miércoles, 17 de octubre de 2018

Trenes


Tomo el tren. Qué fácil
es decirlo así:
subí al tren, ocupé
mi plaza,
la que me corresponde,
tras quitarme el abrigo.

Abro un libro que no voy a leer.
Cierro los ojos. Pienso
en la puntualidad
extraña
de los últimos trenes.

© Pedro Ojeda Escudero, 2018

14 comentarios:

impersonem dijo...

Cada pasajero viaja con sus propios pensamientos, bien sea con los ojos cerrados o con ellos abiertos; bien sea mirando el apisaje en el sentido de la marcha o al revés... suficiente para cada día es su propio tren... en este ir y venir de las posibilidades al destino y del destino a las posibilidades... con la puntualidad o impuntualidad que determinen las circunstancias...

Abrazo

Emilio Manuel dijo...

Aquí no podemos hablar de trenes, no tenemos.

Andandos dijo...

Cada medio de transporte tiene sus ruidos, sus sonidos. Seguro que los reconoceríamos a ciegas.
Creo que el tren es el menos contaminante de los transportes, y el que llega hasta el centro.
En la Estación de ZGZ todos, incluidos los trenes,parecemos miniaturas. Es enorme.
Un abrazo

José A. García dijo...

El último tren siempre tiene algo de definitivo y trágico a la vez.

Saludos,

J.

Doctor Krapp dijo...

No debemos dejarnos llevar por las viejas querencias. Cierto es que nuestra mente amoldada a los retrasos tiene que hacer un esfuerzo para adaptarse a los nuevos progresos.

XuanRata dijo...

Sabes de mi querencia por los trenes y sus escenarios. También por su actores. En estos trenes tuyos hay algo de submarino. Se diría que en su interior se ha hecho el vacío y fuera resiste un arrecife de coral inalcanzable, separado por esa distancia que te separa de la ventanilla, y por la pantalla misma.

A mi la puntualidad excesiva también me produce una inquietud extraña.

Un abrazo

El Deme dijo...

Los viajes en tren ofrecen un estado anímico de cambio de escenario que no te lo da otro medio. Además, están los paisajes (que no te lo da la autovía).

São dijo...

Adoroooo viajar de comboio, talvez porque estudei longe de casa e durante anos fazia muitos quilómetros diários nesse transporte.

Besos, amigo mio

Edurne dijo...

Los trenes son así, a veces, hasta te cambian la vida.

Besos.
;)

Luis Antonio dijo...

Tengo tan idealizados a los trenes que procuro no hacer apenas uso de ellos...

Mi nombre es Mucha dijo...

el tren es como la luna tiene ese no se que de misterio

Unknown dijo...

Buenos dias Pedro!
Hace mucho que no viajo en tren, la verdad y el paseo traqueteante y certero, sin rumbo me vendria como anillo al dedo.
Estoy un poco atascada con la lectura del Quijote del Club de lectura. Me he quedado en el capítulo 3 y muy enfadada con el ventero, la verdad! Puedes ayudarme por favor! Muchisimas gracias! Qué paseís una hermosa tarde!

jesus alvarez dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, tanto la imagen como el texto, a mi el tren siempre me ha parecido que tiene algo de magico,saludos.

Facu Herra dijo...

Lindo poema, simple, preciso y directo. Gracias por compartirlo. Un abrazo