martes, 12 de febrero de 2008

La lectura insuficiente. De nuevo sobre Viene la noche.


"Esta novela es muy distinta de la que imaginé como cierre de mi trilogía. Nunca agradeceré lo suficiente a mi editor, Eduardo Riestra, su respeto ante mi cambio radical de planes". Así comienza la Nota final que añade Óscar Esquivias a su última novela, Viene la noche. Como saben los lectores habituales de La Acequia, Esquivias es una referencia habitual de este cuaderno y participé en la presentación vallisoletana de la narración y me encuentro en la fase final de redacción de un estudio sobre la trilogía que cierra este título y que se inició con Inquietud en el Paraíso y continuó con La ciudad del Gran Rey.

Hago esta nueva entrada a sugerencia del autor de BlogochentaBurgos, que me puso en conocimiento de cierta polémica que se ha puesto en evidencia en foros de Internet sobre la novela, en la que se manifiesta la decepción de algunos lectores porque el autor no decidiera continuar la trama argumental de las dos primeras. Anticipo, pues, algunas de las claves de mi estudio.

Respetando todas las opiniones y los diferentes accesos posibles a la lectura, en lo que he leído se observa, por lo general, una contradicción entre los que se sienten decepcionados pero aseguran, al mismo tiempo, que es una gran novela. Otros ni siquiera han podido disfrutar de la lectura porque no encuentran la continuación de la trama de las dos primeras en las páginas de esta tercera.

En primer lugar, cabe señalar que entender el concepto de trilogía sólo desde el punto de vista argumental es un empobrecimiento de la materia artística. Además, quien compra un libro de una obra en curso de publicación no firma un contrato con el autor que obligue a éste. El buen lector sabe que buena parte del placer viene dado por las sorpresas y giros introducidos por el autor en lo previsible. Exigir que una trilogía sea sólo continuación del argumento inicialmente planteado pone de manifiesto, sin que esta afirmación tenga la intención de ofender a nadie, la lectura fácil a la que ha habituado el tipo de literatura de consumo masivo que sólo aporta al lector el mero placer de la lectura directa. Necesaria, por supuesto, y gozosa, pero insuficiente. Esto nos ha llevado, en las últimos tiempos, a un tipo de narración de fácil digestión pero sin ningún tipo de riesgo. Quizá sea consecuencia, por efecto pendular, del exceso de experimentalismo de la etapa anterior. En cualquiera de los estantes de una gran librería se amontonan decenas de novelas recientes que sólo se diferencian por la trama pero están escritas desde las mismas premisas estéticas, como meros clones, y que, en este sentido, sólo aportan aburrimiento y monotonía. La mayoría ni siquiera plantean un argumento sólido, pero eso es otra cosa.

Entiendo la frustración de los que esperaban saber exactamente qué pasaba con los expedicionarios de las dos primeras novelas cuando no se les ha dicho directamente su final. Pero alabo la osadía de Esquivias, que me ha sorprendido para bien. En primer lugar, porque el final ya estaba escrito en la Historia y en las dos primeras partes. En segundo lugar, porque ha enriquecido la trilogía. Ha convertido lo que podría ser un mero artificio argumental -¿qué podía hacer Esquivias: regresar a la verosimilitud convirtiendo lo ocurrido en la segunda novela en un sueño, un delirio; profundizar en lo fantástico desaforadamente de una manera plagada de trampas?- en un giro cervantino de la trilogía dantesca. A la manera de Cervantes en El Quijote, Esquivias introduce el argumento de las dos primeras partes como elemento metaliterario -de forma irónica y divertida- de la tercera. En el fondo, igual que Cervantes, que cuando se entera de que otro autor ha publicado una segunda parte de su obra da un golpe de timón al argumento, Esquivias modifica la línea predecible de su novela.
No sé si estaba o no en la idea de Esquivias, pero igual que Cervantes hizo de su novela un muestrario de tipos de narración, él nos dio en Inquietud en el Paraíso la versión actual de una narración de aprendizaje realista, enraizada en la modernidad; en La ciudad del Gran Rey el ejemplo de una narración fantástica, enclavada en el experimentalismo del final de la época moderna; en Viene la noche, un perfecto ejemplo de narración articulada en la forma de entender y contar de este final del postmodernismo en el que nos hallamos.
A pesar de lo que he dicho hasta ahora, ha de advertirse a los que se han sentido decepcionados por este cambio, que Esquivias sí concluye la trilogía. Y lo hace de forma magistral: el infierno es un mundo contemporáneo en el que las certezas se han perdido, el sistema surgido tras una guerra declarada para afirmar una u otra ideología como verdad se ha derrumbado y cada uno debe pactar consigo mismo y con el estrecho margen histórico en el que se mueve, con su memoria, hasta donde le sea posible.
Además, Vuelve la noche, aunque no fuera la tercera parte de una triología, es una gran novela. Una de las mejores novelas publicadas en español en los últimos años. Y tiene muchas posibilidades de lectura. Animo a leerla en la mayor parte de ellas para poder disfrutarla.

22 comentarios:

Nana Lopes dijo...

A curiosidade me consome!!
Excelente texto.
Que dica !!
Preciso estudar espanhol urgentemente!!

Paco dijo...

independientemente de la novela en si, suerte tiene el novelista con tener editor, mi mujer considerada hace tiempo una gran promesa por algunos reconocidos criticos... aún no ha pubñicado casi nada, el motivo dicen es que su enorme talento y su gran linguistica no es apta para "las masas"... y ella insiste en escribir literatura... mando textos a mil concurso y editoriales y en todas le decian lo mismo... "no encaja con la linea editorial"... y es cierto ¿quien quiere libros de ensayo para sesudos? ¡vivan los Perez Reverte y compañia! que cuando semejante botarate es academico de la leengua en este país, dice mucho del nivel cultural del mismo, y mientras tanto gentes como Caballero Bonald son en ese sentido totalmente ignorados...

abrazo y perdona me salga por la tangente.

mafaldia dijo...

No puedo decirte más que el sentir general de los usuarios de la biblioteca respecto a los tres libros de Óscar Esquivias es el que comentas, el primero gustó mucho, el segundo sorprendió y no gustó al que se había leído el primero y este tercero todavía la gente no comenta... creo que tu análisis es acertado y por parte de la biblioteca apoyamos a óscar por muchos motivos, así que, que sea profeta en su tierra.

nerea dijo...

Que curiosidad! quiero leer los tres! Cuentame titulos, editorial, escritor... vamos todos los datos para leerlos. Me da que tienen que estar super bien los tres. Además para trilogias que sean iguales y vayan todas en lineas rectas ya estan los libros infantiles... (no con esto menosprecio nada ¿eh?)

Besicos!

Pilar dijo...

Yo he disfrutado un mont�n con esta �ltima novela de �scar Esquivias, sinceramente, me ha importado poco si segu�a o no el argumento de las dos anteriores. Entre otras cosas tengo una memoria cada vez m�s pobre, y no persegu�a al leerla ninguna continuaci�n.
Siempre digo que cuando empiezo un libro, me olvido de todo, del antes y del despu�s y lo que s� s� es que he disfrutado un mont�n. Me ha encantado, y si no me hubiera pasado tambi�n lo manifestar�a.
Sin embargo la segunda ("La ciudad del gran rey") no me estimul� tanto.
Me record� a lo mucho que disfrut� con la novela "Suelo bendito", que fue la primera que le� de �l.

Azul dijo...

Solo leer, la critica constructiva que acabas de hacer, me entran ganas de salir corriendo, y adquirir, un ejemplar!!
Pero tendré que reprimirme, por el momento, por que ayer mismo, ya incorpore un nuevo elemento en mi humilde colección. El Quinto día, espero que sea tan fascinante y me aporte nuevas expectativas, pero lo leer ansiosa, por acabarlo lo tan rápido que pueda, y empezar con Vuelve la noche!!!
Gracias nuevamente por tus aportaciones!!!

São dijo...

Meu querido Pedro, não vou comentar porque não conheço a obra.
De qualquer modo, concordo co a minha amiga Nana : deveríamos todos saber escrever e falar castelhano!!
Um beso, amigo!

Azul dijo...

Tiene una cita, esta noche a partir de las 12:00, para ser convertido.

lugar, en la guarida de Fatefull..
me parece que ya sabes el camino, si quieres formar parte de mi clan..no faltes..

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NANA: ¡y yo portugués-brasileño! Saludos.

PACO: totalmente de acuerdo. Un abrazo y no te preocupes, no te has salido, sino que has sido muy oportuno.

MAFALDIA: sí me gustaría saber las opiniones. Óscar se merece todos los éxitos.

NEREA: los tres (tienes los títulos en la entrada) han sido editados por Ediciones del Viento (La Coruña). No son difíciles de encontrar. No te defraudarán y como los tres son diferentes podrás decantarte por el que más te guste.

PILAR: no tomes lo que dices como una desventaja, sino como una virtud: cada libro debe contener un mundo. Suelo bendito es una magnífica novela.

AZUL: Espero que te guste.

SAO: como le he dicho Nana, todos deberíamos también conocer algo de portugués y de su literatura. Algún día hablaré de eso y de mis autores portugueses favoritos.

AZUL: querida amiga, mañana madrugo demasiado para mi edad, así que esta noche no podré leerte. Lo haré mañana, seguro que me gusta.
Un saludo.

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Merche Pallarés dijo...

Excelente análisis de esta trilogía. Nunca había oido hablar de Oscar Esquivia pero prometo que buscaré sus libros. Referente a la literatura portuguesa--la gran desconocida para los españoles a parte de Pessoa y Saramago--tiene escritores tanto modernos como antiguos muy, muy interesantes. Por ejemplo yo soy "fan" de Camoës!! Tambien me gusta mucho un joven escritor azoriano de cuyo nombre no me acuerdo en este momento. Soy un desastre. Besotes, M.

Óscar Esquivias dijo...

Gracias, Pedro, por tus palabras, y también a todos los comentaristas de este blog. Da gusto encontrar un sitio así, donde se habla de literatura y, sobre todo, se hace literatura.

erilova dijo...

Recomiendo Jerjes conquista el mar

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

MERCHE: alguno te gustará más que otro, pero el balance final será bueno, seguro. Qué autores más necesarios citas. Besos.

ÓSCAR: es todo un honor recibirte en La Acequia. Bienvenido y vuelve cuando quieras. Un abrazo.

ERILOVA: Bienvenido/a a La Acequia. Espero que vuelvas. Y, en efecto, Jerjes conquista el mar, de Esquivias, es una joya oculta en la narrativa de los últimos años que convendría reeditar.

NUNCATEOLVIDARESONI dijo...

BLOGOCHENTABURGOS

Hola Pedro, gracias por recompensarme con tu, como siempre, clarividente análisis de la obra de nuestro querido Óscar. En mi caso me siento absolutamente fidelizado a la carrera de Óscar, en especial, por novelas como -Suelo Bendito- y -Jerjes conquista el mar- ( la que según el autor constituye la novela que le hizo escritor). En el caso de la trilogía, a la que hemos acudido en cada presentación de sus volúmenes, cierto es que quizá -Inquietud en el Paraiso- es una novela de tal magnitud literaria y con una trama tan fidelizadora que es imposible no pasar la última página deseando leer el siguiente. Con La ciudad del gran Rey, la sorpresa es grande, pero un excelente giro a la literatura fantástica que sigue con el hilo argumental. Ahora bien por lo que detectamos en la presentación, así como en los foros, es cierto que al lector le hubiera gustado el desenlace final de la trama originaria y que, el cambio narrativo (aunque bien construido y fundamentado en la posmodernidad Dantesca), ha en parte defraudado al lector. No creemos por lo visto en las presentaciones o en la feria del libro que el lector "tipo" de Óscar sea un lector de literatura comercial que busque lamentables llaves secretas y griales en cuevas misteriosas, por lo tanto,y siendo como somos absolutos segudores incondicionales de Óscar y de su obra, no por nada, sino porque nos parece prodigiosa, si que es cierto que en este caso hay que reclamar un grado de soberanía a lector y quizá...siendo una buena novela, es posible que la satisfacción del público, entendido y culto por lo que hemos visto, hubiera sido mayor con el hilo argumental de las dos primeras obras.

En mi caso y después de esta parrafada. Me postulo enn que..., lamentablemente...nunca lo sabremos.

Un placer estar en la maravillosa acequia de caudales literarios, de cursos de aguas profundas en lo conceptual y de fecundidad con su riego en el interior de cada uno, de cada pantalla, de cada yo individual.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

BLOGOCHENTA: en parte comprendo esa frustración, aunque, repito, yo soy más partidario del giro que ha dado el autor a la triología. A este paso habrá que proponer a los lectores que se hayan quedado con las ganas de conocer el final de la expedición con sus propias propuestas de continuación, en unas líneas, aquí debajo. Seguro que el autor (y yo por descontado) las leeremos con placer.

noventera dijo...

Reconozco haber hecho miles de conjeturas sobre la tercera parte de la trilogía. Yo apostaba por un viaje al futuro e imaginaba a los personajes en el Burgos del 2007 totalmente desconcertados dudando sobre si habrían llegado al cielo o al infierno...
Devoré Viene la Noche con la esperanza de ver reflejado el final que yo hubiera querido, pero tampocó me importó la falta de continuidad con respecto a la trilogía. Al contrario, disfruté de la intriga hasta el último momento y la calidad de la narración hizo el resto.Supongo que ese era el juego que Oscar nos proponía; la conclusión pertenece a los lectores, el autor solo pone los medios y juega a la ilusión de que en el fondo todo lo anterior no son más que dos novelas delirantes fruto de su imaginación que hasta un jubilado se atreve a sacar punta.Brillante golpe de efecto!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

NOVENTERA: Bienvenida a La Acequia y gracias por tu aportación. Estoy de acuerdo contigo.

Anónimo dijo...

“Viene la noche” es una de esas novelas que se leen de una “sentá” en caso de que uno tenga el tiempo libre suficiente. Es una de esas historias que no quieres que se acaben, no porque sea nada agradable lo que estás leyendo, sino porque el autor es capaz de meterle un ritmo narrativo que te fascina y atrapa desde la primera hoja.

A mí me ha recordado a Almodóvar por la manera de presentar a unos personajes tan poco convencionales: rara vez se ve a unos octogenarios, con todos sus achaques, como protagonistas de una narración, ni a unos inmigrantes, ni a una pareja de mediana edad, asexuada; menos a unos recién nacidos y a un tío cura, antiguo represor franquista.

Se nota que el autor se documenta sobre lo que escribe y se patea la calle, pues maneja una amplia gama de registros de la lengua, amén de trabar la historia con un gran oficio, manteniendo la tensión narrativa hasta el final, provocando que el lector vaya a la librería a pedir más obras del mismo autor, creo que es con el primer autor que me ha pasado. Todas tus recomendaciones sobre este autor están más que justificadas. pancho

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

PANCHO: me alegra que te haya gustado. Es acertado todo lo que dices: es una novela en la que hay personajes y temas que no suelen ser habituales en la literatura española contemporánea. Un abrazo.

Myr dijo...

Tomo nota. Como ahora estoy de vacaciones, será para cuando regrese a casa. Saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Myr: no te arrepentirás.

Myriam dijo...

Ya lo creo que no, como te dije ya y lo repito: ¡me encaaaantó!.

Te enlazo en mi entrada de mañana.

Besos