precisamente, paseando entre ellos te haces fuerte. Hacia ti y hacia ellos. No elegimos nuestros momentos, pero podemos acomodarlos.

PACO: paseo y mirada. Toda una declaración artística.

DESIDERIO: no hay otra manera de encontrarse.

EUPHORBIA: en efecto, es mejor la soledad no querida que la compañía obligada.

MAFALDIA: según y depende, querida bibliotecaria. A veces es más egoísmo querer que los demás estén con uno mismo o agobiarles con nuestra presencia. Es difícil buscar la justa medida.

PABLO: el túnel, Pablo. Un abrazo.

SAO: es un buen lema, amiga. Abrazos.

PANCHO: en efecto, sólo en la soledad se crea y se piensa el germen de las cosas. Luego, el debate.

AMELCHE: te comprendo. A veces en esos centros deberían poner una sala de desintoxicación de ruidos, completamente acolchada.

Un abrazo a todos y gracias por vuestras palabras.

fernando dijo...

una paseo en solitario por la ciudad se disfruta de manera especial. En ocasiones, si vas acompañado, te distraes, hecho que no sucede cuando caminas solo. Un abrazo.

blogochentaburgos dijo...

bendita soledad buscada

Mafaldia dijo...

egoísmo es querer que los demás estén con uno mismo o agobiarles con nuestra presencia

Exacto!!!, pero cuantos abrazos, detalles, sonrisas, llamadas, caricias, paseos, besos, regalos... no hemos dado porque no nos apetecía y nos necesitaban, el estar en compañía muchas veces no nos agrada pero a los demás les hacemos falta.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

FERNANDO: no es que te distraigas, es que te distraen. Un abrazo.

BLOGOCHENTA: bendita.

MAFALDIA: los abrazos queridos son los más reconfortantes. Ese contacto ayuda más que las palabras.

Merche Pallarés dijo...

Referente a tu respuesta a Mafaldia, el dia que te conozca, querido Pedro, te voy a dar un abrazo que van a crujir tus omoplatos... Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: igualmente.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Es cierto, uno tiene que reconciliarse con uno mismo y no es un cliché. Yo creo en Dios, eso me ayuda a no temer a la soledad.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

CLARA Y PEPE: las creencias, a veces, también te dejan solo.

manuel-tuccitano dijo...

la soledad elegida como opción de vida... es digna, la soledad provocada...una canallada...de todas formas de vez en cuando hay que alejarse ya brazar el silencio y la soledad...es bueno para la salud mental. buena reflxión...además me inspiras...

manuel-tuccitano dijo...

ahhhh¡¡¡¡¡ se me olvidaba como que ..."cuando era joven".... amigo por dios...el espíritu no se debe de perder...