sábado, 13 de diciembre de 2014

Conversaciones con el diablo


- Hace más de mil años, prometí a un campesino la mitad de lo que pidiera para su vecino. Tras pensarlo toda la noche, el campesino me pidió que su vecino se quedara ciego de los dos ojos.

Se echó hacia atrás, en el respaldo, con una sonrisa burlona. Aspiró el humo de su cigarrillo, cruzó las piernas, se sacudió del pantalón las migas del bocadillo que habíamos compartido en el banco del parque, se peinó un mechón de pelo rebelde con la mano y me miró esperando respuesta.

18 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Hay gente con el alma muy negra, que sólo disfruta haciendo mal en el ojo ajeno, cuando en el propio no ve su propia y maligna ceguera y se congratula con "el quien ríe el último, ríe mejor"...

Pobres diablos!

Besos, Pedro.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Sabe, el maligno que se enfrenta con seres muy mezquinos, de ahí que les invite a hacerles realidad un deseo.
¿Sería posible que le conceda algo a algún alma generosa? ¿o será capaz de convertir en maldad aún un gesto de generosidad sincero y bienintencionado?
Un abrazo

Estrella dijo...

Después de mil años creo que no hemos cambiado mucho, me temo. Qué mezquina la condición humana.

DORCA´S LIBRARY dijo...

Esa historia me la contaba mi padre en forma de este refrán:
Hay quien no le importa quedarse tuerto con tal de ver ciego a su vecino.
No importa el tiempo que el ser humano esté en el mundo. Parece que su sino es no aprender.
Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Huyamos.

Emilio Manuel dijo...

Puede ser un retrato interior, como lo defines, o incluso uno de esos cuentos de las mil y una noche.
Un saludo

María del Carmen Ugarte García dijo...

Bienvenidos sean esos cuentos breves, que por nuestra tierra se convierten en mínimos, y que tanto nos hacen pensar.

Kety dijo...

Buena reflexión dominguera.

Un abrazo

Ele Bergón dijo...

¡Y pensar que todavía hay gente que puede desear esa maldad!¿Nunca habrán tenido un atisbo de felicidad? Es un cuento demasiado triste.

Besos

Luz

São dijo...

A perversidade humana pode ser terrível, querido amigo mio.....

Besos e bom domingo

Edurne dijo...

Mezquinos. Mucho...
Besos.
:)

mojadopapel dijo...

Buf!!!!....me da miedo.

pancho dijo...

Hace más de mil años y sin darle el pasaporte al cielo. Es malo, malo este diablo, mira que tanto tiempo quieto , al relentí, en el purgatorio no puede ser bueno.

Luis Antonio dijo...

Me cuesta pensar que se puede llegar a odiar a alguien hasta tales extremos...

Campurriana Campu dijo...

Somos así. Y somos todo lo contrario...

Montserrat Sala dijo...

Un hombre con una maldad enfermiza.Y tú qué le contestaste??? Yo no le hablaria más.
Un saludo

dafd dijo...

Esto es de gran actualidad, siempre. Hace mil años, y a saber.

mojadopapel dijo...

Pues hoy yo quiero que seas el doble de feliz que soy yo.