domingo, 22 de febrero de 2015

Escucharse por dentro


Defendía Antonio Machado -de cuyo fallecimiento en el exilio se cumplen hoy 76 años- hablar con uno mismo, que es uno de los retos más grandes que tenemos porque casi nadie atiende a esta conversación tan necesaria para la que no se nos preparara, sino todo lo contrario. Una de las condiciones más altas del ser humano es probarse que puede cerrar los ojos y escucharse por dentro. Quizá por eso en nuestro mundo hay tanto ruido, para que no nos oigamos. Algunos se niegan tanto a sí mismos que viven en la continua programación de su tiempo ante el pánico a quedarse un minuto consigo mismos. Es la peor forma de dejar de ser individuos para convertirnos en manada.

13 comentarios:

lichazul alqantar dijo...

la cantidad de secretos que guardamos Pedro...
sueños y ansias

bss

lichazul alqantar dijo...

pd... por cierto, pa'mi cumple me reencontré ;)

María dijo...

Es que no nos dejan escucharnos a nosotros mismos, como bien dices, pero debemos intentar por todos los medios de rebelarnos para poder escucharnos, para poder vencer a esos ruidos.

Un beso.

Gelu dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:

Dejo el enlace de los versos del Retrato, de nuestro gran poeta Antonio Machado.
(Campos de Castilla- XCVII)

..."Converso con el hombre que siempre va conmigo
-quien habla solo espera hablar a Dios un día-;
mi soliloquio es plática con este buen amigo
que me enseñó el secreto de la filantropía."

Abrazos.

Ele Bergón dijo...

Ando tan entretenida entre unas cosas y otras que hablo menos conmigo misma y se me había olvidado el aniversario de la muerte de Antonio Machado.

Gracias por recordarlo y por recordarme este ejercicio tan saludable de escucharse por dentro.

Le viene muy bien a mi salud el practicarlo

Besos

Abejita de la Vega dijo...

Si no hablamos con el de dentro no podemos hablar con los de fuera.
Machado siempre presente.

Emilio Manuel dijo...

Como decía Borges, es necesario caer en lo más profundo para ver, oír y pensar.

Saludos

José Luis Ríos Gabás dijo...

En general el silencio es poco valorado en nuestra sociedad, y todavía se asocia el ruido a "progreso", cierta idea de progreso. Leer, escuchar música, pasear, son formas de silencio, de hablar consigo mismo. Tú, que sales a caminar, correr, pasear, por los campos, lo sabes.

Un abrazo

José Núñez de Cela dijo...

A veces no nos gusta lo que (nos) escuchamos, ... de ahí la sordera.

lichazul alqantar dijo...

pd... ojo sí en la exageración del Individualismo Pedro
ya se sabe , la unión hace la fuerza
o los que ostentan el poder saben ... divide y vencerás

y hay algunos que nunca salen de su capullo ni de su ombligo

bss
;)

dafd dijo...

Jeje. ¿Y quiénes serán los perros pastores que inundan de ruido con sus ladridos para que los pastores mismos estén tranquilos?

Luis Antonio dijo...

Yo me dejo distraer demasiado por la marabunta exterior...Quizás por eso todavía estoy con el proyecto en lo de "conocerse a sí mismo"...

Paco Cuesta dijo...

A veces el ruido ayuda.