miércoles, 25 de mayo de 2016

Salía a los solares a fingir horizontes


Como en el cuento, llovió y salió el sol. Descargó un chaparrón de primavera y poco después brilló el sol de mayo. Junto a las tapias, las flores silvestres y la hierba simulaban que la ciudad no existía. Y quizá, en efecto, no exista. Yo, de chico, salía a los solares a fingir horizontes.

13 comentarios:

Myriam dijo...

Divinas tus Malvas!!!!

Myriam dijo...

No hay más ciudad que la que llevamos dentro :-)

Myriam dijo...

Y podemos compartir a gusto con quien bien nos quieren.

Un beso

Omar enletrasarte dijo...

de vez en cuando hazlo nuevamente, finge nuevos horizontes, tal vez más reales de los que pudieran venir
un abrazo

Campurriana Campu dijo...

¿Qué sería de nosotros sin imaginar horizontes?...

Emilio Manuel dijo...

Salí ayer, volví a casa, me moría, maldita primavera y su pólenes.

Saludos

Fackel dijo...

Ay, los solares repletos de plantas y flores, exuberancia efímera, no obstante son mi debilidad en esta estación. Hay muchos jardines selváticos por la ciudad, Pedro. Me dejan boquiabierto.

María Luz Evangelio dijo...

Me ha gustado de manera especial. Muy bello.

Lola Fontecha dijo...

Y pasear miradas en quimeras realizables...

María Perlada dijo...

Me ha gustado mucho tu manera de fingir horizontes.

Un beso.

Marina dijo...

Tengo que enseñarte qué es realmente un solar bejarano...

... pero nos faltará ese tiempo de descubrir piedras y senderos, aún en la memoria.

Por cierto, no hay flores en estos solares, lo cual no los hace menos interesantes.

Mañana me pongo a organizar mi propio solar, me sentaré en él, con él y para él... uffffff, no, mañana no va a poder ser, no, que mañana no puedo... otro día que se me va.

Besos Poeta.

mojadopapel dijo...

Y los encontrabas!

impersonem dijo...

Sólo pueden fingir horizontes los que creen que la palabra Utopía no es más que una forma de definir lo que algunos creen imposible mientras ellos no sólo lo creen posible sino que además lo consideran necesario...

Abrazo.