viernes, 14 de marzo de 2014

Retrato de presencias



Eran tiempos en los que los duraznos enloquecían de amor, tiempos en los que te acercaste a mí para que nos hicieran aquella fotografía y tu gesto se me quedó grabado, tiempos que anunciaban el primer beso que reinventamos tantos años después, como si siempre estuviéramos encadenados en una sucesión de primeros besos que deberíamos recoger -con qué cuidado- al regresar a los lugares y comprobar que las piedras sí conservan las miradas que quedaron enredadas en sus formas precisamente para eso, para que buscáramos entre ellas los hilos de una red que nos atrapa.

10 comentarios:

Myriam dijo...

Si son hilos de red en descendencia, seguro que esas piedras guiñan el ojo y te sonríen al pasar...

Besos

Montserrat Sala dijo...

Hola profesor: no acabo de entender esta metáfora,que nos traes hoy. pero si que se notan en tí, los primeros colores primaverales.
Cuidadín con las alergias.
Saludos.

elisa lichazul dijo...

las piedras guardan la huella
las caricias y los rasguños...

bss

Marina dijo...

Y fue entonces cuando sonó aquel acordeón y nos trajo los sonidos del recuerdo...

Besitos.

Abejita de la Vega dijo...

Las piedras lo guardan todo.

José Luis Ríos Gabás dijo...

Nuestros hijos apenas tienen pasado, ni nostalgias, pero nosotros, a cierta edad en la que ya nos encontramos, creo que sí. O lo parece.

Un abrazo

Neogéminis dijo...

Emotivas y bellas tus palabras!
Linda manera de honrar los recuerdos...
=)

DORCA´S LIBRARY dijo...

¡Ay, si las piedras hablaran...!

Me encanta la poesía que rebosa en esta entrada, Pedro.
Saludos.

Ele Bergón dijo...

Yo también noto la primavera en ti y mi sensación al leerte ha sido de sensualidad, placer, dicha, como esas bellas piedras de la foto.

Un abrazo

Luz

Paco Cuesta dijo...

Un rincón se convierte en nuestro, nos pertenece, gracias a una circunstancia.
Un abrazo