viernes, 17 de noviembre de 2017

Los pequeños detalles


En los tiempos de grandes mentiras yo me fijo en la forma en la que alguien coloca un cactus en la ventana.

La postverdad, dicen. Siempre ha existido la mentira como estrategia política pero nunca como ahora. Lo que me resulta más sorprendente es que tantos estén dispuestos a seguir las consignas en una época en la que basta una mera consulta de unos segundos en internet para descubrir que el rey está desnudo. Que todos los reyes están desnudos: los antiguos y los nuevos. Los de corona de brillantes y los de traje de ejecutivo. Lo sabe incluso el algoritmo de Google, basta preguntárselo.

Estos días, en internet han circulado unas palabras de Josep Pla que son un insulto a a la inteligencia y que, además, ni siquiera escribió Pla como hace años circuló un corte del añorado Pepe Rubianes que hacía decir a Rubianes lo que no dijo. Estrategias ambas de mentira repetidas hasta la náusea para sembrar odio. Las técnicas de ruptura de una sociedad son viejas y basta comenzarlas para que luego se repitan por inconscientes, rencorosos y amargados. Hay personas que solo saben vivir en el lodo.

Hoy parece que vivimos en una época de tripas. Acabaremos todos tuertos para satisfacción de tantos.

Y, mientras tanto, la casa sin barrer. Entre tanto griterío duele mucho comprender las razones que nos hacen tan gregarios, tan poco individuos. Las fieras, amigos, se han desatado pero nunca devorarán a sus amos. Si otros repiten consignas, siembran odio y divulgan mentiras dedícate a saber cuál es la orientación mejor para poner en la ventana el tiesto. Que le dé el sol cada día.

12 comentarios:

Mavi dijo...

Y como el cactus...quedar entre las rejas de las mentiras? horror.
Feliz fin de semana y descansar entre dimes y diretes es lo importante pues.
besicos
Mavi

mojadopapel dijo...

Tus palabras de hoy son tan necesarias como que el tiesto de la ventana tenga su mejor orientación al sol. Espero que el sentido común sepa dirigirse hacia lo esencial CIAL. En busca de la verdad.

Elena Larruy dijo...

Desconozco el simbolismo de la colocación de un cactus en la ventana? Cuando pienso en mi, en metáfora, soy un cactus y a menudo estoy tras la reja. Puede ser esa una explicación?. Por lo demás comparto los mismos pensamientos de tu Post, y me producen dolor y también nausea. Un saludo desde Barcelona

Emilio Manuel dijo...

El "a veces pienso" de Pla, se ha convertido en un meme gracias al juego de unos publicistas, como dice el refrán, "las armas las carga el diablo".
Saludos

impersonem dijo...

Estoy de acuerdo con lo que has escrito Pedro, pero toda esa estrategia de mentiras y manipulaciones no sería posible sin algunos medios de comunicación subvencionados, mercenarios y entregados a la manipulación informativa...

Tampoco sería posible si "la educación fuera verdaderamente libre y la Historia cierta"... la palabra "programación" está tan presente en la educación como en la televisión... y tal cosa está cargada de intenciones... tal vez como en tu foto, nos quieran dentro del tiesto y detrás de una reja, y tal vez eso nos haga desarrollar algunas espinas de autodefensa... ¿nos orientamos nosotros o dejamos que nos orienten? ... tal vez no sea sufieciente con mirar al Este... tal vez sea necesario, y hasta imprescindible, mirar al otro... y a todos los demás... convertir en objeto de estudio la "realidad" que nos llega para ver si es como dicen que es o no...

Creo que en este comentario me salí del tiesto y me metí en un buen jardín...

Abrazo

José A. García dijo...

Siempre todo fue una mentira, el problema es que hoy nadie se preocupa por disimularlo.

Saludos,

J.

São dijo...

A mentira sempre existiu ...

O que me preocupa é que se aceite, hoje, como inevitável e normal em todas as situações !!

Besos, querido amigo, e semana feliz

Andandos dijo...

Bueno, mi decisión más inmediata es si rompo o no con amigos de hace más de quince años. La razón ya no importa, no hay manera de hablar, solo tienen importancia los sentimientos. En fin, creo que voy a romper con ellos. Lo importante es cómo colocar el cactus, en verdad.

Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Tus atinadas reflexiones me han dado punta para tirar en el próximo encuentro juevero, que de eso se trata: la postverdad. Se agradece, porque andaba medio desorientada pero con lo que nos has dejado, creo que puedo intentar algo.
Un abrazo
P.d
Espero tu foto de niño para la tarjeta
=)

Abejita de la Vega dijo...

Quién no sepa lo que duelen esos pinchos...

Ele Bergón dijo...

Vivimos en un mundo de tanta comunicación que es muy difícil encontrar dónde está la verdadera verdad.Parece ser que un tanto por ciento muy elevado de lo que leemos, vemos o escuchamos, son bulos sin fundamento.

Lo malo es que muchas de esas mentiras están inventadas para hacernos daño los unos a los otros. Habrá que discernir bien y no caer en la trampa.

Besos

Paco Cuesta dijo...

Si vale el símil geográfico la orientación adecuada sería este-oeste, ni norte ni sur, porque, sabido es que actitudes opuestas pueden ser entre sí más semejantes que las moderadas.
Digo