lunes, 15 de febrero de 2016

Cierta melancolía de lunes


Suele suceder que, de pronto, el invierno reclama sus derechos cuando parecía no presentarse y lo teníamos olvidado. Nos sorprende revolviendo la casa para encontrar un jarrón donde poner en agua las más grandes calas recién cortadas. Entonces, un pellizco en la boca del estómago y cierta melancolía de lunes.

11 comentarios:

María Perlada dijo...

Así me he sentido yo esta tarde cuando he oído las noticias... parece que cada vez las cosas están más difíciles... y sentí un nudo en el estómago... porque presiento que todo ha sido inútil, y... habrá que volver a las elecciones de nuevo... estoy algo desconsolada...

Un beso.

elena clásica dijo...

Querido Pedro:

Preciosa estampa y un revuelo de mariposas en el corazón, muy cercano a ese pellizco, el que produce esta lectura. La belleza de las calas en el jarrón, quizás atemorizadas ante la llamada constante en la ventana de ese extraño, el invierno.

Y en mi el recuerdo de unos versos de Rosalía de Castro, que dicen así:

"¡Oh, mi amigo el invierno!,
mil y mil veces bien venido seas,
mi sombrío y adusto compañero.
¿No eres acaso el precursor dichoso
del tibio mayo y del abril risueño?"

Poesía, sueños, y sí, cierta melancolía...

Precioso. Besos.

Joselu dijo...

Pues por aquí, el Mediterráneo, el invierno no se ha presentado. No sé si vendrá todavía, yo lo dudo. A ver si viene...

Emilio Manuel dijo...

El domingo me cayó todo el invierno de golpe.

Rita Turza dijo...

Necesitaba invierno, ponerme bufanda, guantes y a ratos gorro de lana. Necesitaba saber que llegaría y no lo habíamos perdido. Nos llega un poco tarde, pero como todo en la vida lo que tiene que llegar llega.

Me encantan tus retratos de interior.

Besos.

Auroratris dijo...

Tarde o temprano todo reclama su lugar. Lo demás es fantasías soñadas... pronto llegará la primavera desbancando este helor e impondrá su color y su calor.

Mil besos.

Chumari Chu dijo...

Afortuadamente, el invierno ha llegado tarde y en su mes más crudo. Me da ánimo para que la ansiada primavera me reciba alegre, en espera de luzx. De luz, de sol, de gente paseando, flores, de juegos interminables con mi perrito, al que en casa lo tengo un poco descuidado. Flores, lluvia también. Vida, a fin de cuentas.

Susana Jiménez Palmera dijo...

Esta manía de habitar la melancolía. Nos gusta permanecer ahí mucho tiempo. Un gusto leerte. Abrazos

Paco Cuesta dijo...

Reaparece aunque sea lunes.

JL Ríos dijo...

A mí también me pasa a veces, los lunes.

Un abrazo

impersonem dijo...

HAce poco leí que "la melancolía es la hermana guapa de la tristeza"... no sé si es así... pero suena bien ¿no?

Mis melancolías precisan de todos los días de la semana...

Abrazo.