viernes, 19 de diciembre de 2014

Alguien te quiere sacar un ojo


Hay veces que alguien te quiere sacar un ojo. Así, sin más. Solo porque estás, porque dices aquello en lo que crees, porque te gustan las cosas rectas y que no se anden con vilezas, porque pides aquello a lo que tienes derecho según las leyes y el sentido común. Te quieren sacar un ojo, además, a lo cobarde. A veces el mismo que te ha saludado unas horas antes el pasillo con la mirada huidiza del que siempre anda de camuflaje. Ese que no se atreve a dar la cara pero está siempre a la que salta para no perder tajada, que no tiene escrúpulos en pactar con quien sea por el medro propio. Hay veces que te quieren sacar un ojo así, sin más ni más, sin elegancia ni maneras y sin venir de frente. Y en esos casos es fácil que se alíe la canalla: lo llevan en su carácter. Quizá porque quisieron pactar con el diablo y ni este les hizo caso porque ni para eso tienen categoría. En esos casos, que te pillen siempre con la cabeza alta. Es imposible que te lleguen.

6 comentarios:

PENELOPE-GELU dijo...

Buenas noches, profesor Ojeda:
Y se repite a lo largo de la historia.
Un abrazo.

LA ZARZAMORA dijo...

Con la cabeza alta, en cada momento.
Esa es la actitud.
;)
Y ni caso a los que no van de frente sólo se autoengañan, trampantojos sin alma.

Besos, Pedro.

pancho dijo...

Como sigas arrimándote tanto, te vas a sacar un ojo de verdad con esos clavos oxidados.
Qué cierto es todo lo que dices y lo mal que lo hacen pasar al que pillan por delante. Nos queda la esperanza de que el tiempo es justiciero y ocurrirá que las cañas se tornen lanzas.

Ele Bergón dijo...

En este país somos especialistas en eso de la envidia. No todos, evidentemente, pero el que es envidioso o envidiosa, tiene el perfil que nos relatas y nunca reconocerán los triunfos ajenos, por eso, porque ellos son unos mediocres. Es mejor ignorarles e intentar que no nos importe para que así no nos hagan daño.

Gracias por ser mi amigo y profesor. He aprendido mucho contigo y seguiré aprendiendo, de eso estoy segura.

FELICES FIESTAS y que el año que llega sea muy bonito e interesante para ti y los tuyos.

Besos

Luz

Abejita de la Vega dijo...

Envidia, como dice mi amiga Luz.

Gracias por ser nuestro amigo y profesor, te digo yo también.

¡Feliz Navidad!

Campurriana Campu dijo...

¡Qué mala es la envidia, Pedro! El castigo al que la tiene va implícito y, por ello, es un poquito justa.