domingo, 19 de febrero de 2017

Centrifugados y noticias de José María Cumbreño: Curso práctico de invisibilidad.


El próximo viernes día 24 de febrero da comienzo en Plasencia Centrifugados. Tercer encuentro de literatura periférica. Se celebrará, como la edición anterior, en el Patio Cultural las Claras y reunirá a un buen número de editoriales independientes que expondrán sus catálogos al público. El programa de actividades es interesante y variado y merece la pena echarle un vistazo. No es fácil en estos tiempos en los que escasea el apoyo de las instituciones públicas organizar un encuentro de este tipo pero José María Cumbreño sigue con fuerzas y ganas. En encuentro es una buena ocasión para encontrarse con editores, libros y autores que suelen entrar con dificultad en el circuito comercial pero que cada vez tienen más peso en el mundo editorial español de hoy, ocupando un notable hueco que suelen dejar vacío las editoriales más importantes. Yo he estado presente en las ediciones anteriores y si me es posible también en esta. Con este motivo se ha reimpreso mi poemario piel, que estará sobre la mesa de lf ediciones esperando el encuentro con los lectores.

También estará presente el volumen que recoge una antología de escritores que participaron en la edición anterior, en el que estoy incluido, ilustrado con fotografías de los asistentes en 2016. Un magnífico ejemplo de la variedad de propuestas estéticas y temáticas: Olga Ayuso, Lalo Barrubia, Luciana Caamaño, Víctor M. Díez, Pablo Fidalgo Lareo, Pablo García Casado, Inaxio Goldaracena, Cristian Gómez Olivares, Cristina Grande, Alberto Guirao, Carmen Hernández Zurbano, Víctor Manuel Jiménez Andrada, Hasier Larretxea, Inma Luna, David Matías, Vicente Luis Mora, Juan Nadalini, Pedro Ojeda Escudero, Fernando Pérez Fernández, Urbano Pérez Sánchez, Roxana Popelka, María Sotomayor y Ballerina Vargas Tinajero.

Fue un buen año el 2016 para José María Cumbreño, que vio recompensado su esfuerzo también al frente de Ediciones Liliputienses, en cuyo catálogo figuran ya algunos libros más que recomendables y una selección de nombres de poetas hispanoamericanos que de otra forma no nos llegarían a la península. Lo culminó con su Curso práctico de invisibilidad (Casi poesía 1998-2016) (Cáceres, Ediciones Liliputienses, 2016). El volumen es un conjunto coherente de textos en prosa y verso (o vivendo en la débil frontera entre ambas modalidades) con tendencia al fragmento, el aforismo (incluso la greguería: Escribir: Enhebrar una aguja con los ojos cerrados) y la reflexión en el que se abordan los hechos cotidianos con cierta extrañeza. La voz poética vive en la incertidumbre y en el intento de comprender la realidad o, al menos, sobrevivir a ella si esto fuera posible. En algunos textos se usa la ironía ideológica, como en Metamorfosis:

Los dictadores se convierten en ex dictadores.
Los ex dictadores, en senadores vitalicios.
Los senadores vitalicios, en inofensivos ancianos.
Y los inofensivos ancianos, finalmente, terminan perdiendo la memoria.

En muchos de los textos se adivinan experiencias autobriográficas y en ellos se mezclan pensamientos que los construyen casi por acumulación de estratos hasta dotarlos de significados sorprendentes en los que el individuo acaba casi ajeno a sí mismo:

En la mayoría de los lugares todos parecemos extranjeros. En nuestra vida, lo somos continuamente.

Un buen motivo para estar el próximo fin de semana en Plasencia.



3 comentarios:

Fackel dijo...

Los versos de la Metamorfosis que citas me recuerda aquello otro de Carlos Marx en El 18 Brumario...

"Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa. Caussidière por Dantón, Luis Blanc por Robespierre, la Montaña de 1848 a 1851 por la Montaña de 1793 a 1795, el sobrino por el tío."

Sospecho que siguió pasando con procesos históricos posteriores y algunos hoy día siguen queriendo jugar a lo mismo...Puede parecer que mi comentario sale del marco de un tema poético, pero después de leer a Brecht, por ejemplo, uno piensa que no. Así que bienvenidos esos versos de Cumbreño. Nada de lo humano puede ser ajeno para la expresión poética.

Un abrazo.

JL Ríos dijo...

Gracias, Pedro. No llegamos a todo, pero poco a poco nos vamos acercando.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

Feliz estancia por tierras extremeñas

Besos