lunes, 19 de febrero de 2018

Noticias de los días que llevo desaparecido


Algún día daré cuenta de la actividad de estas últimas semanas, que me ha impedido publicar aquí al ritmo habitual desde mi aviso de la conferencia sobre las relaciones de Zorrilla con la vida social de su época en el Museo del Romanticismo. Después han venido varias actividades relacionadas con el bicentenario del autor romántico que se han sumado a lo habitual y a los compromisos adquiridos. Vengo aquí a decir que voy desocupándome y que poco a poco retomaré el ritmo de publicaciones del blog: esta semana daré varias entradas correspondientes al Club de lectura, que lo dejé con Pedro Páramo que si muerto o no y no he hincado el diente aún al próximo titulo, El hombre pez, de José Antonio Abella. Abella vendrá a Burgos la tarde del próximo martes 27 de febrero para encontrarse con los lectores que quieran acompañarnos.

Para los interesados comunico que mañana martes día 20 acompaño a Luis García Jambrina en la presentación en Burgos de su novela El manuscrito de fuego, una nueva entrega de la serie que dedica a Fernando de Rojas. A caballo entre la novela histórica y la novela de misterio, aborda el apasionante caso del asesinato del bufón Francesillo de Zúñiga. Recomiendo no perdérsela. La presentación tendrá lugar en el Palacio de la Isla a las 19:30. Entrada libre hasta completar el aforo. Para no perdérsela.



Y el resto, bien. En estas semanas explico a Góngora a un grupo de alumnos que demuestran una gran creatividad e interés. De ellos es la figurilla cuya fotografía encabeza esta entrada, que tiene mucha enjundia. Y en mi despacho he colocado el cuadro que me regaló en el 2009 Pilar Martínez Navarro con motivo de nuestra lectura del Quijote. Un buen sitio: es el fondo que verán los alumnos con los que me conecte por cámara desde mi ordenador. Tenía esa deuda con Pilar, que me hizo ese regalo con todo el cariño para conmemorar la primera lectura colectiva y virtual que se haya hecho del Quijote completo usando las redes sociales. No se lo dije en su día: llegó roto a mi domicilio por el trasporte y ahora luce como nuevo tras volverlo a enmarcar. Por supuesto, quien se decida a hacerme una visita tendrá café y pastas gratis.



9 comentarios:

Emilio Manuel dijo...

Está claro, tus ausencias están plenamente justificadas, pero a la próxima tendrás que presentar el justificante firmado.

Campurriana Campu dijo...

Yo también estoy un poco desaparecida, Pedro. Pero tus desapariciones son mucho más hermosas, más poéticas, más elevadas...

Un abrazo. Sigue luchando por lo nuestro.
Tenemos que agradecértelo eternamente.

Andandos dijo...

No te preocupes, ya esperaremos. A veces se junta todo y es imposible hacer otras cosas que no sean las urgentes.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Hacemos la ola por tu aparición y lo celebramos. Bienvenido y creo que te veo esta tarde en el Palacio de Fran...digo de la Isla.

XuanRata dijo...

Se te echaba de menos, pero es que no tienes demasiado bien acostumbrados.
Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

Los recuerdos como las ausencias siempre vuelven.

dafd dijo...

Qué lectura colectiva y virtual aquella del Quijote. Magnífica.

Myriam dijo...

Tú sigue así y te va a quedar eso de ”Pedro Correcaminos, pip,pip,” jejeje

Besos

Ele Bergón dijo...

Bueno, pues aquí te seguimos esperando. Lo importante es sentirnos bien con nosotros mismos

Besos