martes, 26 de abril de 2016

Cuánta energía desaprovechada


Ah, qué pena de aquellos que solo saben escribir desde la amargura y el rencor, como si en el mundo todo fuera el túnel que se han construido para vivir cómodamente dentro de él y asomar solo para disparar hacia afuera. Cuánta energía desaprovechada.

10 comentarios:

mojadopapel dijo...

Buen ejemplo para tanto desencanto!

Campurriana Campu dijo...

¿No lo dirás por mí, Pedro? :)

María Perlada dijo...

Cuando lo que se debe hacer es aprovechar cada momento desde los sentimientos positivos, desde la sonrisa y la caricia, desde el cariño y la positividad.

Un beso.

Ele Bergón dijo...

Es curioso, pero tanto en un texto pequeño como en una novela, ese rencor es detectado fácilmente por el lector. Cada uno puede escribir como quiera, pero también al lector puede gustarle o no.
Personalmente no me gustan los textos que destilan rencor o resentimiento de una forma reiterativa.

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Escriben con hiel en lugar de tinta.

Myriam dijo...

Es que la luz incomoda a la maldad...

Myriam dijo...

Disparan dardos envenenados, pero con la luz no pueden...

Besos

Fackel dijo...

La amargura y el rencor no son buenos conductores de la expresión, aunque ambos conceptos no siempre van unidos.

LA ZARZAMORA dijo...

Totalmente de acuerdo.
Aunque a veces también hayamos de ir despacio ya que tampoco todo es luz lo que reluce...
;)

Besos, Pedro.

impersonem dijo...

Cada cual ha de hacer su propio camino y meter el pie en sus propios charcos... pero es cierto que, a veces, las consecuencia o efectos de actos ajenos alcanzan a quienes no tienen ninguna culpa ni nigún afán en esas actitudes tan desafortunadas...

Abrazo.