domingo, 5 de marzo de 2017

Aire de la sierra en marzo

Fotografía de Juan Heras

Me mandan los amigos noticias de la floración de los narcisos en la sierra de Béjar. Estas cosas que tienen los amigos cuando no estás con ellos. Ando estos días mal. Agobiado de trabajo, arrastrando una gripe mal curada y un poco o mucho tristón y decaído. Y ellos han salido a pisar la nieve y comer unas sopas en la sierra y celebrar la vida. Hacen bien y me dan ganas de dejarlo todo y marchar andando hasta Béjar para ir haciendo hambre y comer con ellos un bocadillo de panceta con toda su grasa empapando el pan, bien hecha a la sartén por Juan, que no pierde ripio tampoco de la conversación, y unas buenas sopas o lo que caiga (hornazo de la tierra, empanada casera, tortilla de patata si se logra, queso manchego del que prohiben los médicos en el valle) y un buen trago de los brebajes de Manolo que saben a gloria mientras Antonio golpea con el vaso metálico en una piedra demandando su ración justa antes de filosofar y Pepe disfruta como solo él sabe hacerlo sacándole la gracia a todo entre bromas y veras y Mayca intenta poner algo de cordura en la reunión sin querer conseguirlo. Y luego sentarse en cualquier lugar a ver eso, la floración de los narcisos y las aguas cantarinas que bajan por toda la sierra, las nubes que pasan por encima de las cumbres. Bajar despacio para alargar la mañana. ¡Aire de la sierra en marzo que tantas brumas internas despeja!

7 comentarios:

mojadopapel dijo...

Pues si que estás decaído para poner el narciso de luto.

Emilio Manuel dijo...

¿Filosofar en el campo, con un bocata de panceta y otros productos? ¡¡anda ya!!

mojadopapel dijo...

Se trata sólo de echar de menos a Béjar y los amigos.

JL Ríos dijo...

Hambre me está entrando de leerte. Mejórate , a ver si puedes, podemos, disfrutar de la primavera que está al caer, parece.

Un abrazo

impersonem dijo...

Espero que, al recibo de este comentario, tu salud esté totalmente repuesta; que tus tristezas se hayan convertido en alegría; y que, más antes que después, hagas realidad tus pensamientos comulgando con la naturaleza en la buena compañía de esa cuadrilla de amigos que citas...¡paz y bien para tod@s!

Abrazo

Myriam dijo...

¡Bravo por los amigos que siempre están!

LA ZARZAMORA dijo...

Todo pasa, y aquellos que de verdad nos quieren nos siguen incitando al cambio, son remanso y abrigo, regazo y aliento.

Espero que ya estés recuperado.

Besos, Pedro.