miércoles, 29 de junio de 2016

Giner. El maestro de la España moderna. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza


No es la primera vez que hablo en este espacio de la Institución Libre de Enseñanza ni será la última. Su importancia para la educación y la cultura españolas es tan considerable que no se puede escribir sobre lo mejor que ocurrió en este país desde 1876 hasta 1936 sin mencionarla. De hecho, una de las grandes tragedias de nuestra historia contemporánea fue el brutal corte que supuso la Guerra civil y la dictadura de Franco en estas materias, que impidieron el desarrollo eficaz de un sistema de educación público y laico, integrador de todas las clases sociales, moderno, riguroso y adaptable a todos los tiempos y la recogida de los frutos de un proyecto como el de la ILE. Aunque parezca una exageración, pienso que España no se ha recuperado aún del vacío que supuso aquel corte y que en eso estriba el desacuerdo político en materia de educación. Así nos va.

Esta exposición que comienza ahora a circular por España (Giner. El maestro de la España moderna. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza, Sala municipal de exposiciones del Museo de la Pasión de Valladolid, hasta el 28 de agosto) ha sido organizada por Acción Cultural Española y la Fundación Francisco Giner de los Ríos. Recoge un interesantísimo y valioso conjunto de materiales que documentan la biografía y obra de Francisco Giner de los Rios y el conjunto de fundaciones que proyectó para sacar adelante su pensada reforma de la educación española: Museo Pedagógico Nacional (1882), Instituto de Reformas Sociales (1883), Junta para Ampliación de Estudios (1907), la Residencia de Estudiantes, etc. Desde un humilde cuaderno escolar hasta la obra pictórica de grandes artistas relacionados con el proyecto de la ILE, instrumental docente y científico, fotografías de gran relevancia (en las que hallamos a niños de las colonias de verano practicando educación física, a Einstein, Curie o a buena parte de la Generación del 27 a su paso por la Residencia), etc. El conjunto de todos estos materiales (más de 400 objetos) merece una visita detenida y sin prisas porque da una idea perfecta del proyecto ambicioso pero también realista puesto en marcha por Giner de los Ríos y el conjunto de personas que se sumaron a su entuasiasmo.

Sabía Giner de los Ríos y compartían esa idea todas las personas que se reunieron en torno al proyecto que la mejor forma de hacer una sociedad mejor, moderna, justa socialmente, cohesionada y culta era procurar una educación que lo hiciera posible. En España todavía estamos intentándolo porque se nos ha olvidado que en nuestro pasado tenemos ejemplos suficientes que deberíamos recuperar. Vean esta exposición, como homenaje al hombre que lo hizo posible, como recuperación de una memoria imprescindible para nuestro presente y como forma de tomar impulso hacia el futuro.

5 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

quizás tengan vergüenza de no estar a la altura de aquellos prohombres (en el sentido amplio del término, no machista) que sentaron bases que proyectaba a los seres a ser pensantes, inquisidores, curiosos, en fin, sabios, porque no hay mejor base para ejercer la libertad a pleno
.
un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Seguimos intentándolo.

virgi dijo...

¡Qué maravilla este hombre y su labor!
Me encantaría ver la expo, disfrutaría enormemente.
Un abrazo

Myriam dijo...

Importantísima su labor. Gracias por la reseña,
Gracias pro volver una y otra vez sobre este tema.
Todo reconocimiento es poco.

Ojalá que esta exposición tenga muchas visitas.

Un abrazo

Myriam dijo...

(Y es fantástico que la Exposición circule por toda España,
Giner de los Rios se lo merece,
su obra lo merece)