lunes, 23 de octubre de 2017

Como quien teme perder el tren


Salgo del portal hacia mi trabajo
con la cartera llena de papeles
en perfecto desorden. Apresuro
el paso. Falta tiempo
para el amanecer. Doblo la esquina,
miro el reloj, camino
rápido como quien teme perder
el tren
y me pregunto
si habrán ya dado fruto los serbales.

© Pedro Ojeda Escudero, 2017

13 comentarios:

Mavi dijo...

Seguro, ya cayó la noche.El serval cazó su presa.
Un saludo
Mavi

María Perlada dijo...

Cuánta prisa llevamos siempre, como si el tiempo se fuera volando, pero en un instante se detiene nuestra mente para acordarnos de algo, o para interrogarnos sobre algún detalle.

Besos.

Myriam dijo...

Hablas de un serbus aucuparia y Mavi te responde con un leptailurus serval, que bien podría haberlo sido dado los tiempos que corren, salvo que este último no da frutos àcidos, pero si unas buenas dentelladas. Claro que si un servio o bosnio te dijera ¡servus! saludándote estaría. Como no tengo tren que perder sino que estoy al huevo olímpico, dale que dale con mis 4 nietas, aquí me tienes discurriendo entre saludos, felinos y plantas.

Besos y ¡Servus!

Emilio Manuel dijo...

Menudos seguidores tienes, saben de zoología y botánica que da gusto.

La seña Carmen dijo...

Este año, ya lo dijimos, por no haber no ha habido ni serbas, pero ¡cómo me gusta lo de la cartera en perfecto desorden!

LA ZARZAMORA dijo...

Los serbales darán fruto...
Cada cosa, a su tiempo.
Este año vamos atrasados de otoño.

Besos, Pedro.

pancho dijo...

Hoy hacemos trabajar al buscador para ver qué es eso de los serbales. Me recuerda a esto que nos enseñaste de JRJ, pero con una palabra que enraíza en la tierra:
"el oído en la tierra;
como el mar en teléfono…"

Abejita de la Vega dijo...

el serbal dará sus frutos

Campurriana Campu dijo...

No sabía qué era un serbal.

Andandos dijo...

Mi horario es diferente, pero me hago preguntas similares, más ahora en otoño, por fin.

Un abrazo

impersonem dijo...

Ese contraste de ritmos ente lo urbano y lo rural... rutinas y retinas avanzando presentes y trayendo a la memoria las imágenes del pasado... ese preguntarnos por el sentido de nuestros actos que se desarrollan entre la urgencia y el reposo...

Seguramente los servales estén ya ofreciendo sus frutos, la madre naturaleza es sabia y para esta época y la siguiente próxima nos ofrece esos frutos cargados de vitamina C...

Mientras no perdamos el tren de la memoria que nos permite desplazarnos al pasado en un pis pas... y mientras no perdamos el tren de la imaginación que nos permite ir a todas las partes... tendremos un cupo de posibilidades esperanzador...

Perdón, hoy estoy palizas...

Abrazo

impersonem dijo...

Huy... mejor y correctamente escrito: "... serbales..."

Paco Cuesta dijo...

Podemos prescindir del reloj.