jueves, 12 de junio de 2014

Un irlandés en tierra extraña: sobre el inicio de El río que nos lleva, de José Luis Sampedro y noticias de nuestras lecturas.


Hay muchas formas de arrancar una novela pero la elegida por el autor es la que debe marcar el resto de la narración. Al comenzar El río que nos lleva de José Luis Sampedro nos encontramos a un irlandés, Roy Shannon, en medio de una geografía sorprendente. De Shannon sabemos inicialmente poco, que participó en la Segunda Guerra Mundial y que anda por el mundo intentando olvidar cosas de su pasado sin quererse plantear su futuro, que le preocupan las personas con las que se encuentra y que le cuesta mucho cada uno de los pasos que da.

La mirada de un extranjero lleno de misterios que prefiere vivir hacia afuera en un país extraño marca acertadamente la novela de Sampedro porque de su mano conoceremos un mundo que es, a la vez cercano y lejano, real y misterioso. Su descenso a la ribera del río Tajo en mitad de la niebla nocturna le aproxima a un mundo de leyendas míticas, de personajes extraños. Apenas se nos informa de todo aquello: el narrador se limita a contarnos las cosas según suceden y a trascribir los diálogos. De pronto, sin saber cómo, nos encontramos en medio del río, asistiendo al duro trabajo de los gancheros que bajan los troncos por la corriente, como Shannon se encuentra, casi sin tiempo para pensar, con un gancho en la mano.

El curso del río es simbólico -la vida- pero también muy real porque la novela se ata firmemente a la realidad de la España del momento. Es una curiosa y lograda mezcla que no consiguen muchas de las novelas del momento y que la hace, a la vez, denunciar una situación concreta de la España franquista y tener un valor universalizador de las relaciones de personas duras y frágiles, a las que la vida les ha ido haciendo tal y como son.

Noticias de nuestras lecturas

Paco Cuesta publica una entrada imprescindible: ideología de la novela, sentido etnográfico y los datos para comprender su inicio.

Que las casas tengan dos fachadas y balcones con las persianas bajadas es todo un símbolo de los misterios y de los ríos interios que surcan la novela de Sampedro, como bien nos hace ver Coro Entreaguas en esta entrada suya.

Mª Ángeles Merino comienza su comentario de la novela de Sampedro poniéndonos delante el paisaje, la simbología y los personajes. Buen arranque.

Gelu continúa resaltando los momentos más relevantes de la novela: el listado nos ayuda a comprenderla mejor, sin duda.



Mª Ángeles Merino llega al final de su diálogo con Paquita, para subrayar las circunstancias de D. Diego.


Pancho nos lleva de nuevo a la provincia que no existe en la novela de Torrente Ballester y de su mano regresamos a la exhuberancia verbal y de acciones de estos personajes, tocados de una imparable actividad.

Ya sabéis que recojo en estas entradas de los jueves los comentarios que los seguidores del Club de lectura hacen en sus blogs hasta el miércoles y aquellos que me dé tiempo del mismo jueves. Si me he olvidado de alguno, os agradecería que me lo hicierais saber.


Próxima lectura


Cerramos el curso del Club de lectura con El río que nos lleva, de José Luis Sampedro, que leemos hasta la segunda semana del mes de julio. Después nos tomamos las merecidas vacaciones de verano. Recordad que, el primer título del próximo curso será la segunda parte del Quijote escrita por Alonso Fernández de Avellaneda tal y como explico en este enlace. A lo largo del verano publicaré la lista de los libros que nos ocuparan en el próximo curso del club de lectura.

El Club de lectura de La Acequia comenzó el jueves 24 de abril de 2008 con la primera lectura colectiva del Quijote realizada con los medios de la web 2.0. Esta iniciativa de lectura de la novela cervantina permanece abierta para aquellos que quieran sumarse a ella en cualquier momento en este enlace y puede usarse como la única guía de lectura completa del Quijote disponible hoy en Internet, con licencia Creative Commons 4.0.

El éxito del proyecto impulsó el lanzamiento de uno de los clubs de lectura más antiguos en Internet en español. Durante el curso académico se propone la lectura de un título al mes, de todos los géneros: narrativa, poesía, teatro y ensayo. Se alternan autores clásicos con autores vivos y por él han pasado nombres como Miguel de Cervantes, Óscar Esquivias, Gustavo Adolfo Bécquer, Eduardo Mendoza, Valle-Inclán, Lope de Vega, Juan Cavestany, Almudena Grandes, Pío Baroja, Lorenzo Silva, Antonio Machado, Miguel Delibes, Jesús Carrasco, Benito Pérez Galdós, Antonio Muñoz Molina, Pablo Neruda y Laura Castañón, Gonzalo Torrente Ballester, María Teresa León, Leandro Fernández de Moratín y José Luis Sampedro, etc.

Desde el año 2011 cuenta con dos formatos:
 
El club de lectura virtual, al que pueden sumarse libremente todos los aficionados a la literatura. En La Acequia se publican todos los jueves entradas correspondientes al libro del mes, más un resumen de las noticias de las lecturas en las que se enlazan los blogs del resto de los participantes. También puede seguirse el club de lectura a través de comentarios en las entradas correspondientes o como meros lectores.  Súmate a la página del Club en Facebook en este enlace.

El club de lectura presencial, sostenido por la Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos de la Universidad de Burgos, que se reúne una vez al mes para comentar el título correspondiente. Se programan también encuentros con los autores de las obras. Este segundo formato tiene plazas limitadas y hay que inscribirse al comienzo de cada curso. 

ADVERTENCIA: Las entradas de La Acequia enlazadas aquí tienen licencia Creative Commons 4.0 y están registradas como propiedad intelectual de Pedro Ojeda Escudero. Pueden ser usadas y reproducidas sin alterar, sin copias derivadas, citando la referencia y sin ánimo de lucro.

Y si alguien quiere más... Echo al fuego los restos del naufragio, mi diario poético para una crisis


Se ha publicado mi libro Echo al fuego los restos del naufragio, diario poético de una crisis (Valladolid/Béjar, SBQ Solidario, 2014). Los textos, en verso y prosa, recorren el panorama de la crisis por la que atravesamos, individual y colectiva, como una propuesta de depuración de todo lo que de una manera u otra nos ha arrastrado hasta ella.

Se publica en la colección El Brut de los corazones solidarios de la editorial SBQ y lo recaudado contribuirá a las actividades de esta ONG. Para conseguir un ejemplar puedes apuntarte en la página de facebook del libro (en este enlace) o escribirme un correo electrónico a pedro.ojeda.escudero[arroba]gmail.com

Se ha comenzado ya el reparto de los ejemplares solicitados. Si quieres saber el estado de tu envío, escríbeme un correo electrónico.

5 comentarios:

pancho dijo...

Aún no tengo el libro,lo dejé encargado y no he ido a buscarlo. La introducción no puede ser más atractiva para una novela que tiene ya más de cincuenta años de andadura.La película que hicieron de ella es de las que te dejan reflexionando cuando la ves. La recuerdas por lo insólito del argumento en el cine español.
La relación de buenos autores comentados en el grupo de lectura es impresionante, vistos así enumerados de uno en uno.
Yo aquí sigo enredado con La saga/fuga de don Gonzalo, qué capacidad de imaginar cosas tenía, y que cultura desprende el autor de la novela.

Abejita de la Vega dijo...

"El río que nos lleva" transporta mucha poesía que no le impide ser una buena novela social.

Compartimos la épica de los balseros y la de dos grandes personajes ajenos al río: el irlandés y Paula. El extranjero, la mujer y el río tres ejes. El río incluye a los gancheros con su maderada. Y un eje más, el de los pueblos cercanos al Tajo: míseria, caciquismo e incultura de la posguerra española.

El río nos lleva, inevitablemente, a todos. Sin embargo, seguimos peleando con la corriente y los troncos. Hasta el final.

Casé a Paquita y...de Alcalá de Henares al alto Tajo. De 1806 a 1940 y...pico. La magia de la lectura todo lo puede.

Un abrazo, Pedro.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Estuve en las fiestas de Zaorejas hace bastantes años, cuando iba en orquestas de baile. Y en más pueblos de la zona. Recuerdo que estaba leyendo, por aquellos días, "El invierno en Lisboa", y estuve, en cada ocasión, varios días. Me parecía, entonces, otro mundo, tan despoblado. He comenzado el libro y la impresión es, como casi siempre, buena. Continuaremos.

Un abrazo

Paco Cuesta dijo...

S. S. S. Sampedro Siempre Sorprende ... y promete.
Un abrazo

Myriam dijo...

Recuerdo como me impactó la lectura de "El río que nos lleva" hace algunos años. Comienzo ahora mi segunda lectura con mucho placer. Ya comentaré las entradas de mis compañeros y luego, al final, prepararé mi aporte.

Abrazos y besos a ti y al grupo