martes, 4 de febrero de 2014

Sótanos


La herramienta más eficaz de cualquier monstruo es un descorazonador. Lo usa siempre desde dentro, con lentitud meticulosa, hasta dejar la piel como recubrimiento blando. Por eso hay que descender frecuentemente a los sótanos y vigilar los cimientos, para cerciorarse del estado de la casa.

17 comentarios:

Pamisola dijo...

Pues si, verdaderamente descorazonador, y muy inquietante lo que dices

Besos

Montserrat Sala dijo...

Desde luego, profesor y también las humedades pueden dañar los cimientos,de nuestras casas.Buena idea la tuya de vigilar de cerca aquello que pasa desapercibido a los
ojos de los demás.
Salud, amigo Pedro.

Myriam dijo...

Es curioso pero la mayoría de la gente que está " en el camino espiritual" busca la anábasis, pero pocos hacer una catábasis como la que propones, que es tan necesaria. Nadie que no haya descendido a los infiernos más profundos, y luchado con los demonios (o monstruos internos) puede de verdad, elevarse.

Besos

elisa lichazul dijo...

bucearse los recovecos del laberinto es reencontrarse con la esencia
a mí me encanta hacerlo desde nena

besos

Aristos Veyrud dijo...

Ese descorazonador me sonó como a una especie de aparato, algo así como un destapador, quien logre descorazonar a otros si que es un verdadero monstruo. ¿En la educación actual, cuantos miles de descorazonadores se podrán contar?
Abrazos!!!

impersonem dijo...

Introspección

Abejita de la Vega dijo...

Conozco a los descorazonadores. Como ellos no tienen...

Besos

Txema dijo...

Y a veces loa sótanos nos llevan directamente a las cloacas.

saludos

Natàlia Tàrraco dijo...

Revisar el sótano y las telas de araña, las vigas y las termitas.

carmensabes dijo...

Es bueno bajar a la oscuridad y comprobar si los cimientos están haciendo grietas en cuyo caso habrá que proceder a llenar con nuevo elemento lo más resistente posible, si está muy resquebrajado debemos dejar al aire las heridas hasta que se sequen. Y así regresar a la superficie, de nuevo, mejores.

Besicos.

Omar enletrasarte dijo...

hay que endurecerse, sin perder la ternura como dijo un argentino que camina por la historia
abrazos

Misterio dijo...

Creo que tienes mucha razón.

Yo tengo que descender al sotano, a ver...

Muchos besos.

São dijo...

O lamentável é que essas criaturas estão fazendo muito zelosamente o seu trabalho...e a conseguir resultados!

Querido Pedro, bom resto de dia

pancho dijo...

El sacamantecas utiliza ese instrumento tan macabro para vaciarnos por dentro hasta dejarnos transparentes, tan ligeros y finos como el papel de fumar.

DORCA´S LIBRARY dijo...

De vez en cuando es bueno meterse en las alcanatarillas de uno mismo. Hacer limpieza a fondo, soltar lastre, y salir a la superficie de nuevo, como si se acabara de nacer. Es un ejercicio de humildad por un lado, porque nos recuerda que estamos hechos de materia desechable. Y un ejercicio de valentía, por otro , porque hay que ser valiente para ser capaz de mirarse tal cual uno es.
Me ha encantado tu comentario, Pedro. Es de los que te hacen pensar, y eso viene bien.

Paco Cuesta dijo...

Ahora se llaman infraestructuras, pero sea como sea la base ha de ser sólida.
Un abrazo

José Luis Ríos Gabás dijo...

Yo lo hago de manera regular, vigilar los cimientos de todo.

Un abrazo